Notas


Coincidencias 44,401 a 44,600 de 47,336

      «Anterior «1 ... 219 220 221 222 223 224 225 226 227 ... 237» Siguiente»

 #   Notas   Vinculado a 
44401 Se corrige Meyer en lugar de Meier cargado originalmente. Fuente: Acta de nacimiento de Carl Georg Victor Durlach Meyer. Meyer Wilkens, Wilhelmine Anna Adeline (I654059)
 
44402 Se corrige..
... Carl en lugar de Karl.
... Meyer en lugar de Meier
Fuente: Acta de nacimiento. 
Durlach Meyer, Carl Georg Victor (I623693)
 
44403 Se cree que fue hija de García Arnoldo, Señor de Ezpeleta. Al morir su único hermano sin descendencia, heredó el Señorío de Ezpeleta y todos los bienes familiares. Pasó el apellido " de Ezpeleta" a sus hijos. Chaux, Señora de Ezpeleta, Juana de (I77254)
 
44404 Se cree que nació el 9 de diciembre de 1824, fecha de la batalla de Ayacucho, en razón de que su padre, el ilustre poeta la llamaba "Rosita de Ayacucho". Falleció en la infancia. Su partida de bautizo no ha sido encontrada debido a que se perdió en el llamado "Incendio Grande" que destruyó gran parte de Guayaquil entre los días 5 y 6 de octubre de 1896: en ese incendió se quemó la iglesia parroquial de La Concepción donde fue bautizada. Olmedo Icaza, Rosa Perpetua de (I622839)
 
44405 Se decia en la familia, que su padre, era sobrino de Camilo Venzo o Camilo Cavour Conde de Cavour. Artifice de la unidad Italiana. Tenia dos hermanos Carlo, historiador (que es lo que te he enviado por mail) y Egidio, que era procurador del rey. Patrucco, Alfredo (I127925)
 
44406 Se dedicó a la actividad industrial, agropecuaria, financiera, y comercial a lo largo y ancho de la geografía argentina y del Territorio Nacional Pampa Central.
En 1900 residía en Buenos Aires y en 1904 adquirió una importante cantidad de hectáreas de tierras - 10 hectáreas - en el entonces Territorio Nacional de Pampa Central, que venía creciendo. Años más tarde, con la colaboración de Hugo Stroeder fundó Colonia Jacinto Araúz y Colonia Villa Mirasol. La venta de tierras continuaba, el éxito era cada vez mayor con el correr del tiempo, dado los buenos resultados obtenidos. Ya había fundado Villa Mirasol y Colonia San José (en tierras de Colonia Mirasol) con excelentes resultados.
En 1915 realiza un importante remate de mil hectáreas, precisamente el domingo 21 de marzo. Aquel día el sol fue testigo de compras, causa desencadenante de la fundación de un nuevo poblado, al que se bautizó como: Colonia Barón. Quién se encargó de la administración durante los primeros tres años fue el rematador Carlos Olmi, luego tomó el lugar en su reemplazo don Enrique Mercolli.  
Barón Vera, Wilfrid (I154411)
 
44407 Se dedicó a la navegacion del Paraná desde 1840 y fue patrón de remolcadores en el Plata. Falleció en la explosión y hundimiento de uno de sus remolcadores frente a Maldonado, Uruguay en 1869. Fue empleador de Nicolás Mihanovich quien luego de su muerte continuó con la empresa y se casó con Catalina.
 
Lavarello, Juan Bautista (I172893)
 
44408 Se dedicó a las actividades industriales y se radicó en Brasil. Hill Soulsby, Federico (I111528)
 
44409 Se dedicó a las minas y fue padre de los Prado Puelma. Entre otras cosas, fue rector del Instituto Nacional, entre 1856 y 1862; cuando tomó las riendas del Instituto, tenía 29 años. Fue diputado suplente por Elqui, período 1855 a 1858; reemplazó al diputado propietario desde el 12 de junio hasta el 23 de julio de 1855. Electo diputado propietario por Vallenar y Freirina, período 1858 a 1861; se incorporó el 5 de junio de 1858 y renunció el 24 del mismo, pero no le fue aceptada la renuncia. Integró la Comisión Permanente de Elecciones y Calificadora de Peticiones. Nuevamente diputado propietario por Vallenar y Freirina, periodo 1861 a 1864; integró la Comisión Permanente de Constitución, Legislación y Justicia. Reelecto diputado propìetario por Vallenar y Freirina, periodo 1864 a 1867. Fue también electo como diputado suplente, por Los Andes; pero optó por Vallenar y Freirina. Continuó en la Comisión Permanente de Constitución, Legislación y Justicia e integró también, la de Educación y Beneficencia. Fue electo diputado propietario por Caupolicán, período 1876 a 1879; integró la Comisión Permanente de Gobierno y Relaciones Exteriores.
Fuente: http://biografias.bcn.cl/pags/biografias/detalle_par.php?id=3002 
Prado Bustamante, Santiago (I22930)
 
44410 Se dedicó al cultivo de sus tierras. Fue Ayudante Mayor del 2º Escuadrón de Defensores Federales de la Libertad y Capitán de la 1º Compañía del 2º Escuadrón de Granaderos Leales Defensores de la Libertad. Argumedo Jofré, Nemesio (I175682)
 
44411 Se desconoce el nombre de sus padres porque fue abandonado por su madre en la Pía Casa de Espósitos de Vicenza (Instituto San Rocco), donde ingresó el 22 de mayo. En esa época el Véneto pertenecía al imperio austro-húngaro, y la leyenda familiar decía que era hijo de una condesa austríaca que por razones que se desconocen lo habría abandonado en la Casa Pía donde recibían hijos ilegítimos. Quienes intentaron averiguar el nombre de su madre, recibieron por respuesta que sólo se podría dar esa información frente a una orden judicial. El historiador y gelealogista Binoyán Carmona estuvo allí y me trajo todos los datos del ingreso, etc. pero me es imposible seguir averiguando.  Pertiné, Basilio (I98872)
 
44412 Se desconoce el nombre de sus padres y en su acta matrimonial consta que era "huérfana en éste rectoral". Villafañez, Feliciana (I605968)
 
44413 Se desconoce su fecha de muerte. Belgrano González, Agustín Leoncio José (I8808)
 
44414 Se desconoce su fecha de nacimiento. Durante la minoría de edad de Alfonso XI de Castilla, que comenzó en 1312, Pedro Ponce de León y su padre apoyaron a la reinaMaría de Molina y a su hijo, el infante Pedro, al igual que los restantes miembros de las familias Ponce de León y Guzmán, que mantenían en aquellos momentos muy buenas relaciones entre sí. Y el día 26 de agosto de 1319, un mes después de que los infantes Juan y Pedro murieran en el Desastre de la Vega de Granada, los concejos que integraban la Hermandad general de Andalucía decidieron tomar una serie de medidas preventivas de cara al vacío de poder y a los conflictos que se avecinaban, y acordaron admitir en la Hermandad a los nobles más destacados que tuvieran 'intereses en la frontera' con el reino nazarí de Granada, como Pedro Ponce y su pariente cordobés Juan Ponce de Cabrera. Y en dicha reunión también acordaron que ninguno de los concejos de la Hermandad apoyaría a ninguno de los que aspiraban a ejercer la tutoría del rey, a menos que lo hicieran el resto de los concejos, y se dispusieron una serie de medidas relativas al adelantado mayor de la frontera de Andalucía, cargo ocupado en esos momentos por Alfonso Fernández de Córdoba.
El día 23 de abril de 1320 Pedro Ponce y su abuela, María Alfonso Coronel, suscribieron la Carta de Hermandad acordada en Peñaflor entre los concejos de las ciudades de Córdoba, Sevilla, Niebla, Carmona y Écija en la que se dispusieron algunas medidas defensivas relativas a la frontera con el reino nazarí de Granada, lo que podría ser indicativo de que su padre ya había fallecido en esas fechas, como señalan algunos historiadores, aunque la mayor parte de ellos afirma que la muerte de Fernando
Ponce de León debió ocurrir alrededor de 1331.
El historiador Pedro Barrantes Maldonado consignó en sus Ilustraciones de la Casa de Niebla que durante la minoría de edad de Alfonso XI, los miembros de la familia Guzmán no mantenían buenas relaciones con los habitantes de Sevilla, y que no los acogían en dicha ciudad, y también afirmó que debido a ello Pedro Ponce y su hermano, que aún eran niños, se refugiaron en su señorío de Marchena junto con su madre, Isabel Pérez de Guzmán, su abuela María Alfonso Coronel, y sus tíos Juan Alonso Pérez de Guzmán, señor de Sanlúcar de Barrameda, y Beatriz Ponce de León, y dicho cronista también consignó que en esos momentos el padre de Pedro Ponce ya había fallecido, y que la abuela de éste demostraba un cariño especial a su nieto Fernando Pérez Ponce de León, futuro maestre de la Orden de Alcántara y hermano menor de Pedro Ponce, pues ?le tenía más por amor que a todos los de su linage?. También hay constancia de que en 1323 la totalidad del municipio de Bornos, que pertenecía a su padre, ya se encontraba en manos de Pedro Ponce.
A principios de 1325 el almirante Alonso Jofre Tenorio, que tenía el control de los Reales Alcázares de Sevilla, traicionó al infante Felipe de Castilla, que era uno de los tutores del rey, y tras haber tomado el control de la ciudad de Sevilla, expulsó de ella a varios de los nobles que eran partidarios de dicho infante, entre los que figuraban Pedro Ponce de León y su abuela, María Alfonso Coronel, según consta en el capítulo XXXIX de la Crónica de Alfonso XI, y en el capítulo XLVII de la Gran Crónica de Alfonso XI. El historiador Braulio Vázquez Campos señaló que la primera vez que Pedro Ponce confirmó en los documentos reales fue en diciembre de 1325, poco después de que Alfonso XI alcanzara la mayoría de edad, que fue confirmada en las Cortes de Valladolid de 1325, y en ese documento también aparecía entre los confirmantes su primo carnal Fernando Ponce, hijo de su tío Pedro Ponce de León.
Y a la muerte de su padre Pedro Ponce de León heredó sus posesiones y se convirtió en el nuevo señor de Marchena, cuya posesión le fue confirmada por el rey Alfonso XI el día 6 de abril de 1331 a causa de la muerte de su padre, lo que podría reforzar la hipótesis, como señalan diversos historiadores, de que su padre falleció en ese año.
En 1332 Alfonso XI convocó en la ciudad de Burgos a todos los ricoshombres, infanzones e hijosdalgo de sus reinos para que asistieran a su coronación y fueran armados caballeros de la Orden de la Banda, creada por el propio monarca en ese mismo año en Vitoria a fin de estimular el espíritu caballeresco entre sus vasallos, y cuando en el verano de 1332 el rey llegó a Burgos procedente de Santiago de Compostela, a donde había peregrinado para ser armado caballero por el propio Apóstol Santiago, pudo comprobar que todos aquellos a los que había convocado estaban ya en dicha ciudad, a excepción de los dos mayores magnates del reino, Don Juan Manuel, nieto de Fernando III, y Juan Núñez III de Lara, señor de Lara y de Vizcaya y bisnieto de Alfonso X. Y en la Crónica y en la Gran Crónica de Alfonso XI consta que un día después de haber sido coronado, el rey convocó en su palacio a todos los que iban a ser armados caballeros por él, incluyendo a Pedro Ponce, a su primo carnal Rodrigo Pérez Ponce de León, y a otros grandes personajes del reino como Pedro Fernández de Castro, Juan Alfonso de Alburquerque y Juan Alfonso de Haro, señor de los Cameros, a los que previamente había entregado 'paños de oro e de seda' y 'espadas guarnidas', y esa misma noche fueron en procesión hasta el monasterio de las Huelgas de Burgos, donde había sido coronado Alfonso XI, y pasaron la noche en oración velando sus armas, cada uno en su altar, y a la mañana siguiente fueron armados caballeros por el rey y después almorzaron con él en su palacio de las Huelgas.
Y al día siguiente, los que habían sido armados caballeros por el rey, incluyendo a Pedro Ponce, armaron a su vez a otros caballeros, y Pedro Ponce armó a cinco, entre los que figuraban, según consta en las dos crónicas reales de Alfonso XI, Ruy López de Ribera, que moriría durante el asedio de Algeciras de 1344, y también a Ruy Fernández de Onis, a Gonzalo Rodríguez, hijo de Fernán Rodríguez de Baena, a Álvar García, sobrino de Juan Martínez Armijo, y a Ruy González de Castro, a los que entregó 'paños e armas e todas las otras cosas que ovieron menester', y la historiadora Isabel García Díaz señaló que lo novedoso de esta investidura masiva de más de 100 caballeros radicó en que, aparte de la ?fastuosidad? con la que se realizó, volvió a adoptarse la costumbre de armar caballeros, que no se practicaba desde la época de Sancho IV de Castilla, abuelo de Alfonso XI.
En febrero de 1333 el rey meriní Abu al-Hasan ben Uthman comenzó a asediar Gibraltar, y Alfonso XI ordenó al almirante mayor de la mar, Alonso Jofre Tenorio, al maestre de la Orden de Santiago, Vasco Rodríguez de Coronado, que era además adelantado mayor de la frontera de Andalucía, a los maestres de las órdenes de Calatrava y Alcántara, a las milicias concejiles de Córdoba y Sevilla, a Pedro Ponce de León, a Enrique Enríquez el Mozo, a Gonzalo de Aguilar, y a Juan Alonso Pérez de Guzmán que acudieran con sus tropas y obligaran a los musulmanes a levantar el asedio, y todos ellos se reunieron con el rey en Sevilla, aunque no pudieron impedir que Gibraltar capitulara en junio de 1333, tres días antes de que el propio Alfonso XI llegara al frente de sus ejércitos para socorrerla.
No obstante, Alfonso XI intentó tomar Gibraltar y derrotó a un contingente musulmán en la Sierra Carbonera, aunque al salir en su persecución estuvieron a punto de ser derrotados por ellos en el río Palmones, y la situación llegó a ser tan apurada que Alfonso XI ordenó a las milicias concejiles de Sevilla, a Pedro Ponce de León, a Juan Alonso Pérez de Guzmán, a Álvar Pérez de Guzmán y a Enrique Enríquez el Mozo, que se encontraban en la vanguardia, que regresaran junto a él para apoyarle y sin detenerse a nada.
En 1335 Pedro Ponce de León contrajo matrimonio con Beatriz de Lauria, hija del barón Jaime II de Jérica y de Beatriz de Lauria, y el historiador Francisco de Moxó y Montoliu destacó que en la concertación del matrimonio intervinieron decisivamente los reyes Alfonso IV de Aragón y Alfonso XI de Castilla, y la amante de éste último, Leonor de Guzmán, que era prima de Pedro Ponce por partida doble y que de ese modo afianzaría sus relaciones con Aragón. Y el medievalista Juan Luis Carriazo Rubio subrayó que el proyecto matrimonial entre Pedro Ponce y Beatriz de Lauria comenzó a fraguarse a principios de 1334, cuando la madre de Beatriz comunicó al rey de Aragón que deseaba casar a su hija con el señor de Marchena, y que el primero en proponerlo habría sido éste último. Además, en el proyecto también intervino el hermano de la novia, Jaime de Jérica, que en 1333 acompañó a Alfonso XI durante la defensa de Gibraltar y que probablemente conoció entonces a Pedro Ponce, y dicho historiador también señaló que:

'Al señor de Marchena le interesaba enormemente un matrimonio semejante, que le permitiría despuntar entre el resto de linajes de la región y adquirir mayor protagonismo en la corte de Alfonso XI. Por su parte, don Jaime de Jérica podría por fin librarse de su hermana, enviarla lejos, y debilitar el pequeño bando domestico que formaba junto con su madre y su otra hermana, María'.

