Exequiel Francisco Martínez Maderna, (*)

Exequiel Francisco Martínez Maderna, (*)[1, 2]

Varón 1827 - 1897  (70 años)

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Exequiel Francisco Martínez Maderna 
    Sufijo (*) 
    Nacimiento 9 Abr 1827  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    Bautismo 20 Abr 1827  Catedral Metropolitana, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    • Padrinos: Francisco Ezequiel Maderna y María Ciriaca Moreno
    Sexo Varón 
    Fallecimiento 12 Dic 1897  [3
    ID Persona I46085  Los Antepasados
    Última Modificación 16 Abr 2018 

    Padre Mariano José Víctor del Corazón de Jesús Martínez Ballesteros Zarco,   n. 14 Jun 1790, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1852, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 61 años) 
    Madre María Leocadia del Carmen Maderna Moreno,   n. 9 Dic 1807, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 6 Jun 1892  (Edad 84 años) 
    Casado 17 Nov1822  Basílica San José de Flores, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [1
    • Fueron Testigos : Dn Gerónimo Martinez Ballesteros y Da. Ciriaca Moreno
    ID Familia F18104  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia Maura del Corazón de Jesús Requejo Silva Tobal,   n. 27 Jul 1835, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1 Mar 1897, Dolores, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 61 años)  [1
    Casado 3 Jul 1860  Iglesia San Miguel Arcángel, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  [3
    • Fueron padrinos Da.Leocadia Maderna Moreno de Martinez y Dn José Anibal Portuguez Ponce de León
    Hijos 
     1. Maria Inés de los Dolores Martínez Requejo,   n. 20 Abril 1861, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    +2. Ezequiel Deogracias Martínez Requejo,   n. 22 Mar 1862, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 6 Oct 1948, Dolores, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 86 años)
    +3. Dolores Basilia Fortunata Martínez Requejo,   n. 9 Ene 1864, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. Sí, fecha desconocida
    +4. Sofía Teodora Martínez Requejo,   n. 5 Abr 1868, Dolores, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 10 Mar 1958, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 89 años)
    +5. Leocadia Paula Martínez Requejo,   n. 25 Ene 1870, Dolores, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
     6. Juan Antonio Martínez Requejo,   c. 10 Jun 1872, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    +7. Arturo Eduardo Martínez Requejo,   n. 13 Oct 1875,   f. 12 Nov 1967, Miramar, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 92 años)
    +8. Mariano Sebastian Martínez Requejo,   n. 25 Feb 1877, Dolores, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
     9. José Hugo Martínez Requejo,   n. 25 Feb 1879, Dolores, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.
    Última Modificación 18 Oct 2014 
    ID Familia F4533  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 9 Abr 1827 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsBautismo - 20 Abr 1827 - Catedral Metropolitana, Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsCasado - 3 Jul 1860 - Iglesia San Miguel Arcángel, Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos
    Martínez Maderna, Exequiel Francisco
    Martínez Maderna, Exequiel Francisco

  • Notas 
    • Juez de Paz de Tapalqué en 1854 fué tomado cautivo por el cacique Catriel.
      Ezequiel Martinez, joven porteño nacido en 1827 se instalaba en Tapalqué , al filo de Caseros, para dedicarse a las tareas rurales. Tapalqué no era, por cierto, comarca de apacible actividad pastoril, sino zona de peligros y aventuras ,fronteriza con los indios.

      Hasta ese entonces, los indios se dividían en "indios ladrones" escarmentados por la campaña de del Valle y Granada y "indios amigos", cuyos principales caciques eran Juan Catriel (auxiliar de Rosas en el desierto) y Juan Manuel Cachul. Ambos se daban reciprocamente con Rosas el trato de "hermano". Con la caída del Federalismo, dejaron de enviar mensualmente las 2500 yeguas (alimento favorito de los indios)y éstos ,"ladrones y amigos", se movían amenazantes sobre el arco que formaban los fortines.

