Domingo de Irigoyen Irigoyen

Varón 1609 -


 

Los Irigoyen de Usúrbil, Provincia de Guipúzcoa

Irigoyen es un apellido de antiguo y noble linaje originario de la Alta Navarra, en los Bajos Pirineos, de donde pasó a la provincia de Guipúzcoa, Vizcaya y al distrito de Bayona (Francia), siendo varias las casas de este apellido radicadas en esos lugares.



I

                               

Irigoyen es un apellido de antiguo y noble linaje originario de la Alta Navarra, en los Bajos Pirineos, de donde pasó a la provincia de Guipúzcoa, Vizcaya y al distrito de Bayona (Francia), siendo varias las casas de este apellido radicadas en esos lugares.

Etimológicamente viene del vocablo vasco “iri” que significa “pueblo” y “goien” superlativo de “goi” que significa “el de más arriba”, o “pueblo en sitio alto”.

En Guipúzcoa radicaron  casas de Irigoyen en la Villa de Tolosa, en las de Villareal de Urrechu y de Mondragón; en el valle de Anguiozar y en el de Igueldo, en la jurisdicción de San Sebastián, y en Zubieta, en la villa  de Usúrbil.

Los descendientes de dichas casas guipuzcoanas fueron tenidos por notorios hijosdalgo.[1]

Desarrollaremos aquí el linaje proveniente de Usúrbil, villa ubicada en una colina que domina las riberas del río Oria a diez kilómetros de San Sebastián, ciudad a la que perteneció desde el año 1150 hasta que Enrique II de Castilla en el año 1370 le hizo merced de villa con el nombre de “Belmonte de Usúrbil”.

Las armas de la casa de Irigoyen de Usúrbil son: “En campo de gules, un león rampante de oro; bordura azur, con ocho bezantes de oro”.[2]

En Guipúzcoa el apellido se encuentra escrito indistintamente como “Irigoyen”,  “Yrigoien” o  “Yrigoyen”, pero el primero de esta rama de Usúrbil que vino a la Argentina figura en las partidas sacramentales de Buenos Aires y en su testamento como “Jose Antonio de Irigoyen e Ibarrola”, por lo que optamos por mencionar a todos los integrantes del linaje como IRIGOYEN, tal como se llamaron en Argentina.                                                     

II

En la segunda mitad del siglo XVIII y primera mitad del XIX, llegaron al Virreinato del Rio de la Plata  tres ramas diferentes de la  familia Irigoyen, dos  provenientes de España, y una de Francia:

La primera y a la que perteneció don Ignacio de Irigoyen y Echenique, provenía de Azpilcueta, en el Valle de Baztán, provincia de Navarra. Nacido allí el 18.9.1725 era hijo de Juan Maria de Irigoyen y de doña Josefa de Echenique. Llegó a Buenos Aires en el año 1759, donde contrajo matrimonio el 24 de septiembre de ese año con Doña Francisca de la Quintana y Riglos, con numerosa descendencia, entre ellos don Bernardo de Irigoyen  abogado, diplomático y político argentino de larga y prestigiosa trayectoria. Sus armas eran: “Ajedrezado de plata y sable”[3]

La segunda, y a la que perteneció don Jose Antonio de Irigoyen e Ibarrola provenía de Usúrbil,  municipio ubicado en Guipúzcoa, País Vasco,  donde había sido bautizado el 18 de noviembre de 1772 (Lib. III, fs.145 vta.). Pasó a América a fines del siglo XVIII, casándose en Buenos Aires el 2 de febrero de 1803 con doña Maria Eusebia de Segurola y Lezica, perteneciente a una  antigua y prestigiosa familia del virreinato. A esta rama perteneció don Ignacio Darío Irigoyen  (1854-1919), personalidad destacada del escenario político argentino, quien fue Ministro de hacienda de la provincia de Buenos Aires (1891-1892), diputado nacional (1904-1906), Gobernador de la Provincia de Buenos Aires (1906-1910) y Senador Nacional (1910-1919).

Posteriormente, a mediados del siglo XIX  arribó a éstas tierras, proveniente de Sare, Bayona, Francia,  don Martín Yrigoyen Dolhagaray, nacido el 18 de septiembre de 1821, quien fuera padre del dos veces Presidente de la República Argentina, don Hipólito Yrigoyen (1852-1933). Según García Carrafa en dicha localidad hubo otra casa solar de Irigoyen que debió tener algún nexo o relación con la casa del mismo apellido del lugar de Añoa, no solo por su proximidad, sino porque algunos datos acusan que tuvieron escudos de armas muy similares.