En junio de 1334, mientras se preparaba el matrimonio de Pedro Ponce, murió la madre de su prometida, Beatriz de Lauria, y el hijo primogénito de ésta, Jaime de Jérica, prosiguió las negociaciones, y a finales de enero de 1335 Alfonso IV comunicó a Pedro Ponce que el matrimonio había sido 'firmado' en Valencia contando con la presencia de la novia, de sus hermanos y de los caballeros enviados por el señor de Marchena, disponiendo además el rey que el matrimonio debería celebrarse antes de la Pascua de Resurrección de ese mismo año, ya que el monarca aragonés tenía intención de permanecer en Valencia hasta entonces. Y mediante dicho matrimonio Pedro Ponce consiguió casarse con una descendiente de los monarcas catalano-aragoneses, ya que Beatriz de Lauria era bisnieta del rey Jaime I de Aragón, y desde entonces sus descendientes incluyeron en su escudo de armas, como señala el historiador Juan Luis Carriazo Rubio, 'las barras de Aragón y la orla de escudetes de la casa de Vidaurre'.
En 1336, durante la guerra entre Alfonso XI y Alfonso IV de Portugal, las tropas castellanas a las órdenes de Enrique Enríquez el Mozo, Pedro Ponce de León y Juan Alonso Pérez de Guzmán derrotaron a los portugueses en la batalla de Villanueva de Barcarrota, y con su victoria, obligaron al rey de Portugal a levantar el asedio de Badajoz. Y el día 23 de noviembre de 1337, hallándose el rey en la ciudad de Sevilla, donó a Pedro Ponce de León la aldea extremeña de Oliva de la Frontera, llamada entonces Granja de la Oliva.
En la primavera de 1339 las tropas de infantería y caballería de Alonso Meléndez de Guzmán, maestre de la Orden de Santiago, Pedro Ponce de León, Juan Alfonso de la Cerda y Juan Alonso Pérez de Guzmán talaron por orden de Alfonso XI 'los panes e las viñas e las huertas' de Archidona y de sus alrededores, según consta en el capítulo CCLV de la Gran Crónica de Alfonso XI, y al mismo tiempo el rey y sus ejércitos devastaron y talaron las tierras de Ronda yAntequera, a fin de que los musulmanes no pudieran aprovisionarse en ellas. Y poco después Pedro Ponce fue informado por su hermano, Fernando Pérez Ponce, de que las tropas musulmanas habían salido de Algeciras y se dirigían a devastar la frontera con Castilla.
Poco después las tropas de Gonzalo Martínez, maestre de la Orden de Alcántara, y las de Pedro Ponce, Juan Alonso Pérez de Guzmán y Álvar Pérez de Guzmán, que se encontraban al mando de las milicias concejiles de Sevilla, derrotaron completamente en un valle cercano a Arcos de la Frontera, y tras haberlos perseguido desde Utrera, a un contingente musulmán que se había apoderado de numeroso ganado castellano en una batalla 'muy fiera e muy brava de las lanzas e d´espadas', y tras haber matado a numerosos enemigos y haber capturado a otros muchos Pedro Ponce y los suyos los persiguieron durante una legua, según refiere la Gran Crónica de Alfonso XI, donde también consta que el hermano de Pedro Ponce, que llegaría a ser maestre de Alcántara, salió al mismo tiempo de Arcos de la Frontera con sus tropas y se enfrentó a los 300 caballeros musulmanes que protegían el convoy de ganado, y tras haber matado a la mayoría de ellos regresó aquella misma noche al castillo de Arcos.
En 1340 los benimerines invadieron el reino de Castilla y, tras haber derrotado en una batalla naval a la escuadra del almirante Alonso Jofre Tenorio el día 8 de abril, en la que perdió la vida el almirante, desembarcaron en la Península ibérica más de 70.000 jinetes y 400.000 hombres de a pie, según consta en la Gran Crónica de Alfonso XI, y poco después comenzaron a asediar la ciudad de Tarifa. Y en agosto de 1340 Alfonso XI convocó en Sevilla a los ricoshombres, entre los que se incluían Pedro Ponce y su primo Rodrigo Pérez Ponce, y a los caballeros, prelados y maestres de las órdenes militares para que le aconsejasen sobre el mejor modo de proceder con respecto a la guerra contra los musulmanes, mostrándose unos partidarios de acudir en ayuda de la plaza sitiada de Tarifa, que era el deseo del rey, y otros de entregarla a los benimerines cuando los cristianos que la defendían hubieran sido evacuados, aunque finalmente se impuso la voluntad real y se acordó que Tarifa sería socorrida, pero debido a la abrumadora superioridad numérica de los musulmanes también acordaron solicitar la ayuda de los reyes Alfonso IV de Portugal y Pedro IV de Aragón.
Pedro Ponce de León y sus mesnadas iban a combatir en las vanguardia castellana durante la batalla del Salado, librada en octubre de 1340, al igual que las tropas de Don Juan Manuel y de Juan Núñez III de Lara, que ya llevaban varios años reconciliados con el rey, pero la noche anterior a la batalla el rey ordenó a Pedro Ponce y a Enrique Enríquez el Mozo, caudillo mayor del obispado de Jaén, que penetraran en la asediada ciudad de Tarifa para que de ese modo pudieran atacar a los benimerines por la espalda en la batalla que se libraría al día siguiente, y la Gran Crónica de Alfonso XI señala que ambos caballeros, cumpliendo las órdenes reales, entraron aquella noche en Tarifa junto con mil hombres de a caballo y cuatro mil de a pie. Y al día siguiente las tropas a sus órdenes atacaron el real de los benimerines, defendido según refiere la Crónica de Alfonso XI por tres mil hombres de a caballo y ocho mil peones, a los que obligaron a huir hacia el mar y hacia Algeciras, contribuyendo de ese modo decisivamente en la enorme derrota infligida a los benimerines y a sus aliados del reino de Granada en la batalla del Salado, en la que los reyes Alfonso XI y Alfonso IV de Portugal consiguieron un enorme botín y numerosos cautivos.
Durante la primavera y el verano de 1341 Alfonso XI conquistó a los musulmanes Alcalá la Real, Benamejí, Carcabuey y otras plazas fronterizas del reino de Granada, pero los gastos de la guerra y su proyecto de conquistar Algeciras en el próximo año obligaron al rey a establecer el impuesto de la alcabala, y mientras el monarca resolvía estos asuntos ordenó a Pedro Ponce de León, a Juan Alonso Pérez de Guzmán, a Álvar Pérez de Guzmán y al prior de la Orden de San Juan que permanecieran en el arzobispado de Sevilla y vigilaran la frontera con los musulmanes granadinos, según consta en la Crónica de Alfonso XI, lo que llevó al historiador Braulio Vázquez Campos a señalar en 2006 que la defensa de la frontera 'recaía en los de siempre, en los concejos y en los señores andaluces, con el importante concurso de las órdenes militares'.
Y en la primavera de 1342 Alfonso XI llegó a Sevilla y habló con los miembros del concejo de la ciudad, con Pedro Ponce de León, con Juan Alonso Pérez de Guzmán y con el maestre de la Orden de Santiago, y acordaron que todos ellos se dirigirían a Jerez de la Frontera para combatir desde tierra a la flota benimerín, que se encontraba bloqueada por el almirante genovés Egidio Boccanegra en la desembocadura del río Guadalmesí, y para planear la conquista de Algeciras, aunque a los pocos días Alfonso XI fue informado de que el almirante genovés ya había derrotado a la escuadra musulmana.
El día 25 de julio de 1342 Alfonso XI y sus tropas, entre las que iba Pedro Ponce, salieron de Jerez de la Frontera y se dirigieron a Algeciras con el propósito de comenzar a sitiarla, y a los pocos días de haber comenzado el asedio los algecireños hicieron una salida contra las tropas castellanas y, saliendo de la Villa Vieja de Algeciras con trescientos hombres de a caballo y mil de a pie, atacaron al amanecer la parte del campamento cristiano donde se hallaban Alonso Meléndez de Guzmán, maestre de la Orden de Santiago, Pedro Ponce de León, Juan Alonso Pérez de Guzmán, y las milicias concejiles de Sevilla, y a pesar de que los cristianos consiguieron hacer retroceder a los musulmanes, un conde alemán que participaba en la campaña resultó muerto y los musulmanes se apoderaron de su cadáver y lo quemaron en el interior de Algeciras, y debido a ello Alfonso XI aconsejó a los caballeros alemanes que acompañaban al difunto conde que no combatieran por su cuenta a los musulmanes, ya que ellos 'non eran sabidores de la guerra de los Moros'.
El día 20 de noviembre de 1342 Alfonso XI donó a Pedro Ponce de León el señorío de Mairena del Alcor, segregando dicho municipio de la jurisdicción de Carmona, como recompensa por los servicios prestados durante el asedio de Algeciras. Y en la Crónica de Alfonso XI consta que a principios de 1343, el rey planeó una serie de ?celadas? y emboscadas para debilitar a los defensores de la Villa Nueva de Algeciras, y en una de ellas participaron Pedro Ponce de León, Enrique Enríquez el Mozo, y las tropas del obispado de Jaén y de Jerez de la Frontera, que se colocaron, por orden del rey, ?tras el otero dó solian posar los del real del Infante?, a fin de esperar allí a los musulmanes que Alfonso Fernández de Córdoba, alcaide de los Donceles del rey, atraería hacia ellos valiéndose de una falsa retirada. Y cuando los musulmanes que perseguían al alcaide de los Donceles y a sus hombres, según estaba previsto, llegaron hasta donde se encontraban Pedro Ponce y los suyos, éstos salieron de su escondite y comenzaron a perseguir a aquellos, obligándoles a retirarse, y aunque los persiguieron hasta el «oteruelo» situado junto a la puerta de la Villa Nueva de Algeciras, los cristianos no pudieron acercarse más a causa de las flechas que les disparaban desde la ciudad, aunque los castellanos no se retiraron y a pesar del peligro que corrían y de los refuerzos que recibieron los musulmanes, fueron pronto auxiliados por las tropas que componían las otras 'celadas' preparadas por el rey, y a pesar de las bajas sufridas Pedro Ponce y los suyos éstos los expulsaron del 'oteruelo' y les obligaron a refugiarse en Algeciras, y la Crónica de Alfonso XI señala que desde entonces 'fueron los Moros escarmentados desta pelea en tal manera, que non salieron luego en pos (de) los Christianos, asi como solian las otras veces'.
En febrero de 1343 unos emisarios del rey Yusuf I de Granada acudieron a Algeciras para intentar llegar a un acuerdo de paz con Alfonso XI, y éste convocó entonces a los grandes personajes del reino que le acompañaban en el asedio, entre los que figuraban Pedro Ponce y su primo, Rodrigo Pérez Ponce de León, así como Don Juan Manuel, Juan Núñez III de Lara y Pedro Fernández de Castro, aunque al final no se alcanzó ninguna tregua o acuerdo de paz, ya que el rey de Granada se negó a romper sus relaciones con el rey de Marruecos y a convertirse en vasallo del monarca castellano, que eran parte de las condiciones exigidas por Alfonso XI. Y varios meses después, en julio de 1343, Pedro Ponce, Juan Alonso Pérez de Guzmán y Álvar Pérez de Guzmán esperaron en Jerez de la Frontera al rey Felipe III de Navarra, que se dirigía al asedio de Algeciras, y le escoltaron hasta allí con sus tropas, ya que Alfonso XI había informado al monarca navarro de que podía ser atacado por los musulmanes durante el trayecto, y la Crónica de Alfonso XI señala que Felipe III fue muy bien recibido y agasajado por Pedro Ponce y sus compañeros:

'Et salieron estos de la villa de Xerez á acoger el Rey de Navarra. Et plogole mucho con ellos, et cada unos destos omes bonos, en quanto vinieron con él, ficileronle mucho servicio et mucha honra en convites et en todas las otras cosas que entendían que le facian placer. Et fueron con él fasta que llegó al real, et el Rey de Castiella saliólo á acoger, et todos los que eran y con él: et fuele fecha tanta honra que él se tovo por bien pagado'.

Algunos nobles extranjeros, como el conde Gastón II de Foix, abandonaron el asedio de Algeciras en 1343 debido a que Alfonso XI no les había pagado sus soldadas, y ello provocó que la moral de los sitiados se restableciera, al ver que la presión ejercida sobre ellos disminuía, y en vista de ello Alfonso XI recrudeció los ataques contra los algecireños y organizó algunas emboscadas contra ellos. Y a principios de septiembre de 1343 Alfonso XI planeó dos ?celadas? simultáneas contra los musulmanes, y en la que preparó más allá del río Palmones participaron Juan Núñez III de Lara, Pedro Ponce, Juan Alfonso Pérez de Guzmán, los vasallos de Fadrique Alfonso de Castilla, hijo ilegítimo de Alfonso XI y de Leonor de Guzmán, y las milicias concejiles de Sevilla y Jerez de la Frontera, y aunque todos ellos llegaron a medianoche al lugar indicado por el rey, no consiguieron su objetivo, ya que un musulmán informó a los algecireños de las intenciones de los cristianos y aquellos permanecieron en su ciudad, por lo que al día siguiente, pasado ya el mediodía, Pedro Ponce y los suyos regresaron al campamento cristiano por orden del rey.
Poco después Alfonso XI planeó una nueva ?celada? contra los musulmanes cerca del río Guadarranque en la que tomaron parte Pedro Ponce de León y las milicias concejiles de Sevilla, a los que el monarca castellano ordenó que fueran a combatir contra los 500 ó 600 caballeros musulmanes que cada noche vigilaban los vados de ese río, y que resistieran allí hasta que vieran venir a los refuerzos musulmanes desde su campamento. Y Pedro Ponce y los suyos lo hicieron así y cuando llegaron hasta ellos las fuerzas enemigas comenzaron a retirarse por el camino que conducía al río Palmones, donde estaban apostados desde la noche anterior los reyes Alfonso XI y Felipe III de Navarra junto con cerca de 4.000 caballeros, según refiere la Crónica de Alfonso XI, aunque la emboscada fracasó por causa de los caballeros franceses que acompañaban al monarca navarro, ya que ?salieron de la celada? antes de tiempo y pusieron sobre aviso a los musulmanes, que al comprender que se trataba de una emboscada se retiraron y regresaron a su campamento.
A principios de octubre de 1343 la flota castellano-aragonesa que bloqueaba Algeciras quedó dispersada, y el rey de Marruecos pudo entonces desembarcar en la ciudad a sus tropas y abastecerla, lo que obligó a Alfonso XI a reunir a sus principales ricoshombres y caballeros para disponer el plan de la batalla que pronto librarían contra las tropas marroquíes y granadinas. Y el rey dispuso que en la vanguardia o ?delantera? del ejército irían los vasallos de su hijo Fadrique Alfonso de Castilla, maestre de la Orden de Santiago, Juan Núñez III de Lara, Juan Alonso Pérez de Guzmán, Pedro Ponce de León y las milicias concejiles de Sevilla, Jerez de la Frontera, Écija y Carmona. Y finalmente, Algeciras capituló el día 26 de marzo de 1344, tras casi tres años de asedio.
El día 29 de marzo de 1346, encontrándose en Alcalá de Guadaíra, Alfonso XI escribió nuevamente una carta al rey Pedro IV de Aragón, que hasta entonces había eludido responder sobre el asunto, para comunicarle que Beatriz de Lauria, esposa de Pedro Ponce de León, se había quejado ante él de que sus hermanos Pedro de Jérica y Alfonso Roger de Lauria y los demás albaceas de su madre se negaban a entregarle a ella una gran cantidad de dinero que su madre le había legado en su testamento. Y por ello Alfonso XI escribió de nuevo al rey de Aragón para que hiciese que la deuda fuera abonada.
En 1347, cinco años de su muerte, Pedro Ponce de León obtuvo el patronato de la capilla mayor del desaparecido monasterio de San Agustín de Sevilla, que antes había pertenecido a Juan Arias de Carranza y a su familia, aunque los miembros de ésta y sus descendientes, que habían hecho grandes donaciones al cenobio, continuarían teniendo derecho a ser enterrados en la capilla mayor del templo y a que sus escudos de armas no fueran suprimidos, y Pedro Ponce de León y sus herederos dispondrían a su vez de la parte de la capilla mayor 'más inmediata al altar'. Y el historiador Diego Ortiz de Zúñiga consignó en el tomo II de sus Anales Eclesiásticos y Seculares De La Muy Noble Y Muy Leal Ciudad De Sevilla que ?este fue el principio de tener la esclarecida familia de los Ponces por mausoleo suyo esta capilla mayor? y también señaló que Pedro Ponce de León comenzó a enriquecer el monasterio ?con largas limosnas y donaciones?.
Desde que Pedro Ponce adquirió el patronato de la capilla mayor del monasterio de San Agustín varios miembros de su familia fueron enterrados allí, incluyéndolo a él, y se convirtieron en 'pseudopatronos' de la Orden de San Agustín en Andalucía, y el historiador José María Miura Andrades señaló la posibilidad de que el refectorio de dicho monasterio, que aún se conserva a pesar de la desaparición del antiguo complejo conventual, fuera edificado por voluntad de Pedro Ponce de León y de su esposa, Beatriz de Lauria, que recibiría sepultura en el desaparecido monasterio de Santa María de las Dueñas de Sevilla, ya que sus escudos de armas aparecen colocados en las claves de las bóvedas de arista que cubren el refectorio.
El día 8 de agosto de 1349, hallándose Alfonso XI en la ciudad de Sevilla, confirmó a Pedro Ponce de León la posesión sobre la villa de Rota, por los numerosos servicios prestados a la Corona, y ese mismo año el señor de Marchena acompañó al rey en el asedio de Gibraltar, que comenzó en 1349 y se prolongó hasta el año 1350. Hallándose Pedro Ponce de León en dicho asedio, Alfonso XI le vendió la villa jienense de Bailén por ciento cincuenta mil maravedís, a fin de obtener recursos para continuar asediando Gibraltar, mediante documento otorgado el día 26 de diciembre de 1349, y el historiador Nicolás Agrait señaló que:

