Fernando Segundo de Zavalía Zavalía, (*)

Fernando Segundo de Zavalía Zavalía, (*)[1]

Varón 1821 - Sí, fecha desconocida

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Fernando Segundo de Zavalía Zavalía  [1, 2
    Sufijo (*) 
    Nacimiento 1821  San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Sexo Varón 
    Fallecimiento Sí, fecha desconocida 
    ID Persona I614108  Los Antepasados
    Última Modificación 28 Nov 2020 

    Padre Pedro Patricio Nemesio de Zavalía Andía Varela,   n. 19 Dic 1779, Bilbao, Vizcaya, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida 
    Relación Nacimiento 
    Madre María Vicenta del Carmen Zavalía Laguna,   n. 1788, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 2 Jun 1849, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 61 años) 
    Relación Nacimiento 
    Casado 1809  San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    ID Familia F205184  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia Agustina Teresa García Zavalía,   n. Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Hijos 
     1. Sor Carmen Vicenta de Zavalía García de Zavalía,   n. 1850, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    +2. Patricio Pedro Samuel de Zavalía García de Zavalía,   n. 19 Ago 1851, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
     3. Agustina María de Zavalía García de Zavalía,   n. 25 May 1853, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida
     4. Sor Agustina Dominga de Zavalía García de Zavalía,   n. 4 Ago 1855, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida
     5. Nicolás Manuel de Zavalía García de Zavalía,   n. 17 Jun 1858, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
     6. Zoila Emilia de Zavalía García de Zavalía,   n. 6 Oct 1859, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida
    +7. Juana Vicenta de Zavalía García de Zavalía,   n. 5 Abr 1863, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
     8. Benito Mariano Donato de María Zavalía García de Zavalía,   n. 12 Dic 1870, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 2 Nov 1873, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 2 años)
    +9. Joaquín Faustino del Carmen de Zavalía García de Zavalía,   n. 29 Jul 1873, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1939  (Edad 65 años)
     10. Benito Mariano Eulogio de Zavalía García de Zavalía,   n. 21 Ene 1875, Córdoba, Córdoba, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 20 Ene 1938, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 62 años)
    Última Modificación 15 Abr 2020 
    ID Familia F205160  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 1821 - San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos
    Zavalía Zavalía, Fernando Segundo de
    Zavalía Zavalía, Fernando Segundo de