Curiosamente, los tres políticos citados, que pertenecían a familias provenientes de lugares muy cercanos pero sin vínculos de sangre probados entre ellas,  actuaron en la política argentina en forma ( o época) casi simultánea.

Mientras don Bernardo de Irigoyen era Gobernador de la Provincia de Buenos Aires (período 1898-1902), don Ignacio D. Irigoyen era diputado nacional por esa provincia. Cuando cuatro años más tarde,  éste último asumió como Gobernador de la misma provincia por el período 1906-1910, don Bernardo ocupaba una banca en el Senado de la Nación.

En tanto esto sucedía, don Hipólito Yrigoyen desarrollaba su carrera política, la que lo llevaría a la Presidencia de la República en 1916, y luego, por segunda vez, en 1928.

Azpilcueta, en Navarra,  de donde provenían los antepasados de don Bernardo de Irigoyen está a  45 kilómetros de Usúrbil, de donde eran oriundos los de don Ignacio D. Irigoyen, y a sólo 28 kilómetros de Sare, Francia, de donde provenían los de Hipólito Yrigoyen.

III

Mucho se ha escrito sobre las causas de la emigración vasca hacia estas tierras americanas.

Las motivaciones no siempre, ni para todos, fueron las mismas: en algunos casos el mayorazgo, ya que la herencia paterna solía recaer en uno de los hijos, no necesariamente el mayor, lo que relegaba a los demás varones a un papel secundario del que solo podían liberarse emigrando de su tierra o como clérigos; en otros, razones políticas o  económicas  y en  general, el entusiasmo por surcar los mares en busca del nuevo mundo para encontrar allí mayor prosperidad y mejor fortuna.

Algunos fueron personajes conocidos por sus gestas heroicas y sus nombres ya figuran en nuestra Historia, pero muchos otros merecen ser rescatados del olvido ya que también contribuyeron al engrandecimiento de nuestro país con su aporte silencioso.

Por eso este trabajo no se limita a conocer el nombre frío de nuestros antepasados  y sus descendientes, sino que intenta completar esa información genealógica con el análisis del entorno familiar y social en que vivieron y con la investigación histórica de su actuación en estas tierras americanas. 

De esta manera, personajes que ya no están  pero que nos pertenecen,  siguen viviendo en nosotros y nos permiten comprender cómo se formaron estas nuevas estirpes americanas a las que transmitieron no solo su sangre, sino también sus valores, su historia y sus mejores tradiciones.

Al estudiar la genealogía de mi quinto abuelo don José Antonio de Irigoyen e Ibarrola, primero de este linaje guipuzcoano en arribar a estas tierras americanas y tronco en Argentina de una familia que hundió sus raíces en ella, descubrimos su actuación voluntaria  en ambas invasiones inglesas y siguiendo su rastro encontramos un documento casi inédito que lleva su firma junto a la de otros 23 oficiales del Batallón de Cántabros o Vizcaínos de la Amistad, del que era Teniente de la sexta División, donde piden al entonces Virrey Santiago de Liniers, al Cabildo y a la Real Audiencia de Buenos Aires  que Certifiquen sus méritos y servicios “para que tengamos la dulce satisfacción de trasladar a nuestros hijos y nietos, como un legado precioso y una prueba irrefragable que les enseñe lo que sus padres hicieron, y lo que ellos siguiendo su ejemplo, deben hacer en iguales circunstancias por su Soberano, por su Religión y por su Patria”.

Firmaron dicha petición el 14 de julio de 1807,  los oficiales Ignacio de Rezaval, Juan Angel de Goicolea, Martín de Monasterio, Juan Fernández de Molina, Pedro Martínez Fernández, José Agustín de Lizaur, Juan José Blanco, Norberto de Quirno y Echandía, Juan Antonio de Santa Coloma, Manuel Ortiz Basualdo, Juan de la Elguera, Bernardo de Guanes, Miguel Cuyat, Pedro Andrés de Osua, Juan Pedro de Garbalena, Pedro de Berro y Echevarrene, Elías Galván, Juan Antonio Zelaya, José Antonio de Irigoyen, Pedro Fernández de Pividala, Pedro Real de Asúa, José Matías Gutiérrez, Lorenzo Ignacio Diez y Ruperto Albrellos. [4]

Interpreto este pedido de aquellos valerosos españoles que conformaron el Tercio de Cántabros o Vizcaínos de la Amistad como un mandato de nuestros mayores que nos compromete a transmitir a las futuras generaciones el testimonio que dieron al defender heroicamente la ciudad de Buenos Aires, impidiendo que uno de los ejércitos más poderosos y ambiciosos de aquella época se apoderase de la Capital del Virreinato del Río de la Plata.