'Aunque estas transacciones rindieron elevadas cuantías, este método de recaudación de fondos podía ser muy perjudicial para el futuro político y económico de la hacienda real ya que beneficiaba principalmente a aquellos magnates capaces de aportar las grandes sumas de dinero necesarias'.

Pero a pesar de todas las donaciones que recibieron de los reyes y de los otros señoríos que los Ponce de León adquirieron en el siglo XIV, Marchena siempre fue el señorío ?favorito de la familia?, como señaló Carriazo Rubio, ya que la villa siguió ?identificándose íntimamente con el devenir de la casa, tanto en sus éxitos militares y políticos como en las actividades más sencillas y cotidianas?, y además, Pedro Ponce de León y su hijo y heredero Juan aparecen frecuentemente denominados en las crónicas de la época con el título de ?señor de Marchena?, por lo que no debe extrañar, como señala también el mismo historiador, que ?ni siquiera la recepción en el siglo XV de títulos nobiliarios como los de condes de Medellín y de Arcos o los de marqueses y duques de Cádiz, consiguieron desplazar de los documentos y la memoria de los Ponce el recuerdo de Marchena?, que según el historiador Manuel García Fernández fue fundamental en la defensa de la frontera con el reino de Granada en vida de Pedro Ponce de León y durante el reinado de Alfonso XI, como a la hora de defender Cabra en 1333, en el avituallamiento de las tropas castellanas que talaron las tierras de Ronda, Antequera y Archidona en 1339, y sobre todo para asegurar y proteger el suministro de cereales destinado a las fuerzas que asediaron Algeciras entre 1342 y 1343.
El día 26 de marzo de 1350, mientras asediaba Gibraltar, falleció el rey Alfonso XI a causa de la peste, siendo sucedido en el trono por su hijo, Pedro I de Castilla.
Por temor a las posibles represalias de Pedro I y de su madre, la reina María de Portugal, que aborrecían a Leonor de Guzmán y a sus parientes y allegados, Pedro Ponce y Enrique de Trastámara, hijo ilegítimo de Alfonso XI y de Leonor de Guzmán, se refugiaron en el castillo de Morón de la Frontera junto con Fernando Pérez Ponce, maestre de la Orden de Alcántara y hermano menor de Pedro Ponce, ya que no se atrevieron a acompañar hasta Sevilla el cuerpo del rey Alfonso XI, que debía ser sepultado en la catedral de dicha ciudad.
Pero a pesar de que se habían refugiado en Morón estaban intranquilos, y por ello Pedro Ponce, Enrique de Trastámara y Fernando Enríquez, hijo de Enrique Enríquez el Mozo, decidieron refugiarse en Algeciras, cuya alcaidía estaba en manos del primero, y otros caballeros también les acompañaron y se refugiaron allí con ellos, a pesar de la oposición de buena parte de los habitantes de la ciudad, y el maestre de Alcántara permaneció en Morón de la Frontera, según consta en la Crónica del rey Don Pedro, donde también se afirma que 'los que estaban en Sevilla con el Rey tenian que se comenzaba guerra, porque tantos é tan grandes Señores como estos se apartaran del Rey; ca tenian muchas é muy grandes fortalezas'.
Y poco después, según consta en la mencionada Crónica, Pedro I envió a Lope de Cañizares a Algeciras para conocer el estado en que se encontraba la ciudad y si habría medio de apoderarse de ella, y dicho individuo, tras haber estado en ella y haber hablado con los partidarios que el rey tenía allí, aconsejó a éste que enviara tropas por mar y tierra a fin de impedir que Pedro Ponce de León y sus partidarios expulsaran de la ciudad a sus partidarios o los asesinaran para apoderarse de la plaza, pues habían planeado hacerlo así. Y el rey y los miembros de su consejo decidieron enviar inmediatamente tropas para impedir que Pedro Ponce de León y sus partidarios llevaran a cabo sus planes, ya que también temían, como señaló el profesor Luis Vicente Díaz Martín, que la plaza de Algeciras, ?cuya conquista tanto había costado?, pudiera volver a caer en manos musulmanas, lo que desequilibraría la presencia castellana en el Estrecho de Gibraltar.
Pedro I envió poco después una flota de galeras al mando de Gutierre Fernández de Toledo para apoderarse de Algeciras. La flota salió de Sevilla y cuando una mañana llegaron a la vista de Algeciras, la mayoría de los habitantes de la ciudad, que apoyaban a Pedro I, comenzaron a gritar ?Castilla, Castilla, por el Rey Don Pedro?, y Pedro Ponce de León y sus aliados, viendo que no podían hacer frente a sus enemigos por su inferioridad numérica, huyeron a través de una puerta de las murallas que controlaban y se dirigieron a Morón de la Frontera, donde aún estaba refugiado el maestre de Alcántara, aunque poco después Enrique de Trastámara y Pedro Ponce se trasladaron a Marchena, mientras el rey se hallaba gravemente enfermo en Sevilla y se temía por su vida.
En la Crónica del rey Don Pedro consta que mientras Pedro Ponce y Enrique de Trastámara estaban en Marchena, concertaron el matrimonio de Fernando Alfonso de Castilla, hijo ilegítimo de Alfonso XI y hermano de Enrique de Trastámara, con María Ponce de León, hija de Pedro Ponce, aunque en dicha Crónica consta que no llegaron a casarse por la muerte de Fernando Alfonso, que falleció al poco tiempo, aunque otros autores señalan que él falleció antes de que el matrimonio llegara a consumarse. Sin embargo, en la Crónica antes mencionada también consta que Pedro Ponce y Enrique de Trastámara ya habían comenzado a enviar mensajeros a Pedro I para reconciliarse con él y ?venir á la su merced?, y a pesar de que Leonor de Guzmán se encontraba presa en Sevilla, y de que Pedro Ponce y los suyos ?estaban apartados é espantados del Rey?, poco después fueron a Sevilla, se reconciliaron con él y quedaron a su servicio, y al poco tiempo Pedro Ponce y su hermano, fueron nombrados fronteros de Morón de la Frontera. Y el día 17 de mayo de 1352, pocos meses antes de morir, Pedro Ponce otorgó testamento en su villa de Marchena, y en él legaba a su esposa, entre otros bienes, la mitad de Bollullos Par del Condado, y la heredad de Montañina, como compensación por su dote matrimonial.
Pedro Ponce de León falleció en 1352, según afirman la mayoría de los historiadores , y aunque se desconoce su fecha exacta de defunción, debió de ocurrir a finales de ese año, ya que el día 6 de noviembre de 1352 otorgó un codicilo testamentario en Marchena en el que designaba albacea a su esposa y a otras dos personas y legaba a aquella la mitad de sus salinas de Tarfia y la mitad de Bollullos en compensación por su dote y siempre que no volviera a contraer matrimonio, pues en caso contrario esos bienes serían para el hijo de ambos y heredero del señorío de Marchena, Juan Ponce de León. Además, Pedro Ponce encomendó a su esposa que cobrara ciertas deudas y le donó ?todo cuanto yo he que está de las puertas de mis casas adentro, por muchos servicios e buenos que me hizo?, y ordenó que se le devolvieran los 120.000 maravedís que había dado como dote a su hija María Ponce, ?casada en Aragón?.
Pedro Ponce fue sepultado en el monasterio de San Agustín de Sevilla, actualmente desaparecido, y sus restos mortales fueron depositados en un sepulcro ubicado en la capilla mayor de la iglesia, 'alto y de mármol' y adornado con los escudos de los Ponce de León, con las 'barras de Aragón' y con los blasones de la casa de Vidaurre, según consta en una descripción del mismo realizada por Pedro de Salazar y Mendoza en su Crónica de la excelentíssima Casa de los Ponçes de León, donde se afirmaba que estaba decorado con 'muchos escudos con las barras de Cataluña, que usa la Casa de Aragón, la orla de ocho escudetes de oro con vanda açul atravesada por lo ancho, insignia de los ricos homes de Vidaurre, que fueron en Navarra y en Aragón muy estimados'. Y en dicho sepulcro aparecía el siguiente epitafio:
'AQUÍ YAZE DON PEDRO DE LEON, SEÑOR DE MARCHENA, EL VIEJO, HIJO DE DON FERNAN PEREZ PONCE DE LEON Y DE DOÑA IFABEL DE GUZMAN, HIJA DE DON ALONFO PEREZ DE GUZMAN, Y DE DOÑA MARIA ALONFO CORONEL, QUE DIOS PERDONE.'
El historiador Juan Luis Carriazo Rubio señaló que el sepulcro pudo labrarse después de la muerte de Pedro Ponce, y que su apodo de 'el Viejo' pudo deberse a que vivió muchos años y alcanzó 'una inusitada longevidad', o bien a la intención de diferenciarlo de su hijo Pedro Ponce de León, que también fue señor de Marchena.
 
Ponce de León Pérez de Guzmán, II Señor de Marchena Pedro (I115628)
 
44415 Se desconoce su fecha de nacimiento. Su padre, Pedro Ponce de León el Viejo, fue señor de Marchena, Bailén, Rota, Mairena del Alcor, Bornos y Oliva de la Frontera y caballero de la Orden de la Banda, y a su muerte, ocurrida en 1352, su hermano Juan Ponce de León heredó el señorío de Marchena y el resto de las posesiones paternas, aunque el periodo en que ocupó la jefatura de su familia coincidió con la Primera Guerra Civil Castellana, en la que se enfrentaron Pedro I de Castilla y su hermanastro, Enrique de Trastámara, que llegaría a reinar como Enrique II de Castilla.
En abril de 1362 su hermano Juan Ponce intentó vender su señorío de Bornos, aunque éste sería heredado posteriormente por Pedro Ponce de León y permanecería en manos de su familia hasta que la viuda de Pedro, Sancha de Haro, lo vendió en 1387. Y en 1367 el conde Enrique de Trastámara, que se hallaba en guerra con su hermanastro, Pedro I de Castilla, envió a Sevilla a Gonzalo Mejía, maestre de la Orden de Santiago, con poderes para negociar en su nombre con sus partidarios en la ciudad, aunque a los pocos meses el maestre se vio obligado a abandonarla, acompañado por Pedro Ponce de León, Juan Alonso Pérez de Guzmán, señor de Sanlucar de Barrameda, y Alonso Pérez de Guzmán, señor de Gibraleón y alguacil mayor de Sevilla, aunque Juan Ponce de León, el hermano mayor de Pedro, permaneció en Sevilla junto con el almirante mayor de la mar Egidio Boccanegra.
Tras su victoria en la batalla de Nájera, el rey Pedro I de Castilla confiscó los bienes de muchos de los partidarios de su hermanastro Enrique y ejecutó a algunos de ellos en Toledo, Córdoba y Sevilla. Y en ésta última ciudad fueron apresados el hermano mayor de Pedro Ponce, Juan Ponce de León, y el almirante Egidio Boccanegra y ambos fueron ejecutados públicamente en la plaza de San Francisco de Sevilla en 1367.10 Y aunque Pedro Ponce de León asumió la jefatura de su familia tras la ejecución de su hermano, todos los señoríos de la misma, incluyendo el de Marchena, fueron confiscados por el rey. Y en 1368, un año después de la ejecución de Juan Ponce de León, Marchena y sus tierras fueron saqueadas por el rey Muhammed V de Granada, aliado del rey Pedro I de Castilla, que también derribó los muros de la villa.
Cuando salió de Sevilla, Pedro Ponce de León se refugió en Llerena junto con otros nobles que se oponían a Pedro I de Castilla, como el maestre de la Orden de Santiago, Gonzalo Mejía, y poco después ambos acudieron a socorrer la ciudad de Córdoba, que se hallaba muy revuelta desde que el rey había ordenado ejecutar en ella a varios nobles destacados, como Pedro Ponce de Cabrera, señor de la Casa de Cabrera de Córdoba, y Fernando Alfonso de Ghete, que fueron ajusticiados en 1358 por orden de dicho monarca.
El historiador Francisco Ruano señaló que Pedro Ponce de León acompañó al rey Enrique II en el asedio de Carmona, donde se había atrincherado tras el asesinato de Pedro I el maestre de la Orden de Calatrava, Martín López de Córdoba, que era partidario del difunto monarca y se había apoderado de los alcázares de Carmona, protegiendo así a los hijos del monarca fallecido que se encontraban allí y custodiando el tesoro real. Sin embargo, Enrique II y sus tropas conquistaron Carmona en 1371 y el maestre Martín López de Córdoba fue ejecutado en Sevilla poco después por orden del rey.
Francisco Ruano también afirmó que Pedro Ponce de León acompañó al monarca castellano en otras empresas militares, aunque no especificó en cuales, pero sí hay constancia de que otorgó testamento en Sevilla el día 7 de diciembre de 1374, y de que, entre otras disposiciones, mandó vestir a veinte pobres, y dispuso que a cada uno de ellos se les daría una camisa de estopa, zapatos nuevos y un sayo de sayal.
La mayoría de los historiadores modernos, como Juan Luis Carriazo Rubio o Rafael Sánchez Saus afirman que Pedro Ponce de León falleció a finales de 1374 ó principios de 1375, aunque éste último afirmó en 1989 que murió en 1387, lo que coincide con lo manifestado por otros historiadores antiguos, que ya demostraron que había fallecido antes del día 22 de febrero de 1387, pues en ese día su viuda, Sancha de Haro, vendió la villa de Bornos por 2.000 doblas a Martín Fernández Cerón y a Alonso Fernández del Marmolejo, que eran en esos momentos los veinticuatros de la ciudad de Sevilla.
Fue sepultado, al igual que su padre, en el desaparecido monasterio de San Agustín de Sevilla, siendo sus restos mortales depositados en un sepulcro ubicado en la capilla mayor de la iglesia del monasterio. Y en el sepulcro estaba colocado el siguiente epitafio, que Diego Ortiz de Zúñiga consignó en sus Anales eclesiásticos y seculares de la ciudad de Sevilla:

AQUI YACE DON PEDRO PONCE DE LEON, HIJO DE DON PEDRO PONCE DE LEON EL VIEJO, Y DE DOÑA BEATRIZ DE EXERICA, HIJA DE DON IAYME DE ARAGON, NIETO LEGITIMO DEL REY DE ARAGON, QVE DIOS PERDONE.