      El joven estanciero Martinez supo de dormir vestido, con las armas al alcance de la mano y el mejor caballo listo para evitar ser sacrificado por la indiada.
      La guerra civil entre Buenos Aires y Urquiza provocó nuevos ataques de los indios. El estado de la región era lamentable,casas y puestos quemados y los campos vacíos.

      Durante ese período azaroso, Ezequiel Martinez se había destacado de tal manera por sus virtudes viriles, que pese a su juventud ( 26 años) fué nombrado por el Poder Ejecutivo Nacional , Juez de Paz del Partido.

      Hombre de espíritu inquieto y acción, al mirar el poco progreso que Tapalqué había tenido en sus 20 años , tuvo la inspiración de transladar el pueblo a las puntas del arroyo Tapalqué. El nuevo Juez de Paz, pasó ese año alternando sus funciones administrativas con la atención de su estancia , y 1854 terminó agitado por las amenazas de las invasiones de indios.El Comandante militar de la frontera sur Don Julián Martinez movilizó fuerzas y tranquilizó con su presencia aquella vasta región.
      Al comenzar el año 1855 Cachul y Catriel seguían en aparente armonía con los pobladores y con el ejército, pero no habían engañado al jefe de los Coraceros establecidos en Azul , Cnel. Wenceslao Paunero quien escribía (9 Nov 1855) al Ministro de Guerra Cnel. Bartolomé Mitre "los indios de Tapalqué están quietos y al parecer muy sumisos,pero no hay que fiarse de ellos. Hoy recibí un mensaje de Catriel pidiendo licencia para salir a bolear avestruces....y no dejó de llamarme la atención, siendo ésta la estación menos propicia" (Correspondencia del Gral Mitre XV)Las noticias que llegaban de la línea de frontera no podían ser mas alarmantes. Calfucurá había llegado a un acuerdo con sus antiguos adversarios Catriel y Cachul y aprestaba a todos los indios desde Salinas Grandes a Rio Negro para un gran malón tendiente a lograr su viejo proyecto de un Imperio Pampa. El 6 de mayo de 1855 Don Ezequiel Martinez comunicaba al Cnel. Julián Martinez :"los indios están haciendo entradas por las estancias fronterizas y tengo noticias de que hoy han salido unos 60 indios a robar haciendas"

      El 13 de Mayo de 1855 Don Ezequiel Martinez y un grupo de vecinos emprendían viaje al Azul. No habían hecho la mitad del trayecto cuando una partida de indios los alcanzó y rodeó. Don Ezequiel se defendió dando muerte a un indio. Lejos de intimidarse, los salvajes mataron a cuatro miembros de la comitiva , llevandose cautivo al Juez de Paz y a los vecinos de apellidos Delgado, García y Saavedra , pudiendo salvar la vida cinco picadores de las carretas escondidos entre los pajonales.
      Luego del consabido saqueo, Martinez y sus compañeros fueron conducidos a través del desierto a lejanas tolderías.

      Se sucedían así las jornadas de duro cautiverio; las gestiones oficiales y oficiosas para la liberación de los importantes prisioneros se dilataban. A pesar del interés demostrado por el ministro de guerra Bartolomé Mitre y del gobernador Pastor Obligado, que debieron acudir a cartas, obsequios y demás prebendas, entre ellas, chinas prisioneras, para lograr su cometido.

      Un día Exequiel abordó al indio Molina lenguaraz de Catriel para decirle, sin ambages, que lo salvara, a lo que el lenguaraz respondió, mas o menos así:
      Yo lo haría señor, pero ante todo es necesario que usted me salve también, no solo a mí sino a mi mujer y mis hijos, porque de otra manera, al huir nosotros dos y dejarlos a ellos, al otro día los degollarían a todos. Además, en caso de salvarnos, espero que usted. nos proteja en el futuro. "Se lo prometo , contestó don Exequiel , puede usted estar tranquilo."