En su mayoría eran hombres de negocios que abandonaron sus intereses económicos y se dedicaron durante meses a aprender y ejercitar el manejo de las armas preparándose para la gloriosa defensa de su ciudad y de sus familias, siendo protagonistas anónimos de aquella epopeya.

No hay duda que por sus venas corría sangre hidalga y ardiente, siempre dispuesta a ser derramada en defensa de su Rey, de su Religión, y de su Patria.

IV

GENELOGIA

Para el desarrollo de este linaje proveniente de Usúrbil, Guipúzcoa,  hemos utilizado la invalorable información brindada por el Archivo Diocesano de San Sebastián que nos permitió recorrer en profundidad los archivos parroquiales de San Salvador de Usúrbil, donde se encuentran registradas la mayoría de las fuentes documentales que hoy nos permiten conocer más en detalle su genealogía.[5]

                                           

I.- DOMINGO DE IRIGOYEN E IRIGOYEN, b. en la Parroquia de San Salvador de Usúrbil, Guipúzcoa, el  27 de abril de 1609 (B 1°-F° 11vta) [6] , donde consta que es hijo de María Miguel Irigoyen, sin indicarse datos de su padre.

Casó con Luisa Miravalles, cuya familia procedía de la Villa de Miravalles, del partido judicial de Bilbao. En Alza, villa del partido de San Sebastián hubo una casa de Miravalles, que ostentó las siguientes armas: De oro, con un árbol de sinople y dos lobos de sable, lampasados de gules y empinados al tronco.[7]

Fueron padres de:

I. 1) Pedro de Irigoyen y Miravalles,  b. en Usurbil el 13.02.1648 (1°B-F°92vta)[8]

I. 2) Úrsula de Irigoyen y Miravalles, b. el 19.09.1649 en Usurbil (1°B-F° 96r)[9]

I. 3)  Esteban de Irigoyen y Miravalles, b. en Usurbil el 10.8.1652,  que sigue en II.

I. 4) Martin de Irigoyen y Miravalles, b. en Usurbil el 7.5.1654 (1°B-F° 147 vta.)[10]

I. 5) Magdalena de Irigoyen y Miravalles, b. en Usurbil el 30.7.1656  (1°B-F° 152[11] vta.)

I. 6) Joseph de Irigoyen y Miravalles, b. el 1.10.1658 en Usurbil  (1°B – F° 157 vta.)[12]

I. 7) Asencio de Irigoyen y Miravalles , b. en Usurbil el 29.5.1661 (1°B – F° 163r)[13]

II.- ESTEBAN DE IRIGOYEN Y MIRAVALLES, b. en la Parroquia de San Salvador de Usúrbil el 10.8.1652, (1° B – F° 194r) [14] donde c.m. el 4.5.1693 (2°M-F°35r)[15] con Magdalena Zatarain Zavala, nacida en Gabiria, Guipúzcoa, donde fue b. el 21.2.1652 en la Parroquia de Nuestra Señora de Asunción, h.l. de Joan de Zatarain y de María Joaniz Zavala.

Fueron padres de:

II. 1) Manuel de Irigoyen y Zatarain, b. en Usúrbil el 28.10.1694 (2°B – F° 224)[16]   

II. 2) Francisco de Irigoyen y Zatarain, nacido el 1.11.1697, que sigue en III;

II. 3) Maria Cruz de Irigoyen y Zatarain, b. en Usúrbil el 3.5.1705 (5°B- F°110 vta.)[17]

III.- FRANCISCO DE IRIGOYEN Y ZATARAIN, Señor de la Casa de Araeta[18],  bautizado en la Parroquia de San Salvador de Usúrbil el 1° de noviembre de 1697, (2° B – F° 238r)[19] donde falleció el 27 de julio de 1760 (3°D-F°30r)[20]. Contrajo matrimonio en dicha Parroquia el 7.5. 1725 con  Josefa Antonia de Guilisasti y Yarza, (2°M-F° 78r)[21] bautizada también allí el 24.1.1705 (2°B-F°257v) [22], y fallecida el  4.12.1745 (3°D-F°13v)[23].

Francisco Irigoyen y Zatarain falleció en Usúrbil el 18 de mayo de 1741.