En 1810, durante la Guerra de la Independencia Española, el monasterio de San Agustín fue saqueado y ocupado por las tropas francesas, y las tumbas de Pedro Ponce de León y de sus familiares fueron profanadas y destruidas. Y después de ser desamortizado el monasterio en el siglo XIX, los restos mortales de los miembros de la familia Ponce de León que se encontraban sepultados allí fueron trasladados a la iglesia de la Anunciación de Sevilla, donde permanecen en la actualidad, depositados en el interior del Panteón de Sevillanos Ilustres, ubicado en la cripta de dicho templo. 
Ponce de León Aragón, IV Señor de Marchena Pedro (I37363)
 
44416 Se desconoce su fecha exacta de muerte, pero se presume que fue ese día, cuando fue trasladada desde un Centro Clandestino de Detención.
Había sido secuestrada el 21 de diciembre del año anterior. 
Lugones Aguirre, Susana (I617772)
 
44417 Se desempeno como "aya", educadora de niños, viajaba frequentemente por Europa. Vivio temporalmente en Mar del Plata entre 1920-1923. Jubilada vivio en San Isidro.  Andersch Pingel, Laura Augusta Isabel (I655935)
 
44418 Se desempeñó como administrador general de impuestos internos interino, y desde 1913 quedó como sub administrador, puesto en el que se jubiló con más de 25 años de servicios. Urien Leanes, César (I14444)
 
44419 Se desempeñó como administrador general de los bienes del General Justo José de Urquiza, su concuñado. Administró el saladero "Santa Cándida" y fue Gerente del Banco Entrerriano.
Era hijo de Esteban Ballestrin y de Benedicta Salvarezza. 
Balestrín Salvarezza, José (I600954)
 
44420 Se desempeñó como comisario Figueroa Alcorta, José Ignacio Rafael (I605856)
 
44421 Se desempeñó como diputado en la Legislatura provincial. González Marcó, José Benito Hilario (I619408)
 
44422 Se desempeñó como Empleado Nacional de Policía Rosende Torres, Emilio Gregorio (I670645)
 
44423 Se desempeñó como escribiente en la Secretaría del Gobernador Juan Manuel de Rosas.
Era hijo de Francisco Plot y de Romana Isasa. 
Plot Isasa, Florencio (I23858)
 
44424 Se desempeñó como funcionario del Banco Nacional Ultramarino de Lisboa. Murió soltero y sin descendencia. Pacini Quintero, Carlos (I618818)
 
44425 Se desempeñó como médica en Londres durante la Primera Guerra Mundial y luego revistó en la Marina Mercante argentina, fue asimismo Ministra de Salud del Territorio Nacional de Formosa.  Bialet Laprida, María Zulema (I87059)
 
44426 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Taiana Puebla, Jorge Enrique (I615689)
 
44427 Se desempeñó como secretario de su tío Roque Sáenz Peña, cuando éste fue presidente (1910-1914) Villar Sáenz Peña, Alfredo (I610041)
 
44428 Se desempeño en Leketio como Mayordomo de la Cofra 1798, Sindico Procurador General en 1799, Contador del Regimiento en 1802. Aguirre Solarte Arquiaga, Ignacio de (I90230)
 
44429 Se desempeñó muchos años como Director del Banco Galicia y del Banco de Bs.As. Meyer Pellegrini Amespil, Emilio Martín (I26208)
 
44430 Se dice (no está aún demostrado el parentesco real) que fue hermano del Papa Clemente IX (Cardenal Giulio Rospigliosi), en cuyo recuerdo, sus descendientes, antepusieron el nombre Julio (Giulio en italiano), al apellido Rospigliosi, usándolo así durante muchas generaciones en América del Sur. Al casar con Bárbara de Candia y Spínola, descendiente también de Conquistadores y de la Casa noble y antigua de los Spínolas de Génova; algunos de sus descendientes usaron el apellido Spínola anteponiéndolo al de Julio-Rospigliosi, quizas por el cumplimiento de ciertas normas de antiguos Mayorazgos o Señoríos que imponían la obligación del uso de apellidos y armas para los primogénitos o de los linajes por líneas de mujer. Otra versión indica, que el nombre Julio proviene del entronque con el antiguo linaje romano de la gens Giulia, y esa es la razón por la que los descendientes de esta familia Rospigliosi, antepongan este apellido (castellanizado en Julio) al de Rospigliosi. En todo caso sería interesante rastrear quién y en qué época se empezó esta costumbre y uso del apellido compuesto Julio-Rospigliosi, y si hay algún grado de credibilidad a cualquiera de las dos versiones por ahora planteadas. Algún genealogista indica además para este personaje, que parece ser el primero en trasladarse a estas tierras peruanas, el apellido materno de Savelli, de noble y antigua estirpe romana; lamentablemente no indica el posible nombre de la que sería la madre apellidada Savelli. Algún descendiente indica que los nombres y apellidos correctos de este personaje son: "Pietro Andrea Rospigliosi Rospigliosi", sin expresar las fuentes para este dato; agregando además que los padres fueron: Girolamo Rospigliosi Sozzifanti, con María Caterina Rospigliosi Panciatichi. Datos equivocados cronológicamente.

Otros genealogistas que han investigado pacientemente sobre este limaje "Julio-Rospigliosi" en el Perú, tratando de encontrar la verdad sobre el vínculo o filiación con los Rospigliosi de Pistoia, llegan a la conclución dramática pero bastante creible, que todo esto se trata de una invención antigua con miras a gozar de mejor posición y prestigio social; veamos la explicación argumentada y documentada: ''"Teniendo como escenario la isla de Córcega nacía Pedro "Julio" en 1590 [Pietro Giulio], sus padres fueron "Julio de Minardio" y "Petrona de Lancharte", nombres que anoto entre comillas porque es así como aparecen en la Carta de Dote que otorga Francisca Spinola Cerrano a Pedro Julio ante la inminente boda de éste con su hija Bárbara; la Carta Dotal fue fechada el 12 de Junio de 1621 en la ciudad de Potosí y dada a la luz luego de un paciente trabajo de búsqueda por parte del genealogista peruano Jaime Velando Prieto. Sus primeros años como pareja transcurren en la actual Bolivia, naciendo su primogénito Teodoro, en la ciudad de La Plata, conocida en nuestros días como Sucre. Pasan posteriormente a Lima donde fijarán su residencia definitivamente y donde la familia "Julio" creció; gracias a sendos documentos se tiene información de dos hermanos, Teodoro y José [Parece que existió un tercer hermano llamado igual que el padre Pedro ó Pietro, del que se dice falleció en Cangallo]. Los hijos de Pedro y Bárbara, contaban ya más de 40 años, cuando en 1666 es elegido Papa en Roma, el Cardenal Giulio Rospigliosi [natural de Pistoia (1600-1669)] con el nombre de Clemente IX. A este punto, los hermanos Pedro y José, tienen la "magnífica idea" de comenzar a correr la voz que el padre de ellos era hermano del Papa, desde ese momento cambiaron su apellido a "Julio Rospigliosi", explicando que el apellido de ellos era "Rospigliosi" y habían decidido anteponer "Julio" en honor de su magno tío. La ambición de poder y buen nombre no acabó aquí, decidiendo ulteriormente anteponer también el apellido de su abuela materna "Spínola" al apellido "Julio Rospigliosi"; fue así que de un simple "Teodoro Julio" acabamos en un "Teodoro Spínola Julio-Rospigliosi". Al parecer Teodoro en su lecho de muerte, como es costumbre, se arrepiente de todos sus pecados, incluidos en éstos el de tamaña mentira sobre sus orígenes y parentescos, otorgando testamento el mismo día que moría, el 10 de Noviembre de 1706 y afirma en éste documento llamarse "Teodoro Julio", hijo de "Pedro Julio". Pasaron los años, pasaron los siglos, la descendencia de los Julio-Rospigliosi fué prolífica, algunas ramas inclusive eliminaron el "Julio" prefiriendo por diversas razones, utilizar el "Rospigliosi" a secas. Pertenezco a una de éstas ramas, mi bisabuelo Wilfredo Rospigliosi Denegri, fue hijo de Felipe Julio-Rospigliosi, y por diferencias con él decide no seguir con el aristocrático nombre, así llega el apellido hasta mi madre, que para ser exactos le correspondería sólo el apellido "Julio", al haberlo eliminado su abuelo, ella debería de llamarse únicamente "Mercedes X". Mercedes Sardá, Lima."[Lo escrito entre corchetes es mio, al igual que el resaltado en negritas. Francisco J. Carbone M.]; y principalmente en: '"Los Julio-Rospigliosi: un enigma resuelto" Jaime Velando Prieto (Lima,2004), [Trabajo no publicado], y la Ponencia del Sr. Jaime Velando Prieto en el XIII Congreso de Genealogía de Guatemala, en Noviembre del 2005 [Referencia al trabajo inédito anterior].

Sin embargo de lo expuesto ut supra, la genealogista Carmela (Mela) Bryce Delgado de Tubino, del Instituto Peruano de Investigaciones Genealógicas y además descendiente de los Julio-Rospigliosi, afirma en una profunda y extensa investigación al respecto, publicada en la Revista del Instituto Peruano de Investigaciones Genealógicas N°25, que estos Julio-Rospigliosi fueron connotados personajes y que por su alta posición social casaron con damas de igual categoría, además de haber obtenido importantes cargos y privilegios tanto en España como en el Perú, siendo conocidos y notorios tanto en la corte de España como en las Indias, tal como se puede observar por varios documentos de la época que obran en el Archivo General de Indias de Sevilla (ver en la web de PARES). Sostiene además la teoría de que el tal "Julio" que es anterior al Papa Julio Rospigliosi, probablemente se trate del importante y antiguo apellido italiano "Iulio" relacionado con la Casa de los Colonna, que tendría su origen en la gens "Julia" (Julius en latín) de los antiguos romanos. Pero esto último está aún en investigación.


Fuentes
Persona: Jaime Velando Prieto, "Los Julio-Rospigliosi: un enigma resuelto", Lima, 2004 [Trabajo no publicado].

http://gw.geneanet.org/fracarbolang=es&pz=francisco+javier+manuel&nz=carbone+monte
 
Julio, Pietro (I61258)
 
44431 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Familia F35924
 
44432 Se doctoró en medicina el 18 de mayo de 1887. Catedrático de medicina en la Universidad de Guayaquil, desde 1902 hasta su muerte. Noboa Baquerizo, Luis Alfredo (I620046)
 
44433 Se documenta su presencia en Buenos Aires como testigo de un pleito por un esclavo en 1691, en un acta notarial que firma su padre. Gayoso Cervantes, Isidro (I65552)
 
44434 Se educó en el Colegio de San Carlos y se recibió de bachiller en leyes en 1804 en la Universidad de Chuquisaca, donde fue elegido prosecretario de la Academia Carolina. Allí también tomó las órdenes sagradas hasta el subdiaconado en 1801. En 1806 fue ordenado sacerdote en Buenos Aires.
Aunque no fue presbítero el Cabildo Eclesiástico lo eligió secretario y la Real Audiencia lo incorporó a la Matrícula de Abogados, además lo nombró Defensor General de Pobres.
Estuvo presente en el Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810, donde se pronunció a favor de que el Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros cesara en sus funciones.
Al instalarse el Triunvirato fue designado apoderado del pueblo en la Comisión Consultiva y redactor de las Instrucciones para los diputados al Congreso.
Integró la Sociedad Patriótica que era dirigida por Bernardo de Monteagudo y fue uno de los redactores del proyecto de Constitución de las Provincias Unidas del Sud que elaboró la misma.
El mencionado nombramiento de secretario que había recibido del Cabildo Eclesiástico le valió el reconocimiento público pero también le ocasionaría uno de los peores momentos de su vida. El Obispo Benito Lué y Riega se había opuesto desde un principio a la designación de Sáenz y con el correr de los años una serie de discusiones y críticas se originó entre ellos. Hacia 1810 una denuncia del Obispo logró que Sáenz fuera encarcelado para ser procesado. El Cabildo intercedió a favor del presbítero y fue liberado, pero en 1812 Sáenz halló muerto al Obispo de ahí en más siempre se sospechó sobre su relación con la misteriosa muerte de Lue. Las autoridades religiosas lo enviaron ese año a Luján, en una especie de destierro obligado.
En 1811 integró la Junta Protectora de la libertad de la Imprenta, y en 1812, la Asamblea General. Esto lo vinculó con personalidades de la política nacional llevándolo a formar parte de la Logia Lautaro. Actuó como representante por la provincia de San Luis ante la Asamblea del año XIII.
Tras la sublevación de Fontezuelas de 1815 fue designado miembro de la Junta de Observación que promulgó el Estatuto Provisional de 1815. Fue luego capellán castrense y diputado por Buenos Aires al Congreso de Tucumán, donde firmó el acta de la Declaración de la Independencia el 9 de julio de 1816.
Fue elegido una vez más diputado por Buenos Aires en 1817 e integró en ese carácter la comisión relatora del proyecto de Constitución de 1819. En este año fue presidente del Congreso. Cuando se disolvió debió huir de la ciudad y se ocultó.
Sáenz fue el principal promotor para la organización de la que sería la Universidad de Buenos Aires. Varias veces se había preocupado en dotar a la ciudad de una casa de altos estudios. En 1816 había sido comisionado para su creación pero el intento quedó finalmente anulado. Pero persistió en su empeño por actualizar la educación superior del país, todavía muy aferrada a la enseñanza del tipo religioso en detrimento de las ciencias naturales y exactas que por ese tiempo comenzaban estudiarse pero era necesario organizarlas y estructurarlas en una academia. Sáenz logró esto con la creación de la Universidad, que se formó mediante la incorporación de instituciones académicas preexistentes. Aprovechó la impronta educativa del gobernador de Buenos Aires, el brigadier general Martín Rodríguez quien junto a Bernardino Rivadavia, su ministro de gobierno, decidieron su erección. La Universidad de Buenos Aires fue fundada el 12 de agosto de 1821 en el templo de San Ignacio y Antonio Sáenz fue su primer Rector. Ocupó la cátedra de Derecho Natural (1822) y de Gentes (1823), redactando para sus alumnos las Instituciones Elementales, convirtiéndose así en el primer autor de la Universidad.
También ordenó la creación de numerosas escuelas en las ciudades de la campaña, y realizó una gira por la provincia con el objetivo de evaluar la calidad de los colegios.
Su fallecimiento repentino en 1825 le impidió ver a la Universidad por la que él tanto trabajó fortalecida institucionalmente.
Hoy en día lleva su nombre una de las principales avenidas de comunicación de la Ciudad de Buenos Aires con el conurbano bonaerense, que une el barrio de Nueva Pompeya y el distrito de Lanús. Además de una estación ferroviaria, bajo el dominio del Ferrocarril General Manuel Belgrano denominada como Estación Dr. Antonio Sáenz y una plazoleta delimitada por las calles Raulet, Uspallata y avenida Sáenz.
por Raúl Hill 
Sáenz Saraza, Antonio María Norberto (I604698)
 