  • Notas 
    • Nació en la ciudad de San Miguel de Tucumán, provincia del mismo nombre, República Argentina, un viernes 30 de mayo de 1823. Era hijo del español Don Pedro Patricio de Zavalía y Andía y de Doña María Vicenta del Carmen Zavalía Laguna, quien fuera propietaria de la Casa Histórica de Tucumán, donde se juró la Independencia Nacional.
      Siendo un niño de ocho años, en el verano de 1831, se trasladó a la ciudad de Córdoba para ingresar al Real Colegio Convictorio de Nuestra Señora de Monserrat, fundado por la orden de los jesuitas, el 1º de agosto de 1687. Allí, estaba radicado, el hermano de su padre Don Benito Mariano de Zavalía,con su familia. Finalizó sus estudios primarios y secundarios, graduándose en Derecho en 1848.
      Contrajo matrimonio en la ciudad de Córdoba, el 7 de octubre de 1848 (Libro de Matrimonios 5, fojas 124v/125 ), previo pedido de dos dispensas, por el grado de consanguinidad, con su prima hermana Doña Agustina Teresa García de Robés y de Zavalía, nacida el 5 de mayo de 1831. Bautizada, por necesidad, el día de su nacimiento, por el Presbítero Don Manuel Tiburcio de las Casas, que le impuso óleo y crisma el 25 de octubre del mismo año, en la Catedral de la Inmaculada Concepción, de Río Cuarto, provincia de Córdoba. Al presentar Fernando el pedido de dispensa para contraer matrimonio, expresa que la casa de sus tíos Don Fernando García de Robés y Doña Juana Josefa de Zavalía, padres de la novia, ha sido su hogar. Que su prometida fue, desde los primeros años de su educación, su primera y principal amistad y que tal circunstancia ha fomentado un afecto amoroso de tal grado, que un desvío de sus deseos sería inaceptable para ambos. Dado que Agustina era menor de edad, pues tenía en el año de su casamiento diecisiete años, se exigió el consentimiento de sus padres. Igualmente se requirió el testimonio de los señores Diego Rueda y Donaciano del Campillo, para que digan si conocen a los futuros contrayentes. Ambos manifestaron que tenían una relación de trato y conocimiento de ambos desde hace mucho tiempo.
      En el lapso comprendido entre los años 1850 y 1870 vivió, alternativamente, entre la ciudad de Córdoba y su Tucumán natal. En ambas provincias cimentó una destacada carrera política. A poco de egresar, fue designado Juez de Primera Instancia, durante el gobierno de Manuel López, cargo al que renunció al poco tiempo. Su hombría de bien, esmerada preparación intelectual, compromiso social y sus finas maneras, le brindaron la posibilidad de destacarse rápidamente en el ámbito político. El entonces Gobernador de Tucumán Presbítero José María del Campo, consciente de los méritos que exponía entre la vecindad, lo designó, por decreto del 23 de agosto de 1854, miembro de la Junta Municipal de la ciudad de San Miguel de Tucumán, junto a los más importantes vecinos del pueblo. Igual magistratura vuelve a ocupar en enero de 1868.
      Desde 1855 y durante períodos sucesivos, fue legislador y Presidente de la Cámara de Representantes de la provincia de Córdoba. Durante el gobierno de Roque Ferreyra, tuvo el honor de ser designado Presidente de la comisión redactora de la primera Constitución de la provincia, la que fue sancionada 16 de agosto de 1855. Constaba de 81 artículos y se tomó como modelo el proyecto constitucional de Mendoza redactado por Juan Bautista Alberdi, con algunas modificaciones aportadas por el Gobierno Nacional, fue jurada el 30 de noviembre de 1855.
      El 7 de mayo de 1858, la Asamblea Legislativa lo designa Diputado Nacional y dos años más tarde, en 1860, el gobernador Félix de la Peña lo nombra Ministro General de Gobierno. Al año siguiente formó parte de la comisión de ciudadanos que se entrevistó con el Presidente de la Confederación Argentina, doctor Santiago Rafael Derqui, para intentar disuadirlo sobre la intención de invadir a Córdoba con fuerzas nacionales.
      En Tucumán, en 1870, después de renunciar, por cuestiones políticas, a su candidatura a senador nacional, fue electo Diputado al Congreso Federal por la provincia norteña, con mandato hasta 1874. Mientras tanto ocupó nuevamente el Ministerio de Gobierno de Córdoba, interinamente, durante el período de Juan Antonio Alvarez, en 1871. Finalmente, declinó a la diputación nacional el 19 de septiembre de 1873, cuando le fue ofrecida la vice-gobernación de Córdoba, cargo que asumió el 10 de enero de 1874.
      Durante el ejercicio de su cargo, en numerosas oportunidades, tuvo que asumir la primera magistratura ejecutiva de la provincia mediterránea por las constantes licencias médicas tomadas por el gobernador doctor Enrique Rodríguez. En tal carácter llegó a a la ciudad de Tucumán en 1876 para la inauguración del ferrocarril, formando parte como miembro de honor de la comitiva presidida por el Presidente Nicolás Avellaneda.
      Concluido su mandato como vicegobernador fue electo, nuevamente, Diputado Nacional representando a Córdoba, prestando juramento ante el entonces presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Félix Frías, el 29 de mayo de 1878, puesto que dejó el 24 de junio de 1880, con motivo de la federalización de Buenos Aires.