La casa solar del linaje Guilisasti estuvo en el barrio Urdayaga, de la Villa de Usúrbil, en el Partido de San Sebastián[24]. Juan Fermín y Juan Nicolás de Guilisasti, hermanos, obtuvieron certificado de nobleza y armas expedido en Madrid el 16 de enero de 1747 por Juan Alfonso Guerra y Sandoval, Cronista del Rey de Armas.[25] Sus armas eran: Escudo dividido en tres cuarteles: 1) En campo de azur, un Rey sentado en un sillón con una cadena de oro que le sujeta el cuello y un cetro en la mano;2) en campo de gules, cinco panelas de plata puestas en sotuer; 3) en campo de oro, tres pinos de sinople sobre ondas de agua y azur y plata.[26]

Doña Josefa Antonia Guilisasti de Irigoyen era h.l. de Miguel de Guilisasti e Yriarte, natural también de Usúrbil, donde fue bautizado el 27.9.1671 en la Parroquia de San Salvador (2°B-76) y de María Yarza, casados en dicha Parroquia de Usúrbil el 21.8.1701; n.p. de Juanes de Guilisasti y Cabala y de María de Yriarte y Agorreta, n. el 2.4.1612; b.p.p. de Domingo de Guilisasti y de Catalina Cabala; b.p.m. de Martín Yriarte y María de Agorreta, todos de Usúrbil, Guipúzcoa.

Fueron hijos de este matrimonio:

1.-  María Magdalena Irigoyen y Guilisasti, bautizada en Usúrbil el 16.3.1726 (2°B – F°328v) [27]

2.- Ana Joaquina Irigoyen Guilisasti, bautizada en Usúrbil el 12.3.1727 (2°B – F° 332r)[28];

3.- José Manuel de Irigoyen y Guilisasti bautizado el 17.8.1729, que sigue en IV.

4.- José Francisco de Irigoyen Guilisasti, bautizado el 244.5.1732 (2°B- F°350v)[29]; y

5.- Juan Fermín de Irigoyen Guilisasti, bautizado en Usúrbil el 29.11.1736 (2°B – F° 367v)[30]. Litigó su hidalguía en Usúrbil en 1761, ante el escribano Francisco Ignacio de Gaztañaga[31], siendo calificado como Hidalgo por las Juntas Generales de Guipúzcoa y sus Juntas Ordinarias.[32]

IV.- JOSE MANUEL DE IRIGOYEN Y GUILISASTI, nació en Usúrbil el 16 de agosto de 1729, fue bautizado al día siguiente en la Parroquia de San Salvador,(2°B-F°341r)[33] donde también contrajo matrimonio el 17 de febrero de 1754[34] con su prima segunda María Brígida de Ibarrola e Irigoyen, n. en Usúrbil y b. en la Parroquia de San Salvador el 9.10.1734, (2°B-F° 359r)[35]h.l. de Pedro Ibarrola Aizpurua y de Maria Manuela Irigoyen Goicoechea, casados éstos últimos en dicha Parroquia de San Salvador de Usúrbil el 29.06.1720. (LM 2°-F° 72r).

El apellido Ibarrola, también solía escribirse como Ybarrola, y según Julio de Atienza tenían casas solares en el barrio de Eleizalde, en Usúrbil, y también en Irún, donde su casa tenía piedra armera.

Sus armas son: Cortado: primero, de plata, con dos lobos de sable, andantes, uno detrás de otro, y segundo, de oro, con cinco panelas de sinople, puestas en sotuer.

Don Pedro de Ibarrola y Aizpurúa nació en Usúrbil el 10 de abril de 1696 (2°B) [36] y era h.l. de Martin Ibarrola y Gaztañaga (n. en Usúrbil el 21.2.1667)  y de  Maria Asencia Aizpurúa y Aizpurúa (n. en Usúrbil el 10.5.1668); n.p. de Asencio de Ybarrola , y de  Catalina Gaztañaga y Cardaberais,(n. 17.8.1642)  hija de Sebastián Gaztañaga y de Isabel Cardaberais; y n.m. de Pedro Aizpurúa y Unca (n. 8.9.1644) y de Catalina de Aizpurúa y Portu, (n. en Usúrbil el 1.11.1645); b.m.p. de Domingo Aizpurúa y Hoa (n.30.8.1598) y de Mariana Unca;  y b.m.m. de Miguel de Aizpurúa y de Catalina Portu.