44435 Se educó en el colegio de San Carlos, y en la Universidad de Santiago de Chile recibióse de Doctor en Teología, para ordenarse después de Presbítero el 3-XI-1822. Secretario del Obispo Medrano; Provisor y Vicario del Obispado de Buenos Aires en 1831; Obispo de Aulón in partibus en 1835; Diputado a la Legislatura de 1836 a 1839 y en 1853; Obispo diocesano de Buenos Aires y su primer Arzopispo el 4-III-1865. Dejó de existir cuando estaba de paso en Roma, el 28-VII-1870. Escalada Bustillo, Arzobispo Mariano José (*) (I3032)
 
44436 Se educó en su país natal, realizó estudios superiores de construcción y se lanzó a la gran aventura de América como tantos europeos de entonces.
Llegó a la Argentina en 1825, radicándose primero en Buenos Aires donde construyó el Consulado Inglés. Luego en 1830 se trasladó a Santa Fe, durante el gobierno del Brig. Estanislao López.
Con su título habilitante para la arquitectura comenzó en poco tiempo a realizar diversas obras en nuestra provincia. Entre lo más destacado podemos decir que en 1833, junto con el maestro Felipe Traynor, emprendió las obras que le dieron a la Iglesia Matriz de Santa Fe (siglo XVIII) su actual fisonomía (esto gracias al impulso del cura José de Amenábar). Estas obras probablemente abarcaron el ensanche de las naves laterales, la construcción de las torres, la colocación del reloj, además de la decoración interior del Templo y la fabricación del altar mayor.
En 1834 trabajó en la iglesia del convento de San Carlos en San Lorenzo construyendo el púlpito y tres altares todos en yeso. En 1836 trabajó en las murallas de contención del río y como agrimensor e ingeniero municipal de Santa Fe.
A principios de 1837 se decidió reconstruir el templo de San
Gerónimo de Coronda, esto significó sin duda un esfuerzo económico y social notable. La obra fue realizada a expensas del gobierno de Santa Fe y se bendijo el 29/9/1837 siendo cura el Padre Miguel Vidal y Vicario Don José de Amenábar quien ya conocía la capacidad de Gollan por haberle encomendado la Iglesia Matriz de Santa Fe.
La iglesia fue realizada originariamente de una sola nave y con la torre central a la que se le agregaron hace unos años naves laterales.
Aunque el adobe se siguió usando, la edificación de la iglesia marca el comienzo del uso del ladrillo quemado. La iglesia de Coronda es pues una de las obras significativas de la arquitectura de la primera mitad del sigo XIX en la Argentina, señalando la transición entre las antiguas tradiciones y las premisas del clasicismo que tendrá su apogeo en el período confederal. En 1975 fue declarada Monumento Histórico Provincial.
A fines de 1837 intervino en la reedificación del templo de Santo Domingo, y en la colocación de una gran campana traída desde Génova. El templo fue demolido a fines del siglo XIX dando lugar a la actual iglesia diseñada por Juan Bautista Arnaldi. En 1838 participó en la reedificación del templo de San José del Rincón teniendo a su cargo la obra de albañilería y yeso.
Luego fue convocado por su suegro José de los Santos Maciel para la construcción del casco de su estancia próxima a Monte Bragado. Fue la primer edificación de casa de campo de ladrillo cocido que hubo en esa época entre Santa Fe y Rosario. "La azotea de Maciel" la llamaban, aun a mediados del siglo XIX, algunas compañías colonizadoras. Según memorias del Dr. Agustín Zapata Gollan, en el mirador, Don Santos tenía su biblioteca. Parte de ese casco se conserva
todavía.
En 1849 fue convocado por el padre Pedro Cortinas junto al arquitecto norteamericano Tomás Guillon para la realización de la torre y fachada del convento de San Carlos en San Lorenzo. Finalmentre fue elegido el proyecto de Guillon. Los planos del proyecto de Gollan aun se conservan en el convento.
En 1853 fue uno de los fundadores del Club del Orden de Santa Fe (uno de los más antiguos del país). También lo fueron su suegro José de los Santos Maciel y su cuñado Carlos Aldao.
Se ocupó además de las faenas rurales formando un importante
establecimiento en Desmochado (Dpto. San Lorenzo) hasta que las huestes de Oribe arrearon con toda su hacienda. 
Gollan MacBean, Juan (I94547)
 
44437 Se efectuó en el cementerio de Morón el sepelio del director de la Casa de Moneda de la Nación, comodoro (R) Carlos E. Bellio, quien falleció en San Isidro.
Nacido el 16 de mayo de 1927 el extinto cursó sus estudios en la Escuela de Aviación Militar de donde egresó como alférez aviador militar en diciembre de 1947. Ascendió a comodoro en 1967 y ejerció la jefatura del grupo I de ataque. Posteriormente, fue designado agregado aeronáutico en la República Oriental del Uruguay.
Tras ejercer la dirección de la Escuela de Comando y Estado Mayor, pasó a retiro en 1973, hasta que fue designado presidente del Instituto Nacional de Cinematografia, cargo que desempeñó entre 1977 y 1981. A partir de entonces desempeñó la dirección de la Casa de la Moneda de la Nación" (La Nación, 11.1.1983)
 
Bellio Pizzamiglio, Comodoro Carlos Exequiel (*) (I636978)
 
44438 Se embarcó en Cádiz el 11.05.1816 en la fragata "Venganza" al mando del Capitán de Navío Tomás Blanco Cabrera que llegó a Arica el 7 y a El Callao el 22 de Septiembre. Era sobrino del Mariscal de Campo Don José de la Serna e Hinojosa, que luego fue Virrey del Perú. Con posterioridad a la batalla de Ayacucho se avecindó en Salta Peró, Rafael (I1128)
 
44439 Se embarcó para América con su cuñado el conquistador Francisco Aguirre Meneses en 1536. Estuvo presente en la fundación de Santiago del Estero e integró su primer Cabildo en 1553, como Alcalde ordinario. Torres Meneses, Diego (I684)
 
44440 Se encuentra sepultado al pie de su monumento en la ciudad de San Francisco, Provincia de Córdoba. Iturraspe Freyre, José Bernardo Ignacio (*) (I39337)
 
44441 Se enroló en el ejército de la provincia de Buenos Aires en 1822, permaneciendo en guarnición en la capital hasta la Guerra del Brasil. Hizo la campaña contra el Imperio a órdenes del general Mansilla y participó en las batallas de Ituzaingó, Camacuá y Laguna Merín, en todos los casos con destacadas actuaciones y consiguiendo rápidos ascensos.
Participó en la guerra civil que provocó Juan Lavalle en 1828, combatiendo a sus órdenes en la batalla de Navarro. Fue enviado a Bahía Blanca, como segundo jefe de la guarnición.
Tras la retirada de Lavalle permaneció en la guarnición de la capital, y durante la Revolución de los Restauradores, en 1833 se pronunció a favor del gobernador Juan Ramón Balcarce, partido que resultaría derrotado. En 1835 fue dado de baja por decreto del gobernador Juan Manuel de Rosas.
En 1840 emigró a Montevideo, y desde allí hizo la campaña del general Paz en la provincia de Corrientes. Participó en la batalla de Caaguazú y en la invasión a la provincia de Entre Ríos, y luego en la retirada hacia el río Uruguay, en que fueron abandonados por casi todos sus soldados. Regresó con Paz a Montevideo, y luchó en la defensa de esa ciudad contra el sitio de Oribe, como coronel de la Legión Argentina, inicialmente organizada por Martín Rodríguez.
En 1845 pidió y obtuvo la baja del ejército, por enfermedad. Al año siguiente marchó a Corrientes, a unirse al ejército que había organizado Paz; pero cuando llegó, éste ya había fracasado en su intento de deponer al gobernador Madariaga y había huido al Paraguay.
Regresó a Buenos Aires, donde fue reincorporado al ejército porteño, llegando en 1848 a ser nombrado comandante del Regimiento de Infantería Nro. 1, el que había sido Regimiento de Patricios. Destinado primeramente a la isla Martín García, después se incorporó al Sitio de Montevideo.
Cuando Oribe se rindió ante el cambio de bando de Urquiza, se unió al Ejército Grande de Justo José de Urquiza como jefe de un regimiento de infantería, y a sus órdenes luchó en la batalla de Caseros. Participó en la revolución del 11 de septiembre de 1852 y ? a partir de diciembre ? en la defensa de la ciudad contra el sitio de Buenos Aires por las fuerzas federales de Hilario Lagos. También luchó en los siguientes años contra las invasiones federales de Flores y Costa, participando en la batalla de El Tala y en la masacre de Villamayor.
Sirvió durante varios años en la frontera contra los indígenas, y regresó a la guarnición de la capital. Durante la campaña de 1861 contra la Confederación Argentina, fue el jefe de las tropas de línea, preparando a la ciudad para resistir un posible avance de Urquiza, como había hecho dos años antes, hasta la capital. Cuando llegaron las primeras noticias de la batalla de Pavón, que comunicaban que las tropas porteñas de caballería habían sido derrotadas, fue enviado a Mercedes, a intentar reorganizar la defensa de la provincia. Pero la retirada de Urquiza hizo innecesaria esta actuación, ya que transformó la batalla de Pavón en una victoria porteña.
Pasó los años siguiente ocupando cargos secundarios. En 1868 fue inspector de la frontera norte de la provincia de Santa Fe, y al año siguiente, inspector general de fronteras de la Nación.
Falleció en Buenos Aires en mayo de 1869. Un barrio del Partido de Avellaneda y una calle de la Ciudad de Buenos Aires recuerdan a este militar. 
Echenagucía Barroso, Coronel Mariano Salomé (I87994)
 
44442 Se enroló en el ejército porteño en 1861 y participó en la batalla de Pavón. Tomó parte de las campañas sobre San Luis y La Rioja contra el Chacho Peñaloza, combatiendo en más de diez combates.

Participó en la Guerra del Paraguay, combatiendo en las batallas de Yatay, Estero Bellaco y Tuyutí; fue herido en esta última batalla, por lo que recién volvió al frente en la batalla de Lomas Valentinas, con el grado de teniente coronel.

En 1870 combatió contra las fuerzas del último caudillo federal, el entrerriano Ricardo López Jordán, destacándose en la batalla de Sauce, a órdenes del general Emilio Conesa.

En 1871 pasó al servicio de fronteras contra los indígenas de la región pempeana, y fue comandante del fuerte General Lavalle. En 1874 fue comandante de Carmen de Patagones, un cargo muy importante que ocupó por el resto de esa década. Renovó los tratados con el cacique general Reuque Curá, hermano de Calfucurá y jefe de la mitad norte de la actual provincia del Neuquén.

En 1879 participó en la Conquista del Desierto organizada por Julio Argentino Roca, destacándose en el aprovisionamiento de las divisiones y en una avanzada hasta Choele Choel.

En 1880 participó en la represión de la revolución porteña de Carlos Tejedor, participando en las batallas de Puente Alsina y de los Corrales. Ganó el grado de coronel por méritos de guerra.

Durante años prestó servicios en varios destinos en la zona de los ríos Negro y Limay. En 1881 participó en la campaña del coronel Conrado Villegas al sur de la cuenca del Río Negro como comandante de la tercera brigada.

En 1890 participó en la represión de la Revolución del Parque y fue ascendido a general.

En [[1893] fue nombrado comandante en Rosario y Santa Fe, donde había estallado la segunda revolución radical. Aplastó a los revolucionarios y conservó el control militar, pero dejó el mando político en dos interventores sucesivos, que no respondieron adecuadamente a las órdenes del presidente Carlos Pellegrini. Éste nombró interventor de la provincia de Santa Fe a Bernal, que llamó a elecciones y dejó el gobierno en manos oficialistas.

En 1894 fue nombrado gobernador del Territorio Nacional de Río Negro. Tuvo una destacada actuación en la organización de áreas de riego en el Alto Valle del río Negro, en el establecimiento de comunicaciones con la zona del lago Nahuel Huapi, y en la instalación de pobladores en esa misma región. Se lo consideró un de los fundadores de San Carlos de Bariloche.

Más tarde presidió el consejo de guerra ordinario del Ejército. Fue padre de la futura esposa del presidente Agustín Pedro Justo.

Falleció en su casa de Quilmes, provincia de Buenos Aires, en febrero de 1901. 
Bernal Padrosa, Liborio (I15204)
 
44443 Se enroló muy joven en el Ejército del Norte y más tarde luchó contra los realistas a á órdenes de Martín Miguel de Güemes. El caudillo tucumano Bernabé Aráoz lo nombró comandante del departamento de Río Chico en 1823. Siguió en su cargo bajo los gobiernos del unitario Javier López y del federal Alejandro Heredia.

Al estallar la guerra entre la Coalición del Norte y los aliados del caudillo porteño Juan Manuel de Rosas en 1840, formó parte de la campaña del general Lamadrid contra el caudillo santiagueño Ibarra. Pero apenas comenzada la campaña, en julio, se pasó a las fuerzas de éste en Albigasta, cerca de la actual ciudad de Frías, con toda la división a su mando. El coronel Juan Crisóstomo Álvarez lo persiguió y le causó una pequeña derrota, pero Gutiérrez siguió en las fuerzas de Ibarra. Se convirtió en un referente de los federales tucumanos que luchaban contra los liberales de su provincia y de las vecinas, mientras Lamadrid confiscaba sus bienes.

Después de la derrota de Juan Lavalle en la batalla de Quebracho Herrado, hostilizó la retirada de Lavalle y Lamadrid hacia Tucumán. Apoyó al coronel federal Mariano Maza en la primera captura de la ciudad de Catamarca y luchó en la definitiva victoria federal en Famaillá, como jefe del ala derecha de caballería, y poco después era derrotado el resto de los unitarios en Mendoza, Catamarca y Jujuy.

El 14 de noviembre de 1841 fue electo gobernador de Tucumán y ascendido al grado de general. Era un hombre bastante inculto, autoritario y poco progresista, pero astuto y de gran sentido práctico, y que sabía juzgar a los hombres; y por eso mismo era de carácter pacífico. Llevaba como ministro a Adeodato de Gondra, el mismo que había sido ministro de Ibarra.

Persiguió durante varios meses a los unitarios con confiscaciones y ejecuciones, con lo que logró que Manuel Oribe y el ejército federal se retiraran en febrero de 1842. Y después dejó en claro su carácter, suspendiendo las persecuciones y tratando de tener buenas relaciones con los unitarios y liberales, a muchos de los cuales permitió regresar. Eso sí, se mantuvo en muy buenos términos con Rosas, por medio de la repetición de los rituales federales de los "vivas" a la Federación y los "mueras" a los unitarios, y con los símbolos de color rojo.

A mediados de 1842, la provincia fue invadida por el caudillo riojano Ángel Vicente Peñaloza, aliado de los liberales, que derrotó a Gutiérrez. Pero unos días después, el general Nazario Benavídez lo derrotaba con ayuda de Gutiérrez.

Gobernó con "facultades extraordinarias", pero mantuvo la legislatura y no tuvo serios problemas con la oposición, a la que no permitió organizarse. Fundó una escuela de primeras letras (éstas habían desaparecido con sus maestros unitarios), apoyó la industria azucarera, terminó el edificio del Cabildo, comenzó la construcción de la catedral... En suma, gobernó durante una década en paz y con gran crecimiento económico. Hizo un censo que determinó que Tucumán tenía 47000 habitantes, y otro de producción agrícola.

Como dato curioso, era tío del cura Gutiérrez, fusilado en 1848 en Buenos Aires junto a su amante, Camila O'Gorman.

En 1851, el panorama político cambió para Gutiérrez. Primero, con la muerte del gobernador santiagueño Ibarra, sucedido por Manuel Taboada, un caudillo unitario. Y luego con el pronunciamiento de Urquiza, que comenzó la campaña contra Rosas.

