Rafael Moisés Maldonado Fervor

Varón 1895 -


Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Fuentes    |    Mapa del Evento    |    Todos    |    PDF

  • Nombre Rafael Moisés Maldonado Fervor  [1
    Nacimiento 19 Sep 1895  Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Sexo Varón 
    ID Persona I103063  Los Antepasados
    Última Modificación 25 Sep 2011 

    Padre Rafael Celestino Maldonado Magallanes,   n. 24 Oct 1863, Carmen de Areco, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 9 Oct 1918, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 54 años) 
    Madre Leonor Fervor Ruiz Huidobro,   n. 5 Mar 1870, Carmen de Areco, Bs. As., Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 1 Feb 1951, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 80 años) 
    Casado 15 May 1893 
    ID Familia F150630  Hoja del Grupo  |  Family Chart

    Familia Susana Estela Cambaceres Taylor,   n. 1905, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.,   f. 18 Sep 1934, San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar.  (Edad 29 años)  [1
    Casado 23 Abr 1925  Iglesia San Miguel Arcángel, Buenos Aires, Argentina Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Hijos 
    +1. Susana Leonor Maldonado Cambaceres
     2. Estela Carmen Maldonado Cambaceres
    Última Modificación 23 Abr 2013 
    ID Familia F150631  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 19 Sep 1895 - Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
    Enlace a Google MapsCasado - 23 Abr 1925 - Iglesia San Miguel Arcángel, Buenos Aires, Argentina Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos
    Casamiento Torioni - Maldonado
    Casamiento Torioni - Maldonado
    De izquierda a derecha: María Torioni de Carramasa, Alicia Maldonado Fervor, Mario Torioni y Rafael Maldonado.

  • Notas 
    • En 1923, concluía su carrera de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires, y poco después se radicaba en Tucumán. Entre nosotros instaló, desde entonces, el hogar que había formado al casarse con doña Susana Estela Cambacérès, y se dedicó de lleno al ejercicio profesional.
      Asumió la presidencia del Consejo de Higiene de la Provincia -que era el equivalente actual de un ministerio de Salud Pública- y tuvo también militancia cívica, que le llevó a una banca de senador a la Legislatura Provincial, en el período 1932-34. Esas inquietudes políticas, recordaría La Gaceta, ? no se relajaron en las luchas de partido?. Pero fué solo una actividad episódica: el doctor Maldonado se entregó visceralmente a su vocación, a lo largo de toda su vida. Es más: ?representó -dijo el diario citado- entre nosotros, la más auténtica figura del médico, que ejerció con amor y hasta con placer de esteta una especie de sabia magistratura científica, con la profunda sencillez del manso y del bueno?. Entre otras funciones, desempeñó la dirección del Hospital ?Zenón J.Santillán?, nosocomio donde fue jefe del Servicio de Cirugía General, y de la Sala de Tuberculosis Quirúrgica. También, fue jefe de Cirugía del Hospital del Ingenio Nuñorco, y jefe de Clínica Quirúrgica de la Dirección de Asistencia y Previsión Social para Ferroviarios.
      Su autoridad intelectual y su prestigio lo llevaron a presidir el Colegio Médico de Tucumán, la Sociedad de Cirujanos de Tucumán y la Sociedad de Cirugía del Norte, durante recordados períodos. Ello, al mismo tiempo que su labor tenía el reconocimiento de múltiples instituciones científicas, que lo incorporaron a su seno o lo designaron presidente de diversos congresos de la especialidad. Así, el doctor Maldonado era miembro de la Sociedad Argentina de Cirujanos y de la Asociación Argentina de Cirugía, entre otras entidades. Fué también miembro del directorio de varios organismos vinculados a la especialidad, como la ?Revista Médica del Norte? y el Sanatorio ?Modelo?, de la capital tucumana.
      La cátedra universitaria lo contó, asimismo, entre sus más destacados representantes, como profesor titular de Clínica Quirúrgica, en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán. Allí supo formar discípulos, como maestro indiscutido, que era. Es que ?no se había enquistado en la torre de marfil de un profesionalismo insensible, sino que, por el contrario, permaneció con el corazón abierto y la mente llena de fervores para enseñar con el ejemplo y la técnica depurada del cirujano comprensivo?.
      Su firma está al pié de trabajos científicos de enjundia. De la larga lista, citaremos solamente Tratamiento de la hernia ocural por vía inguinal; Modificación de la técnica del tratamiento de la diastasis de los músculos rectos del abdomen; Tratamiento quirúrgico del asma; Tiroidectomía; Cirugía de tiroides; Accidentes de la tiroidectomía; Tratamiento quirúrgico de la púrpura trombositopénica; Aneurisma traumático de la arteria axilar; Esplenectomía; Anquilosis bilateral de la articulación témporo-maxilar, etc. Su figura ?era un punto de referencia dentro de la ciencia médica argentina?.
      Designado miembro de la Comisión Asesora de la Fundación Miguel Lillo, presidió la misma; digno reconocimiento a una personalidad universitaria cuyo quehacer había enaltecido la cultura científica de Tucumán, en cantidad y calidad. ?En los anchos horizontes de la medicina -dijo La Gaceta- será difícil juntar, con afán de síntesis, la obra del doctor Maldonado, pues su siembra sin ambiciones abarca un período de 40 años?.
      Este hombre de prestigio trascendente y merecido, falleció en Tucumán el 23 de julio de 1959.
      ?Hasta en los momentos previos a su muerte, casi en la plenitud del convencimiento de que algo aciago se empezaba a cobijar en tan sano organismo, no abandonó su perfecta disciplina de trabajo. Así se lo recordará siempre; en una cristiana solidaridad con el dolor de sus enfermos, tratando de que la soledad no cobre dimensiones patológicas, siendo el amigo y el compañero respetuoso de los designios supremos, pero perseverante en el ejercicio profesional?.


  • Fuentes 
    1. [S510] Quince Genealogías, Sadous, Eduardo A., (Editorial Armerías, Buenos Aires 2009).