Maria Manuela Irigoyen y Goicoechea n. en Usúrbil el 16.9.1691 y era hija de Martin de Irigoyen y Miravalles (Ver I 1.4) quien el 14.4.1684 casó con  Catherina Goicoechea; n.p. de Domingo de Irigoyen y de Luisa Miravalles. Por lo tanto Doña Brígida de Ibarrola de Irigoyen era al igual que su marido Jose Manuel de Irigoyen y Guilisasti, bisnieta del fundador de ésta rama familiar, Domingo de Irigoyen e Irigoyen.

Fueron padres de:

IV. 1)Maria Teresa Nicolasa de Irigoyen Arateta e Ibarrola, nacida en Usúrbil el 9.8.1755 (3° B – F° 66r)[37] ;

IV. 2) María Manuela de Irigoyen e Ibarrola, n. en Usúrbil el 15.6.1758 (3°B – F° 77r)[38],

IV. 3) Ignacio Antonio de Irigoyen e Ibarrola, n. en Usúrbil el 27.3.1761 (3°B – F° 90r)[39];

IV. 4) Maria Joaquina Prudencia de Irigoyen e Ibarrola, n. en Usúrbil el 28.4.1763 (3°B – F° 98r)[40];

IV. 5) Juan Fermín de Irigoyen e Ibarrola, n. en Usúrbil el 18.2.1765 (3°B – F° 105v)[41]. En algunos documentos figura como Juan Fermín  Irigoyen de  Araeta,  uno de los famosos vecinos de San Sebastián que tras el incendio y saqueo de la ciudad por las tropas de Wellington, el 31 de Agosto de 1813, acordaron en Zubieta la reconstrucción de la ciudad.[42] Contrajo matrimonio el 11 de septiembre de 1799, en San Sebastián, en la parroquia de San Vicente Mártir con doña Ana Antonia de  Yzaguirre y Otermin, falleciendo en Usúrbil el 22 de abril de 1830. (3°D-F° 114v)[43] y dejando numerosa descendencia.

IV. 6) Maria Margarita de Irigoyen e Ibarrola, n. el 27.8.1769 (3°B – F°127r)[44]

IV. 7) Jose Antonio de Irigoyen e Ibarrola, n. el 18.11.1772, que sigue en V

IV. 8) Miguel Francisco de Irigoyen e Ibarrola, n. en Usúrbil el 25.5. 1775, que también viajó a Buenos Aires, donde figura como padrino en la partida de nacimiento de su sobrina Cipriana de Irigoyen y Segurola;[45]

IV. 9) José Francisco de Irigoyen e Ibarrola, n. en Usúrbil el 6.6.1779. 

V. JOSE ANTONIO DE IRIGOYEN E IBARROLA, nació en Usúrbil, Guipúzcoa, donde fue bautizado el 18 de noviembre de 1772 en la Parroquia de San Salvador  (Lib.III, fs. 145).[46]

Siendo muy joven partió para América, estableciéndose en Buenos Aires.

Fue tronco  en Argentina de esta rama de la familia Irigoyen proveniente de Usúrbil, pero no obstante su numerosa descendencia, el apellido Irigoyen se extinguió aproximadamente a mediados del siglo XX, ya que de sus cuatro hijos varones sólo uno se casó y la descendencia de éste mantuvo varonía sólo por tres generaciones más.

Contrajo matrimonio en Buenos Aires el 2 de febrero de 1803 con doña María Eusebia de Segurola y Lezica  nacida en Buenos Aires el 15 de marzo de 1780, e hija legítima de Francisco de Segurola y Oliden, y de doña María Bernarda de Lezica y Alquiza.

A través de su matrimonio se vinculó con prestigiosas familias de Buenos Aires, pasando a integrar una numerosa red familiar con fuertes vínculos sociales, económicos y religiosos.                         

Por línea paterna, doña Maria Eusebia pertenecía a una antigua familia cuyos antepasados eran originarios de la casa solar e infanzona de Segurola en  Azpeitia, Guipúzcoa. Su tatarabuelo, don Domingo de Segurola y Alcorta ,  el 10 de noviembre de 1642 ganó pleito de hidalguía contra la Villa de Azpeitía y sus vecinos, ejecutoria en la que consta su genealogía y su origen en la casa solar infanzona de Segurola. Un siglo y medio después, en el año 1776, sus bisnietos don Sebastián de Segurola y Oliden, Caballero de Calatrava, de destacadísima actuación en La Paz, Alto Perú, y su hermano don Francisco de Segurola y Oliden, pasaron al Río de la Plata en la expedición de don Pedro de Ceballos destinada a defender Colonia del Sacramento de los ataques portugueses.


Propietario/Fuentepor Julio Jorge Pertiné
Vinculado aDomingo de Irigoyen Irigoyen