A fines de enero de 1852, el coronel Juan Crisóstomo Álvarez invadió la provincia desde Bolivia, rechazando la paz ofrecida por Gutiérrez. Éste lo derrotó y lo hizo fusilar a mediados de febrero. Pocos días después, llegaba la noticia de la batalla de Caseros.

Invitado por Urquiza, firmó con los otros gobernadores el Acuerdo de San Nicolás, por el que se llamaba a la Convención que daría la Constitución del 53, y dejaba el mando general de la Nación en Urquiza. En su ausencia, la Legislatura tucumana fue dominada por los unitarios dirigidos por Salustiano Zavalía, que derrocó a Gutiérrez el 14 de junio, reemplazándolo por un casi desconocido coronel Espinosa.

Se le prohibió la entrada a Gutiérrez en su provincia, pero éste regresó en agosto, deponiendo a Espinosa y reasumiendo el gobierno el 16 de enero de 1853. Con apoyo de Taboada, Espinosa invadió la provincia, pero fue vencido y muerto. Eso no desanimó a los Taboada, que atacaban la provincia con pequeñas partidas desde Santiago del Estero. Cansado de esos ataques, atacó y derrotó a Taboada en Río Hondo, e inmediatamente ocupó la ciudad de Santiago. Pero el santiagueño lo esquivó y ocupó la ciudad de Tucumán, nombrando gobernador a un curioso sacerdote montonero, José María del Campo. Gutiérrez volvió a su provincia, fue derrotado en Tacanitas por Taboada y ocupó la capital provincial; pero la derrota minó su prestigio y el sur de la provincia siguió en manos del cura Campo.

Gutiérrez apeló a la mediación de Urquiza, pero éste había delegado la presidencia en Salvador María del Carril y Mariano Fragueiro, dos unitarios. Éstos enviaron una misión de tres conocidos unitarios que fraguaron las cosas a su gusto y acusaron a Gutiérrez de haber querido atentar contra ellos. Lo cual era mentira, por supuesto. Pero Campo. Éste atacó a Gutiérrez el día de navidad y lo derrotó en Lules.

Gutiérrez huyó a Bolivia, instalándose en Tupiza. Allí escribió una especie de autobiografía incompleta, a la que llamó "vindicación". Estando aún en el exilio, un decreto de Urquiza lo ascendió al grado de general de la Confederación.

En 1861 se unió al catamarqueño Octaviano Navarro para invadir Tucumán y Santiago del Estero, para reponer a dos gobernadores federales derrotados. Tras la victoria del Manantial, colocaron en el gobierno al federal Juan Manuel Terán, pero dos meses después fueron nuevamente derrotados por Campo. Ya había llegado la noticia de la batalla de Pavón y su consecuencia, la disolución del gobierno nacional.

Tras dos meses de refugio en Catamarca, regresó a su provincia en febrero de 1862, esta vez acompañado del Chacho Peñaloza, y fue nuevamente derrotado en Río Colorado.

Permaneció escondido mucho tiempo en Catamarca, hasta que fue descubierto y arrestado en octubre de 1863, por conspiración. Escapó y volvió al gobierno por última vez, en mayo de 1864, por medio de una revolución. Logró controlar la capital por una semana, pero finalmente tuvo que huir a Bolivia.

Su última aparición pública fue en 1867, cuando el general Juan Saá lo invitó a unirse a la Revolución de los Colorados, pero ya no pudo intentarlo. Regresó a Tucumán a mediados de la década del 70, donde murió en 1880 en el pueblo de Alderetes, poco al este de la ciudad de Tucumán. 
Gutiérrez Gramajo, Brigadier General Celedonio (*) (I86866)
 
44444 Se establecieron en Monte Caseros (Corrientes). Familia F216007
 
44445 Se estableció en Buenos Aires hacia 1740, ciudad donde fue comerciante y propietario rentista. El 18 de febrero de 1755 fue testigo del matrimonio de su coterráneo don Andrés Belle "cristiano católico apostólico romano desde su nacimiento en Irlanda", hijo de don Alberto Belle y de Ana Belle, quién casó en esa fecha en la iglesia de la Concepción de Buenos Aires con la porteña doña Agueda Tomasa Chamorro, hija de don Diego Chamorro y de doña María Ramírez de Arellano, ceremonia de la que fueron testigos el nombrado Collins, su esposa doña María Andrea Mansilla y don Timoteo Collins, un probable pariente del primero. John Thomas Collins fue conocido en Buenos Aires como Juan Tomás Collins y debe tratarse seguramente del mismo Juan Collins, comerciante de Buenos Aires que fue varios años comandante del bergantín San Antonio, propiedad de don Domingo de Basavilbaso, que proveía al sur de la provincia de Buenos Aires y los fuertes patagónicos de San Julián, Puerto Deseado y Nuestra Señora del Carmen (actual Carmen de Patagones) con carne, sal, pescado y otros productos. Este mismo personaje también dirigió una expedición que llegó al puerto patagónico de San Julián el 10 de enero de 1753, donde construyó un rancho como vivienda y un galpón para almacenar víveres y albergar bueyes y cerdos, en lo que fue uno de los primeros asentamientos españoles en aquella inhóspita región. Falleció en Buenos Aires hacia 1790. Collins, John Thomas (I110201)
 
44446 Se estableció en Buenos Aires y se doctoró en derecho. Fue alcalde de barrio en 1820. En enero de 1825, en sociedad con Juan Pablo Sáenz Valiente, compró la estancia de Valerio Islas en Ranchos a 25.072 pesos; a los pocos días Nadal se quedó con el total y en diciembre le vendió la estancia a José Manuel Haedo y Esteban Pudicom a 56.000 pesos. En 1827 compró a su amigo el general John Miller la gran quinta que éste poseía en Barracas. Posteriormente militó en las filas federales, al igual que su sobrino Juan Ramón, joven oficial rosista. En 1833 residía en Cangallo 136, y se desempeñaba como comerciante. Una vez caído Rosas, se trasladó junto al vencedor, y acompañó a Urquiza durante algún tiempo (1859). En 1862 residía nuevamente en Buenos Aires.  Nadal Morel, José María (I1469)
 
44447 Se estableció en Córdoba. Allí fue cabildante. De ellos proceden los linajes cordobeses de Posse, Allende Posse, Pizarro Posse, García Posse Martínez de Betencur, García Posse Novillo Carranza, etc,etc. García Posse Cabezas, Hipólito (I10597)
 
44448 Se estableció en el Alto Perú, donde se dedicó al estudio de las cuestiones mineras, logrando establecer grandes explotaciones, que le produjeron enormes rendimientos. En la localidad de Colavi la Alta y en sociedad con el Teniente Coronel don Indalecio González, adquirieron las haciendas y las tierras del caserío referido, situado en la doctrina de Tocobanba, y construyeron un ingenio de moler metales. Se evidenció por su patriotismo y generosidad, por cuyo motivo en el año 1808 fue designado con el grado de Capitán del Regimiento de Patricios, debido a importantes donaciones que efectuara a las tropas que concurrieron al Alto Perú en esa época.

Más tarde, a la llegada del Ejército Libertador a la Villa de Potosí volvió a acreditar su patriotismo con donaciones importantísimas, que en La Gaceta se registraron con las siguientes palabras: "Entre las generosas contribuciones voluntarias con que se distinguió la imperial Villa de Potosí luego que llegó a ella nuestro ejército auxiliador, y esfuerzos con que todos sus habitantes se empeñaron en manifestar el interés, que tomaban por la sagrada causa de la América, merecerán siempre un particular aprecio los quantiosos donativos de los meritísimos patriotas el teniente coronel don Juan Salvador Alcaraz, y don Pablo Soria. El primero entregó para trescientos uniformes; ochocientos veinticinco varas de paño de segunda azul inglés; quarenta varas id. encarnado para vueltas, y collarines; mil doscientos quarenta y seis varas de lienzo tocuyo de Cochabamba para forros; y diez y ocho gruesas de botones de metal amarillo; importante todo la cantidad de quatro mil quatrocientos ochenta y tres pesos fuertes; con mas sesenta y seis onzas de oro, que para auxilio del mismo exército obló en manos del Exmo. Sr. Castelli; las sesenta en su propio nombre y seis por su sobrino el sub-teniente de patricios don Feliciano Mariano Chiclana" (Cfr. Junta de Historia y Numismática Americana, Gaceta de Buenos Aires. (reimpresión facsimilar), tomo II. pag. 619).

Había sido promovido a Teniente Coronel del Cuerpo de Patricios el 23 de marzo de 1809 por don Santiago de Liniers y, el 27 de marzo de 1811, la Junta de Gobierno le envía los despachos de Coronel, diciendo: "...ha acordado esta Junta distinguir a V. S. con el despacho de coronel de Exército cuyo documento se le acompaña para qe. le sea no tanto un premio de sus bien acreditados servicios, quanto. un testimonio de qe. los ha obrado empeñando del modo más expresivo el reconocimiento de la Patria". En ese mismo año la Junta, teniendo en cuenta sus grandes conocimientos en cuestiones de minería, le encargó la dirección y arreglo de los trabajos de explotación del mineral "del cerro Famatina, y lugares adyacentes, de sus máquinas de beneficio y de todo lo demás correspondiente, con subordinación inmediata a ese gobierno y directa a esta Junta". El coronel Alcaraz falleció unos años después.
 
Alcaraz Pintos, Coronel Juan Salvador (I28087)
 
44449 Se estableció en el Rosario de Santa Fe, contribuyendo al adelanto de esa ciudad con su iniciativa privada y desde los numerosos cargos que desempeñó, como ser los de Presidente de la Municipalidad, Promotor y Presidente de las Obras del Puerto y Director de varios Bancos. Machain Decoud, Gregorio Justiniano (I26140)
 
44450 Se estableció en Guayaquil, como Capitán de Número del Batallón de Gente de Guerra y Forasteros, en agosto de 1649. Fue Regidor Perpetuo y tres veces Alcalde Ordinario del Cabildo de Guayaquil. Álvarez de Avilés Valdés y de la Piedra, Capitán Gabriel (I623146)
 
44451 Se estableció en la Banda Oriental en 1773. Montero Montojo, Juan (I103322)
 
44452 Se estableció en la ciudad antigua de Panamá, que había sido destruída por los piratas en 1655. Gobernador de panamá y su Alcalde Ordinario en 1684. Otorgó testamento el 6 de junio de 1728 ante el escribano Francisco de Góngora. Arosemena Ibarra, Felipe (I626222)
 
44453 Se estableció en Montevideo junto con su hermano Miguel a fines del siglo XVIII. Comerciante en ultramarinos y trata de esclavos. Acaudalado vecino de Montevideo. Costa Teixidor, José Damián Narciso (I112666)
 
44454 Se estableció en Quito, donde en 1786 fue Teniente de Milicias. En 1796 fue nombrado colector de rentas decimales del Obispado y regidor perpetuo del cabildo de Quito. En 1802 fue alcalde ordinario del cabildo quiteño y, cerca de la Independencia, obtuvo la plaza de Oidor de la Real Audiencia de Quito, cargo que ocupaba cuando se produjo el levantamiento de los patriotas el 10 de agosto de 1809, que lo obligó a exiliarse con su familia en Guayaquil hasta que se restablezcan las autoridades españolas. Algunos lo acusan de haber incitado el asesinato de los próceres presos en el cuartel de la Real Audiencia el trágico 2 de agosto de 1810. Luego de la Batalla de Pichincha que selló la Independencia del Ecuador el 24 de mayo de 1822, el oidor Sáenz tuvo que salir del país hacia España, donde murió el 17 de junio de 1825 Sáenz Vergara Yedra, Simón Tadeo (I635133)
 
44455 Se estableció en Río Tercero donde fue zapatero. Fue empadronado en septiembre de 1869 en la ciudad de Río Tercero, provincia de Córdoba, en el primer censo nacional, teniendo residencia en esa localidad, donde declaró ser natural de Córdoba, de veintinueve años de edad, de estado casado, de profesión zapatero, de religión católica y no saber leer ni escribir. Requena Márquez, José (I621743)
 
44456 Se formó como arquitecto en Barcelona, donde inició su trabajo y construyó la fábrica Batlló. En Vilasar de Dalt, provincia de Barcelona, construyó el Teatro de La Massa, con una bóveda de 17 metros de diámetro por 3,5 metros de flecha y un óculo central de 4 metros de diámetro, que se inaugura el 13 de marzo de 1881, cuando él ya había partido hacia los Estados Unidos. En los Estados Unidos patentó el denominado Guastavino system, que en España era conocido como bóveda de ladrillo de plano, bóveda catalana o bóveda tabicada, tradicional de la arquitectura de las regiones catalana y valenciana.
Desde 1881 residió en Nueva York donde se hizo famoso gracias al sistema para construir grandes bóvedas con ladrillos y cemento. Centrado en la construcción de este tipo de bóveda tabicada constituye la compañía Guastavino Fireproof Construction Company, para la construcción de este tipo de bóvedas tabicadas. La participación de Guastavino en las obras consistía en el diseño y elaboración de la bóveda. Se puede apreciar en varios edificios, como por ejemplo el Templo Emanu El.
Asesoró al empresario Eusebi Güell en el diseño de bóveda de la fábrica de Cemento Asland construida en 1901 en Castellar de Nuch.

Obra

Su legado se puede ver en edificios emblemáticos de varias ciudades norteamericanas, donde su participación en la construcción de las bóvedas fue fundamental:
En Boston en la biblioteca pública.
En Nueva York dejó su huella en iconos arquitectónicos como la estación Grand Central Terminal, el Carnegie Hall, el Museo Americano de Historia Natural en Central Park West, la catedral de Saint John the Divine o la iglesia de St. Bartholomew en la Quinta Avenida, el ayuntamiento, el Hospital Monte Sinaí.
La decoración de las estaciones del Metro de Nueva York, entre ellas la estación fantasma de City Hall en Manhattan.
En la capital, Washington DC, construyó el Museo Nacional de Historia Natural o el Edificio de la Corte Suprema de Estados Unidos.
Al final de su vida había construido con el sistema que él mismo ideó 360 edificios en Nueva York, un centenar en Boston, además de edificios en Baltimore, Washington DC o Filadelfia. Su labor fue continuada por su hijo, Rafael Guastavino Expósito. 
Guastavino Moreno, Rafael Ramón Rosendo (*) (I107126)
 
44457 Se fue a Inglaterra con su padre, volvio a Bs.As. donde hizo su servicio militar en 1906. Su biografia esta en el libro de Alcibiades Lappas "La masoneria argentina a travez de sus hombres" Bs.As.1966. Fue Ingeniero de los ferrocarriles en Argentina y miembro de la logia Masonica donde ingreso el mismo dia que murio su padre. La Historia es muy interesante de su vida y de su relacion con su padre, el que conocio todos los detalles y que fue su padrino era Benito Villanueva el gran intimo amigo de Victorino.
Ingreso el 2 de Octubre de 1919 en la logia Union del Plata No.1
por Juan Carlos Marino 
Plaza Henry, Victorino de la (I7755)
 
