Miguel Remigio  Irigoyen de la Quintana

Miguel Remigio Irigoyen de la Quintana

Varón 1764 - 1822  (57 años)

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Miguel Remigio Irigoyen de la Quintana 
    Nacimiento 2 Oct 1764  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 11 Jun 1822  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Enterrado/a Cementerio de la Recoleta, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Persona I79532  Los Antepasados
    Última Modificación 13 Feb 2010 

    Padre Ignacio Irigoyen Echenique,   c. 11 Mar 1728, Azpilcueta, Navarra, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 17 Feb 1787, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad ~ 58 años) 
    Madre Francisca de la Quintana Riglos,   n. 24 Sep 1734, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 14 Jun 1815, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 80 años) 
    Casado 24 Sep 1759  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Familia F140  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia Ana Estefanía Dominga Riglos Lezica,   n. 3 Ago 1788, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 14 Jul 1869, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 80 años) 
    Casado 22 Dic 1809  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Última Modificación 22 Dic 2009 
    ID Familia F27524  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 2 Oct 1764 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsCasado - 22 Dic 1809 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsFallecimiento - 11 Jun 1822 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsEnterrado/a - - Cementerio de la Recoleta, Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos
    Irigoyen de la Quintana, Miguel Remigio
    Irigoyen de la Quintana, Miguel Remigio

  • Notas 
    • Miguel Remigio de Irigoyen de la Quintana, baut. en Bs. As. el 2-X-1764. Peleó en las Invasiones Inglesas, y su trayectoria militar se prolonga desde el grado de Portagión de Dragones hasta el de Teniente Coronel Graduado. Fue Caballero de la Orden de Alcántara a partir de 1794. El 22-V-1810 asistió al Cabildo abierto, adhiriendo al voto de Cornelio Saavedra. En 1812 ejerció el cargo de Intendente de Policía y miembro de una Comisión de Justicia, junto con Pedro José Agrelo y Vicente Anastasio Echevarría, en cuyo carácter - La Gaceta de Buenos Ayres del 1 l-V-1812 trae la pintoresca noticia -, Irigoyen y sus colegas condenaron al soldado Julián Perón (sic), de la 5a Compañía del Regimiento de Dragones, por haber robado a su Capitán Francisco Montes Larrea, un baúl con ropa y dinero. Perón fue sentenciado a la pena de 6 carreras de baqueta y 10 años de presidio en el Rosario y al pulpero Pedro Pérez, que recibió los efectos robados, a 100 azotes por las calles públicas de la ciudad, y 5 años de prisión. En 1816 Irigoyen, con Francisco Antonio de Escalada, es nombrado Gobernador Intendente interino del distrito bonaerense. Por esa época un documento anónimo de procedencia realista, así define a nuestro personaje; "Cavallero de Alcántara antes de la Revolución y en el día Miembro de la Junta de Observación; fue Director de la Comisión Gubernativa en compañía del Alcalde Escalada. Es sujeto juicioso, pero engreído de su mérito. Está persuadido de que es un Demóstenes y no oye más opinión política que la suya, ni cree que hombre alguno se exprese con más persuasión. Sus ideas públicas son Republicanas, pero no es furioso ni sanguinario". Al margen dice el papel; "Confirmado, pero algo sanguinario". En 1820 era Jefe de Policía y Comandante del Regimiento del Orden. Estaba casado, desde el 22-XII-1809, con Ana Estefanía Dominga de Riglos y Lezica, la cual no le dio hijos. Don Miguel extendió su testamento ológrafo el 13-IV-1821. Mandó que sus restos se sepultaran "en el Sementerio de la Santa Iglesia de los Recoletos" (el Pilar), dijo que su hermano Manuel le debía más de 14.000 pesos que le prestó en distintas oportunidades para alimento de sus hijos, el tiempo que estuvo en la Península. Estableció diversos legados; para su esposa Ana de Riglos; para su hermano Matías y su prole; para Josefina, su hermana soltera; para sus sobrinos los Gutiérrez de la Concha. Impuso que el resto de su caudal - pagadas las deudas y satisfechos sus legados - se invirtiera en fondos municipales, con cuyas rentas se pensionaran a sus parientes y a otras personas en escasez. Declaró por bienes a su morada urbana, a sus muebles, plata labrada, alhajas y sus coches; a su "casa de la costa de San Isidro"; a una tienda con sus mercaderías que había vendido a su sobrino Fermín, y éste se la debía. También mi antepasado Antonio José de Escalada le debía 50.000 pesos, el Estado 4.000 y otros deudores como 7.000, "de difícil cobro". Era dueño, además, de un almacén con carnicería junto a la Aduana, en cuyo negocio "el mozo Ochoa" tomaba el 3% de la venta de carnes. Otorgó libertad a sus esclavos: Catalina, y a los hijos de ésta y a Antonio "mi cocinero y cochero". Por albaceas nombró a su esposa y a su hermano Matías, y dejó de existir el 11-VI-1822; fecha en que el Escribano Marcos Leonardo Agrelo certificó haber visto el cuerpo de Miguel de Irigoyen, "que estaba dentro de un cajón forrado con un pañete negro, en el segundo patio de su casa habitación, vestido con una chaqueta de lanilla azul turquí, y unos calzones de piel blanca y zapatos de orillo ... el que se halla naturalmente muerto, y no contexto a las tres veces que le llamé".
      por Carlos F. Ibarguren