      Durante su permanencia en la Cámara de Diputados de la Nación fue designado para presidir la Comisión Auxiliar de Presupuesto. Allí mostró cuidadoso esmero y rigurosa meticulosidad cuando se debió informar sobre la aprobación de los gastos suplementarios solicitados por el Poder Ejecutivo Nacional, presidido, en aquel entonces, por su comprovinciano Nicolás Avellaneda. Concurría personalmente -cosa que pocos Diputados Nacionales hacían- al Ministerio de Hacienda o a la Contaduría General para informarse y cerciorarse previo a dictaminar sobre la materia.
      Su actuación en aquella comisión concluyó abruptamente cuando, a raíz de un proyecto de ley solicitando la aprobación de un crédito suplementario para la cartera de Relaciones Exteriores, su informe fue cuestionado por diputados opuestos a la política del presidente Avellaneda. La actitud de la oposición generó una moción, pedida por el doctor Zavalía, para aprobar la supresión de la Comisión Auxiliar. Su pedido fue aprobado en la sesión llevada a cabo el 24 de septiembre de 1879.
      Durante la presidencia del general Bartolomé Mitre, fue designado Juez Federal en Salta, cargo que no le fue posible ocupar por impedírselo sus ocupaciones personales. En esa época también ocupó la magistratura judicial como vocal y presidente de los Superiores Tribunales de Justicia de Córdoba y Tucumán. Durante su mandato colaboró con la redacción de la primera Ley Orgánica del Poder Judicial de Tucumán, junto a los doctores Prudencio José Gramajo y Manuel Paz. Fue honrado con el cargo de Presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Córdoba.
      A partir de 1881, la Corte Suprema de Justicia de la Nación lo designó en reiteradas oportunidades Juez Federal Subrogante de Sección, en Córdoba. Fue, igualmente, vicerrector de la Universidad de Córdoba y Presidente de la Academia de Jurisprudencia, elegido por sus pares por su vasta ilustración y conocimiento del derecho.
      Nuestro bisabuelo Fernando, siempre se distinguió por su apego al hogar familiar. Poseía, además, grandes condiciones de carácter y era un hombre de indiscutida religiosidad. De avanzada edad, se estableció, definitivamente, en su ciudad natal. En el ocaso de su vida, una dolencia mortal dio fin a su existencia terrena, el 25 de junio de 1908. Su muerte, fue relatada por la crónica periodística, en días posteriores: ?llenó de duelo a numerosas y distinguidas familias, y a muchos corazones amigos y relaciones que le respetaban por sus muchas virtudes?. Los diarios de la época opinaban que don Fernando, fue uno de los hombres más virtuosos de su generación. Siempre preocupado en el engrandecimiento de su Nación aún costa de su sacrificio personal. Hizo del ejercicio del derecho y la política instrumentos de paz y bien común.
      Su sepelio fue una gran demostración de duelo, según publica el diario El Orden: ?Estuvo presente lo más representativo de la provincia de Tucumán, quienes concurrieron para acompañar a su última morada a los restos del doctor Zavalía, exteriorizando el sentimiento que en este pueblo ha producido la pérdida del respetable anciano. ¡No podía ser de otra manera! Quién supo en vida ganarse el respeto de todos por sus virtudes, al descender a la tumba debía encontrarse rodeado de muchos semblantes entristecidos, reveladores de mudo e intenso pesar?.
      Aquél día el Gobernador de Tucumán, Don Luis F. Nougués, dictó un decreto de honras fúnebres en el que destacaba que ?habiendo fallecido en el día de la fecha el ciudadano Dr. Fernando Segundo de Zavalía, quién ha prestado a la Provincia largos e importantes servicios en los distintos cargos públicos, que ha desempeñado con todo celo, inteligencia y patriotismo; y siendo un deber del gobierno honrar debidamente la memoria de los buenos servidores de la misma, El Gobernador de la Provincia de Tucumán Decreta:
      Artículo 1°.- Desde el día de la fecha la bandera nacional permanecerá izada a media asta en todos los edificios públicos de la Provincia en señal de duelo por el fallecimiento del ilustre ciudadano, doctor don Fernando Segundo de Zavalía, hasta el momento del sepelio del mismo.
      Artículo 2°.- Por el Ministerio de Gobierno diríjase a la familia del extinto la nota de pésame acordada. Artículo 3°.- Comuníquese, etc.

      Fuentes: Manuel Rafael García-Mansilla Zavalía y Félix Montilla Zavalía.

      [1]El decreto ha sido transcripto en la página 21, del trabajo de Ventura Murga y Ramón Leoni Pinto, titulado ?La Municipalidad de San Miguel de Tucumán 1565-1867?,publicado en Tucumán, año 1967. [2]

  • Fuentes 
    1. [S462] Familias Argentinas, Herrera Vegas, D.J. y Jáuregui Rueda, Carlos, (Ediciones Callao 1823, Buenos Aires).

    2. [S1037] García-Mansilla de Zavalía, Manuel Rafael, García-Mansilla de Zavalía, Manuel Rafael, (manuelrgm(AT)gmail.com).

    3. [S202] Historia familiar de Ernesto Álvarez Uriondo, Alvarez Uriondo, Ernesto, (http://gw.geneanet.org/gentuc).