44458 Se fue una leyenda del automovilismo. Que supo mostrar todo su talento como piloto en la época de oro de la ruta y luego, ya retirado, como referente de Repsol-YPF en el TC 2000. Gastón Perkins murió a los 78 años, reconocido por todos y convertido en una leyenda.
Perkins había empezado su carrera deportiva en 1952. A puro esfuerzo, el primer título llegó once años más tarde, en el Turismo Nacional. Repitió en 1964 y 1965, de la mano de un rendidor Renault Gordini.
En 1969 tuvo una destacada participación con los Torino en las inolvidables 84 horas de Nurburgring. Ese mismo año gritó campeón en el Turismo Carretera. Alberdi ya lo había convertido en ídolo. A tal punto que años más tarde, resultó elegido como el mejor deportista de la historia del partido, superando a un grande del boxeo y campeón del mundo: Víctor Galíndez.
Ya retirado, Perkins siguió muy cerca de las pistas: su puesto en el área de Relaciones Públicas de Repsol-YPF lo convirtieron en uno de los personajes de los boxes del TC 2000. Siempre con su boina y una anécdota lista para contar.
Su última aparición fue en setiembre del año pasado, en San Rafael. "Tuve que dejar de fumar", dijo sobre la enfermedad que ya lo jaqueaba. El viaje valió la pena: Perkins pudo ver una victoria más de Gabriel Ponce de León, uno de sus pilotos preferidos.
www.clarin.com 
Perkins Peers, Gastón Carlos (I9568)
 
44459 Se graduó abogado en la UBA en 1901. Fue docente, senador provincial, diputado nacional por el partido Demócrata Nacional entre 1932 y 1940, y vicedirector del Correo Central.  Guglialmelli Cosentino, Aquiles Marcelino (I101781)
 
44460 Se graduó de abogado. Fue político, convencional constituyente en 1906, legislador provincial y ministro de Gobierno. López Figueroa, Santiago Maximiano (I53927)
 
44461 Se graduó de bachiller en el Colegio Nacional de Buenos Aires en 1936. Cursó sus estudios en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, donde obtuvo el título de Doctor en Ciencias Naturales en 1946. En 1950 ingreso al diario "La Prensa", como reportero, teniendo luego a su cargo la edición dominical literaria. Se retiró en 1977. Ejerció la docencia en el Colegio Nacional de Buenos Aires y fue Rector entre 1967 y 1969. En 1977 fue designado director de Ediciones Culturales Argentinas, sello editorial de la Secretaria de Cultura de la Nación.
Fue docente de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Entre 1982 y 1983, ocupó el decanato y permaneció como Profesor Titular hasta 1987. año en que se jubiló siendo nombrado Profesor Emerito. Integró diversas instituciones científicas y patrióticas como la Academia Belgraniana, la Sociedad Científica Argentina, y la Academia de Ciencias del Ambiente. Fue condecorado con la Orden de Caballero de la Republica Italiana. Fue vicepresidente de la Orden de San Martín de Tours.
Publicó 40 obras y más de 500 artículos y comentarios sobre zoología, conservación de la naturaleza y otros temas de
divulgación científica. 
Gollán Sansoni, José Santos (I109762)
 
44462 Se graduó de Doctor en Córdoba en 1790 ordenándose luego sacerdote. Fue cura de Tumbaya, y en 1818 le nombraron Diputado por Jujuy al Congreso de Tucumán, en reemplazo de Teodoro Sánchez de Bustamante. Murió siendo Delegado Apostólico de Jujuy el 11-V-1849. Bárcena Goyechea, José Mariano de la (I23374)
 
44463 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Quintana Cornejo, Elisea (I54484)
 
44464 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Cornejo Sosa, Horacio Francisco (I55633)
 
44465 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Reynal Hughson, Angélica María (I16104)
 
44466 Se graduó de marino en la Academia de Náutica fundada por Manuel Belgrano en Buenos Aires y cuyo primer director fue Pedro Cerviño. Hizo varios viajes explorando los ríos navegables de la cuenca del Río de la Plata, y suspendió estos trabajos para enrolarse en las milicias contra las invasiones inglesas. Participó en las conspiraciones previas a la Revolución de Mayo, y el día 25 de mayo de 1810 arrestó al depuesto virrey Cisneros, ya que era el jefe de la guardia en la Fortaleza de Buenos Aires.

A principios de 1812 se incorporó al sitio de Montevideo, a órdenes de José Rondeau, y participó en la batalla de Cerrito.

En octubre de 1813 fue nombrado gobernador de la provincia de Salta, cargo que ocupó corto tiempo. En enero del año siguiente se incorporó al Ejército del Norte como Jefe de Estado Mayor, es decir, segundo del general José de San Martín. Le tocó entregar el Ejército a su nuevo comandante, Rondeau, cuando éste asumió el mando.

Al iniciarse la tercera campaña al Alto Perú, venció a los realistas en la zona del actual límite entre la Argentina y Bolivia, en Puesto del Marqués. Después de la primera derrota importante, en Venta y Media, reemplazó a Martín Rodríguez como jefe de estado mayor. En ese cargo peleó en la Sipe Sipe y fue herido de bastante gravedad. Esa derrota significó la pérdida del Alto Perú para los argentinos.

En mayo de 1816 fue ascendido al grado de general y quedó como Jefe del Estado Mayor del nuevo comandante, Manuel Belgrano. Participó del traslado del Ejército a Córdoba y de su uso para la guerra civil, desnaturalizando las razones para las que había sido creado. En septiembre de 1819, cuando se hallaban en Pilar (Córdoba), Belgrano renunció y Fernández de la Cruz debió tomar el mando.

Se dirigió hacia el sudeste, intentando unirse a las fuerzas del Director Rondeau, para atacar unidos contra los caudillos Estanislao López y Francisco Ramírez.

Al llegar a la posta de Arequito, el 8 de enero de 1820, los coroneles Juan Bautista Bustos, Alejandro Heredia y José María Paz se sublevaron, desconociendo la autoridad de Cruz y del gobierno que los mandaba. Se negaron a seguir la guerra civil y decidieron regresar al frente norte. Negoció con Bustos, que asumió el mando del movimiento, entregarle la mitad del armamento. Pero sorpresivamente inició la marcha hacia el sur con todo lo que tenía en su poder.

Tras algunas negociaciones entre los rebeldes y su ex jefe, se negó a transar nada, pero terminó arrestado.

Lamentablemente, el Motín sirvió para provocar la caída del Directorio en la batalla de Cepeda, pero no logró que prácticamente nada del Ejército del Norte regresara al frente de guerra contra los realistas. Bustos se quedó en Córdoba y se hizo elegir gobernador, y las demás fracciones del ejército fueron usadas en guerras entre provincias.

Cuando recuperó la libertad, se mudó a la provincia de Mendoza. Allí luchó contra un grupo del Ejército de los Andes que se había rebelado y dominaba la provincia de San Juan. Más tarde fue gobernador de la provincia por delegación de Tomás Godoy Cruz.

Regresó a Buenos Aires a mediados de 1821. Fue nombrado ministro de guerra del gobernador Martín Rodríguez, y comandó la campaña contra Ramírez en Santa Fe, poco antes de la muerte de éste. Siguió ejerciendo el ministerio durante el gobierno de Las Heras, y luego pasó al Ministerio de Relaciones Exteriores del presidente Bernardino Rivadavia.

Apoyó la revolución contra el gobernador Manuel Dorrego, y fue miembro del consejo consultivo de Juan Lavalle, con el que el gobernador usurpador reemplazó la legislatura. Huyó a Montevideo tras la derrota unitaria, pero regresó al poco tiempo. Murió en su casa de Buenos Aires en abril de 1835. 
Fernández De la Cruz Noguera, Francisco (I505491)
 
44467 Se graduó de médico en la Universidad de Buenos Aires en 1943. Cinco años después se especializó en tisiología y fue un precursor en la lucha contra la tuberculosis. Presidió la Liga Argentina contra esa enfermedad y escribió casi un centenar de trabajos y publicaciones sobre neumonología y salud pública. En 1978 fue declarado maestro de la tisioneumonología en nuestro país.
De larga actuación docente, fue ayudante de Fisiología en la cátedra de Bernardo Houssay y discípulo del doctor Raúl Vaccarezza. Fundador, profesor y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador, la formación de los profesionales de la salud fue una de sus preocupaciones permanentes. Presidió la Asociación de Facultades de Medicina de la República Argentina y el Comité de Educación Médica de la Asociación Médica Argentina, e integró el consejo honorario de la Universidad Maimónides. En 1993 fue incorporado por la Academia Nacional de Educación.
Ministro del área de Salud durante las presidencias de José María Guido (1963), Roberto Levingston y Alejandro Agustín Lanusse (1970/71) y Leopoldo F. Galtieri y Reynaldo Bignone (1981/83), desde la gestión oficial promovió la vacunación obligatoria contra la tuberculosis, la creación de centros de epidemiología y de laboratorios de bacteriología en el interior del país, entre otras iniciativas.
Su actuación en favor de la promoción de la salud le valió significativos reconocimientos internacionales. Fue presidente y miembro honorario por la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias, con sede en París, entre otras distinciones.

 
Rodríguez Castells, Horacio M. (I610399)
 
44468 Se graduó en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires en abril de 1954 con el título de Ingeniero Naval y Mecánico.
Trabajó para la Marina con el rango de Oficial durante los años 50 y 60. Estuvo a cargo de la Oficina de Construcciones e Industria Naval de la Prefectura Naval Argentina, fue Delegado en Londres en las Conferencias Internacionales de Seguridad Marítima en 1960/1964, autor y colaborador de diversas ordenanzas marítimas, docente secundario y universitario, y Perito Naval.
Tuvo su propio estudio de construcción naval y durante los últimos veinte años de profesión se desempeñó como Director técnico de la empresa naviera Ferry Líneas Argentinas S.A. 
González Martínez, Silvano León (I101775)
 
44469 Se graduó en medicina en 1829, y se doctoró en filosofía. Actuó como cirujano en el servicio militar obligatorio pero luego decidió dedicarse a las ciencias naturales. Luego de cumplir etapas de especialización comenzó a enseñar zoología en la Martin Luther University, en la ciudad de Halle (Sajonia-Anhalt), Alemania, desde 1837 a 1861, ejerciendo además la dirección del Museo de Zoología. Datan de esta época sus trabajos de entomología, que concluyeron en 1832 con la edición del Handbuch der Entomologie (Manual de Entomología). Actuó durante breves años en política siendo elegido diputado.
En 1843 publicó su célebre "Historia de la Creación" que tuvo 6 ediciones y fue traducida a 5 idiomas teniendo una notoria influencia entre la intelectualidad europea de esa época. Dicha historia fue elogiada por Alexander von Humboldt, quien le escribió desde Potsdam y le consiguió un subsidio real para visitar Brasil. De esta manera viajó en 1850 a Río de Janeiro y Minas Gerais, regresando a Alemania en abril de 1852. Resultado de ese viaje es su obra Sinopsis de los animales de Brasil.
Entre 1851 y 1853 publicó su obra Vistas geológicas para la historia de la Tierra y sus habitantes.
Una vez más volvió a América gracias a que Humboldt le consiguió una recomendación del rey de Prusia. Llegó a Buenos Aires en 1857 donde conoció el Museo Público de Buenos Aires y viajó a Rosario para pasar luego a Paraná, sede del Gobierno de la Confederación Argentina. Allí las autoridades le autorizaron a viajar a Mendoza, donde permanecería un año. Carlos Burmeister describió todo lo que observaba: el paisaje, el gaucho, el asado, el mate, las viviendas etc. En particular al algarrobo y sus usos domésticos y como alimento para el ganado.
En abril de 1858 volvió a Paraná provincia de Entre Ríos, donde durante nueve meses fue propietario rural. Junto con su hijo mayor Germán Burmeister Sommer realizó estudios geológicos y paleontológicos en la zona.
En 1859 recorre la ciudad de Rosario, Córdoba, y Tucumán donde permaneció seis meses. Luego exploró Catamarca y La Rioja para desde aquí cruzar a Chile y viajar a Panamá para regresar a Europa, a su cátedra de Halle. Publica entonces su Viaje a los Estados del Plata, con referencia especial a la constitución física y el estado de cultura de la República Argentina.
Sus grandes deseos de volver a las regiones que había visitado unido a cierto desencanto producidos por motivos políticos en su país lo decidieron a renunciar a su cátedra y volver a la Argentina donde el presidente Bartolomé Mitre y su ministro Domingo Faustino Sarmiento, a quien siempre admiró y apreció, lo nombraron Director del Museo de Buenos Aires en febrero de 1862. Ejerció ese cargo con gran eficacia durante 30 años trabajando especialmente sobre los mamíferos fósiles pampeanos y describiéndolos en la Revista Farmacéutica. Ordenó la colección que había en el museo, incrementándola con hallazgos como el célebre Smilodon de Muñiz.
Casó en segundas nupcias con Petrona de Tejeda, descendiente de los conquistadores españoles de Tucumán, con la que tuvo cuatro hijos.
Al año siguiente, con el apoyo del rector de la Universidad de Buenos Aires, Juan María Gutiérrez, fundó la Sociedad Paleontológica de Buenos Aires cuyo principal fin fue el de estudiar y dar a conocer los fósiles del entonces Estado de Buenos Aires y fomentar el Museo Público.
En 1874 el entonces presidente Domingo Faustino Sarmiento le encomendó las gestiones tendientes a incorporar a 20 profesores de ciencias exactas y naturales para trabajar en la Universidad de Córdoba, dada la escasez de los mismos en el país y a la poca relevancia que se les estaba dando a esas ciencias. Burmeister se encargó de esto y fundó la Academia de Ciencias Naturales de Córdoba integrando a ella a profesores venidos de Europa que estaban obligados a dar clase en la universidad cordobesa. Entre ellos se encontraba el joven Hendrik Weyenbergh, que sería después director de la Academia Nacional de Ciencias. Bajo la dirección de Burmeister la Academia inició de inmediato sus publicaciones, apareciendo desde 1874 su Boletín y desde 1875 hasta 1879 sus Actas.
Una gran obra de Burmeister, fue la Description Physique de la République Argentine d?après des observations per-sonnelles et étrangères (escrita también en alemán y dedicada a Sarmiento) en cuatro tomos editados desde 1876 a 1879, junto con el álbum Vues pittoresques de la Republique Argentine, que traía magníficas ilustraciones de la flora, fauna, geología y paleontología del país y en la que él fue su único redactor e ilustrador. Editada por el Instituto Geográfico Argentino, mereció en la Exposición Geográfica de Venecia (1891) la medalla de oro de calidad y cuidado en su presentación.
También fue de su autoría Los caballos fósiles de la pampa argentina que el gobierno argentino presentó en la exposición de Filadelfia en 1876.
Publicó cerca de 300 títulos. En el 50º aniversario de su doctorado fue agasajado tanto por argentinos como por varias universidades europeas, recibiendo condecoraciones del emperador de Prusia y de Brasil.
Debido a la capitalización de la ciudad de Buenos Aires, se convino con la provincia homónima la nacionalización del Museo de Buenos Aires, en 1884, cumpliéndose el deseo de Burmeister por conservar su autonomía operativa.
Tuvo una gran rivalidad con Florentino Ameghino, quien era un activo propagandista de la teoría de la evolución darviniana, mientras que él era un decidido antagonista de dicha teoría.
Decía: "No podemos echar abajo el principio de la invariabilidad de las especies sin que se venga también por los suelos toda la zoología científica."
Falleció en 1892, a los 85 años, como consecuencia de heridas producidas por un accidente en el Museo. Había dejado designado como su sucesor al frente del Museo de Ciencias de Buenos Aires al Dr. Carlos Berg, probablemente para bloquear el acceso de Ameghino, quien de todas maneras ocuparía esa dirección 10 años después.
Se le erigió un monumento en el Parque Centenario de la ciudad de Buenos Aires, detrás del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia, por iniciativa del Intendente de Buenos Aires Francisco Seeber. Sus restos mortales fueron trasladados a dicho museo donde descansan desde 1967. 
Burmeister, Carlos Germán (I110346)
 