      Molina preparo todo para la fuga, que, sin pérdida de tiempo, debía verificarse esa misma noche. A tal fin apartó buena caballada, eligiendo la mejor, que el conocía perfectamente. Realizados los simples preparativos salieron sigilosamente amparados por la oscuridad de la noche, marchando en la siguiente forma: don Exequiel traía por delante, en el recado, una indiecita, y además, otra en el anca, la mujer de Molina llevaba otra chica, a la cuarta, le hicieron con paja unos bastos para armarle un recado y la ataron con un maneador en él, cabalgando en un petizo que era hijo de la yegua madrina y que por estas circunstancias lo seguía. El indio Molina iba adelante del grupo arreando la tropilla y cuando los caballos empezaban a aflojar, los cambiaba inmediatamente, siguiendo así, sin pérdida de tiempo, a un paso muy rápido. De ese modo marcharon durante cuatro días y cuatro noches, sin descanso y aún sin comer, hasta el amanecer del último día. Molina hizo alto para reunirlos a todos luego apeándose, se inclinó y besó el suelo en acción de gracias al Todopoderoso que los había salvado, dirigiéndose a don Exequiel, le dijo: "Pisamos tierra de cristianos, estamos salvos."

      Emocionado, el señor Martínez lo abrazó, y la india y sus hijas abrazaron y besaron a su vez a don Exequiel. Enseguida, el indio y el cristiano encendieron un yesquero para prender y fumar pacíficamente un cigarro.

      No sabemos desde que punto fijo habían partido, pero sin duda, la toldería debería encontrarse muy distante, recostada del lado de la cordillera, pues de otra manera no se explicaría el hecho de haber empleado cuatro días y cuatro noches en una marcha forzada a caballo y con una excelente tropilla.

      El juez de paz se dirigió luego a Tapalqué y retomo sus funciones. Cumpliendo su compromiso, mando a Molina y a su familia a Buenos Aires, a casa de la madre. Pero el baqueano pronto regreso al lado de don Exequiel, dejando a los suyos bajo el amparo y protección de la señora madre de Martínez. [como dato curioso, en el censo de 1855 podemos ver que con ella vive la niña Matilde Molina, de 7 años de edad]. Esta no se limitó a mantenerlas y vestirlas, sino que las hizo educar, mandándolas a la escuela, donde recibieron cierta ilustración. Más tarde se convirtieron en bellas señoritas, y las cuatro se casaron ventajosamente.

      Como dijimos, Molina regresó a Tapalqué, junto a don Exequiel a quien, como entretenimiento, le enseñaba la lengua pampa, motivo por el cual Martínez llegó a dominarla. Un día el lenguaraz se sintió enfermo, y como no había hospital en el pueblo, don Exequiel lo llevo al Azul, donde a los pocos días falleció, según se supone, de un ataque cardíaco. Así termino la existencia accidentada y noble del lenguaraz de Calfucurá, que si bien expuso su vida y la de familiares para devolver la preciada libertad al juez de paz, éste a su vez cumplió con largueza su promesa, asegurando para siempre el bienestar de su salvador y de los suyos.

      Martínez fue reelecto para 1856 como Juez de Paz, cumpliendo sólo parte de su mandato, ya que después pasó a Las Flores, donde fue oficial del Regimiento de la Guardia Nacional. Años más tarde se radicó en Dolores, donde desempeño nuevamente en 1878 y 1880, funciones judiciales legas, y el cargo de Comisionado Municipal; fundando una familia de hondo arraigo al contraer enlace con doña Maura Requejo. Su hijo Ezequiel Deogracias, fue intendente municipal en dos oportunidades y concejal; ejerció como martillero público, estableciendo una importante casa de remates de hacienda que aún hoy atienden sus descendientes.

  • Fuentes 
    1. [S25] Salleras Fernandez, Juan Carlos, Salleras Fernandez, Juan Carlos, (jcsalleras(AT)hotmail.com).

    2. [S177] Beliera, Aldo Abel, Beliera, Aldo Abel (Confiabilidad: 1).

    3. [S177] Beliera, Aldo Abel, Beliera, Aldo Abel.