44470 Se graduó en Psicología para Niños en la Universidad para Extranjeros de Perugia, Italia, en 1950, y en Filosofía en la Universidad Nacional del Litoral (UNL), en 1956.
Obtuvo becas para el Instituto Psicotécnico de Barcelona y la Universidad de Princeton.
Fue profesora titular de Filosofía de la Educación en la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNL, en Paraná, y de Integración Cultural en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Dirigió la Escuela de Artes de la Facultad de Humanidades y Artes de esta universidad, donde dictó Estética, Historia General del Arte y otras materias.
Dio cursos en las universidades de Princeton, California y Massachussets, así como en instituciones de España, Colombia y Grecia. Fue jurado en concursos artísticos.
En Buenos Aires, fue asesora de arte del programa cultural de la embajada de los Estados Unidos, coordinó el Departamento de Artes Plásticas de la Fundación Bariloche y dirigió la Galería de Arte Kromos. Asesoró a empresas como IBM, ITT, Xerox, Arthur Young y Coca-Cola.
Entre sus libros y escritos se destacan 20 pintores, Tríptico (ensayo sobre Goethe, Ortega y Gasset y Maragall), Pintura norteamericana. Del retrato colonial al pop y Puritanismo y cultura en los Estados Unidos.
Su libro Moda & cultura es de consulta para los estudiantes de Diseño de la UBA. Ilustrado con tela de jean en la tapa, interpreta la vestimenta como un código cultural y simbólico, con atinadas observaciones. 
Baraldi Casas, Sonia (I640617)
 
44471 Se graduó farmacéutico en la Facultad de Ciencias Médicas en 1905 de la UBA y se doctoró en 1912 en la misma universidad. Fue docente universitario en la UBA y decano de la Facultad de Química y Farmacia de la universidad de La Plata. Es uno de los padres de la química orgánica en la Argentina. La Asociación Química Argentina otorga el premio Dr. Luis Guglialmelli cada dos años a la mejor tesis en química orgánica.  Guglialmelli Cosentino, Luis (I103193)
 
44472 Se hallaba en el Cuzco cuando tuvo lugar la sublevación de José Gabriel Tupac Amarú, a fines de 1780, la que se había iniciado dando muerte al Corregidor de la provincia de Tinta, don Antonio de Arriaga. Al recibirse en la mencionada ciudad la noticia de tan ingrato acontecimiento, Allende reunió hasta 200 hombres voluntarios de varias provincias que se hallaban sin destino en el Cuzco, y uniformándolos a su costa, les proveyó también de caballerías. Allende fué nombrado por el Virrey del Perú, coronel del Regimiento así formado, que fué denominado "Allende".
A principios de diciembre de 1781, en que un crecido número de rebeldes hostilizó la quebrada de Orubumda y pueblo de Guallabamba, fué comisionado el coronel Allende con su regimiento para castigarlos, consiguiendo en los repetidos avances que efectuó, ponerlos en fuga con notable mortandad sin el menor quebranto en su tropa. Retirado al Cuzco, volvió a salir con su regimiento a contener a los sublevados por la quebrada de Oropesa, logrando sorprenderlos en el campamento que tenían en el paraje denominado "ZayIla", hasta que destrozados, se pusieron en precipitada fuga. Sucesivamente, fué comisionado a picar la retaguardia de los enemigos cuando abandonaron el ventajoso puesto de Ocororo por la parte del cerro de Picho, consiguiendo castigarlos y quitarles algunas armas y equipajes que puso a disposición del coronel de los Reales Ejércitos, don Gabriel de Aviles, comandante militar en aquel tiempo. En vista del acierto con que procedía Allende y su tropa, lo volvió a emplear con 3000 hombres de distintos cuerpos para contener los atrevimientos de los sublevados en los altos de la provincia de Quispicanche, y lo consiguió situándose en el arriesgadísimo paraje de "Yanacocha", manteniéndose allí por el espacio de un mes en continuos choques con los enemigos
Luego que el Inspector General de aquella región resolvió salir a campaña. Allende fué incorporado en la columna del centro para auxiliar las de las alas hasta que todas se reunieron en el pueblo de Sicuani, donde se le destacó a las órdenes del ya mencionado coronel Aviles; y tuvo la gloria de que a su vista, en los Altos de Nuñoa, en dos días consecutivos derrotaran a los rebeldes aunque eran en número muy superior. Incorporado por 2a. vez al Inspector General, volvió Allende a ser destinado para atacarlos en la función general en que gloriosamente triunfaron las armas de S. M. en el cerro de Con-dorcuyo; y aunque en este día padeció algún quebranto su regimiento y recibió un golpe el propio Allende, tuvo la suerte de ocupar uno de los sitios más ventajosos que defendieron denodadamente los enemigos; pero habiéndolo por último abandonado en vista del empeño y ardor con que se les atacó, dejaron en el campo de batalla muchos muertos y heridos, entre los cuales se contaban algunos de sus principales jefes.
Allende fué destacado posteriormente a las órdenes del mayor general del ejército don Francisco Cuellar, a la provincia de Carabayn, en seguimiento del caudillo Diego Cristóbal Tupac Amarú, y sabedor el Comandante de que intentaba atacarle, envió a Allende con 800 hombres, a sorprenderlo, lo que logró con felicidad; y al retirarse por la noticia que recibió de que 4000 indios se dirigían a sorprender el resto de las tropas reales en el lugar en que se hallaban acampados, Allende aceleró la retirada con objeto de tomarlos por la espalda, y al efecto, llegó tan al tiempo de iniciarse la acción, que viéndose los enemigos entre dos fuegos, desistieron de su empresa dejando el campo cubiertos de muertos sin pérdida considerable para las fuerzas reales. Al regresar a Carabaya volvieron los rebeldes a hacerle frente a lo columna por cinco partes a un tiempo, con extraordinaria altivez, pero quedaron nuevamente castigados.
Habiendo regresado el ejército al Cuzco por la estación cruel de invierno. Allende fué empleado con su regimiento para sostener los puertos de la ribera hasta que se le mandó ir a auxiliar el asiento de Paucartambo; y vuelto el ejército a salir a campaña bajo las órdenes del comandante general de Ias armas, el 20-2-1782 se hollaba acampado en el pueblo de Sicuani.
Terminada la campaña contra los rebeldes, con fecha 15-11-1782, el Virrey del Perú don Agustín de Jáuregui, le expidió a Allende despachos de coronel del Regimiento de Caballería Ligera del Cuzco "Allende" . el Rey le extendió el 15-10-1783 los correspondientes al grado de coronel del Ejército Real.
Una certificación del general José del Valle, extendida en el Cuzco el 6-11-1783, y otro del coronel Aviles, comandante general de las provincias de fronteras del Perú, comprueban los servicios de Allende.
Por Real Orden de 1-3-1790 se le concedió a Allende el sueldo de teniente coronel
12-6-1793 ofreció al gobernador de Córdoba, marqués de Sobre Monte, $ 400 de sus sueldos anualmente, mientras durase la guerra que sostenía España con Francia, y ofreció su persona para el caso en que pasaren a Buenos Aires los 500 hombres de milicias de Córdoba. Tal propuesta fué aprobada por el Cabildo el 11-7-1793
16-8-1799 con motivo de la guerra que estalló entre la Península e Inglaterra, Allende hizo igual ofrecimiento, y por un certificado expedido en Buenos Aires el 26-11-1802 firmado por Félix de Casamayor, Antonio Carrasco y José María Romero, consta que al causante le fueron descontados de sus sueldos 1336 $; de los cuales 861 con 2 r. por la guerra con Francia desde el 11-6-1793 hasta el 4-9-1795; y 474 con 6 r. por la de Inglaterra, desde el 6-8-1799 a fin de dic. 1801.
23-7-1797 el virrey Olaguer Feliú le nombró para mandar varias compañías de 100 hombres cada una; las que habían sido reclutadas en Córdoba a propuesta del gobernador de aquella provincia
24-1-1798 el mismo Virrey le designó coronel del reg. de Milicias de la ciudad de Córdoba
8-9-1799 era comandante de armas de aquella Capital, fecha ésta en que le fue negado el grado de brigadier que había solicitado.
15-8-1800 le fueron extendidos despachos de comandante interino del Regimiento de Milicias de Caballería de Córdoba, el que constaba de 1000 plazas, dividido en compañías de 100 hombres cada una
11-6-1801 el Virrey del Pino le ordenó bajar con 500 de aquellos milicianos a Buenos Aires, trayendo como 2do jefe al comandante del Fuerte de la Asunción de las Tunas. Joseph Ignacio Urizar; y como ayudante, al alférez de dragones Luis Lafinur
30-7-1801 llegaba Allende al puerto de las Conchas con las 5 compañías, donde se embarcó con 4 de ellas para la Banda Oriental. Por orden expedida en San Gabriel, el martes 3-11-1801 marques de Sobre-Monte, gobernador de Montevideo, se dispuso que Allende marchase con 130 hombres de su regimiento y 70 dragones, al Cerro Largo, que se hallaba en poder de los enemigos.
Terminada la campaña, el I I de junio de 1803 solicitó se le concediera el grado de Brigadier. El 9 de abril de 1804 Sobre Monte le comunicó que el Rey había resuelto en su pedido que "se tuviese presente su mérito". El 16 de octubre del mismo año formuló igual solicitud, elevada el 16 del mes siguiente, con igual resultado.
En 1805 cuando se supo el rompimiento con Inglaterra, y temiéndose que esta nación hostilizara las costas del Río de la Plata. Allende bajó a Buenos Aires de motu-propio, al frente de 300 milicianos que a su costa había reunido y armado.
Cuando en 1806, el Virrey Sobre Monte, se puso desde Córdoba en camino para Buenos Aires al frente de las milicias que organizó en aquella ciudad; trajo consigo a Allende, como segundo jefe de la expedición. Comisionado por el mismo Virrey en Montevideo para reconquistar a Maldonado ocupado militarmente por una división británica, no hizo "otra cosa más que presentarse, dar vueltas, ir, venir, llegar a Pando, volverse de aquí, y en una palabra, incurrir en el ridículo".
Destacado más tarde al frente 800 soldados de caballería y algunas piezas de artillería volante para impedir el desembarco de las fuerzas del general Samuel Auchmuty en la costa montevideana, se comportó Allende en esta comisión con notoria flojedad, limitándose a situarse en una altura, desde donde presenció el desembarco sin tomar ninguna medida para impedirlo; y, finalmente, huyendo sin disparar un tiro cuando la primer división del ejército invasor se halló en tierra y ocupó situaciones estratégicas.
Depuesto Sobre Monte, Allende, que se había granjeado el desprecio de todos, se retiró del teatro de los sucesos, regresando a Córdoba, donde le sorprendieron los sucesos de Mayo de 1810
Con Liniers. de inmediato se pusieron a organizar la reacción contra tales acontecimientos, pero con tan mala suerte que al llegar a aquella provincia el Ejército Auxiliar al mando del coronel Ortiz de Ocampo, fueron tomados presos todos los cabecillas de aquel movimiento y ejecutados en Cruz Alta, en el lugar llamado "Monte de los Papagayos", el 26 de agosto de 1810. Se dice que el coronel Allende había dirigido una carta a sus enemigos declarando "que por desgracia suya se había comprometído con el Obispo y el Gobernador de Córdoba a sostener la causa más contraria a sus convicciones; pero que hallándose colocado entre la ignominia y la muerte, optaba gustoso por ésta".
Sus cenizas fueron exhumadas y trasportadas a España en 1862, a pedido de aquel gobierno

En su testamento fechado el 19-V-1798, declara tener un hijo natural en el Cuzco llamado Mariano Santiago


Fuente : Biografias Argentinas y sudamericanas, J. Yaben / recopilacion por Guillermo Garcia 
Allende Mendiolaza, Coronel Santiago Alejo (*) (I58598)
 
44473 Se hizo cargo en 1826 de la recién creada Dirección General de Correos, Postas y Caminos, por iniciativa de Bernardino Rivadavia y estuvo a su cargo durante 32 años. Luca Patrón, Juan Manuel de (*) (I92322)
 
44474 Se incorpora a la Escuela Naval el 11 de marzo de 1884. fueron sus profesores Pablo Canevali en Mecánica Racional y Estadística, Ulrico Courtois en Química y Física, Emilio Sellstrom en Balística y Artillería, Teodoro Rose en Francés e Inglés, Enrique Stim en Dibujo,Cipriano Torrejón en Historia, Geografía y Derecho Internacional, Shmerzow, Saracho,Martin, Montes, Dufourq, Albarracín y otros.
Formó parte en 1898 de la comisión vigiló en astilleros ingleses la construcción de la fragata Presidente Sarmiento. Fue en 1899 oficial de derrota de esa nave en el primer viaje de circunnavegación, agregado naval en las legaciones de Gran Bretaña y Alemania, encargado de compras para la escuadra.
A fines de 1903, al mando de la corbeta Uruguay acude al rescate del grupo de científicos suecos aislados en el continente antártico.
En 1904 es ascendido a Capitán de Fragata en virtud de la hazaña que significó el rescate de la Expedición Científica Sueca del Dr. Otto Nordenskjöld.
Hacia 1914 ocupaba la jefatura de la Comisión Naval Argentina en Europa, luego de la Primera Guerra Mundial, ya de regreso en la Argentina el Gobierno Nacional le otorga el título de Contraalmirante y asume en 1921 el Comando de la Primera División de la Escuadra de Mar.
En 1923 supervisa la modernización de los acorazados Moreno y Rivadavia en los Estados Unidos y en 1926 alcanza el grado de Vicealmirante y en 1932 se lo designa Prefecto Nacional Marítimo.
Presidió el Centro Naval a partir del 16 de abril de 1931, por un período de dos años. El 8 de enero de 1932, tras casi cincuenta años de servicio en la Marina Argentina se retiró. 
Irizar Echeverría, Almirante Julián (*) (I167884)
 
44475 Se incorporó al Ejército Argentino a los 16 años para prestar servicios en la frontera de la provincia de Salta con el Chaco, para después servir en la frontera sur de la provincia de Buenos Aires. Participó en la batalla de La Verde a órdenes del coronel José Inocencio Arias y en la construcción de la Zanja de Alsina. Participó también en la Conquista del Desierto.

Tomó parte en la revolución de 1880, participando en las batallas de Corrales y Puente Alsina. Fue dado de baja al fracasar la revolución.

Formó parte de la Comisión Provincial de Aguas Corrientes de La Plata y fue oficial del cuerpo provincial de guardiacárceles.3?

Reincorporado al Ejército Nacional, y con el grado de mayor, tuvo un papel importante en la represión de la revolución radical de 1893, secundando al coronel Ramón L. Falcón.

Fue elegido diputado provincial en 1894 y reelegido en 1898, y tuvo la responsabilidad de organizar una milicia provincial en previsión de una guerra con Chile. Por iniciativa del gobernador Guillermo Udaondo fue ascendido al grado de coronel. Entre 1902 y 1910 fue diputado nacional por el Partido Autonomista Nacional. Fue un firme aliado tanto del gobernador Irigoyen como del presidente José Figueroa Alcorta.

Vicegobernador y gobernador

Fue elegido vicegobernador por la fórmula del Partido Conservador en 1910, como segundo del gobernador, general Inocencio Arias.

A principios de septiembre de 1912, el gobernador Arias se sintió repentinamente muy enfermo, falleciendo el día 12. De inmediato asumió el gobierno el coronel De la Serna.

Gran parte de su gestión estuvo orientada a llevar adelante una reforma de la ley electoral, en consonancia con el espíritu de la Ley Sáenz Peña; la misma sería sancionada durante el mandato de su sucesor, pero no con defectos que la hicieron insuficiente como garantía de limpieza electorial.

Durante su mandato se discutió la creación del Partido de Esteban Echeverría, a la que De la Serna se opuso vigorosamente; la ley que creaba ese partido sería sancionada poco después de su fallecimiento. El 19 de enero de 1913, de la Serna acudió a la inauguración de la rambla de Mar del Plata; era la cuarta construcción de este tipo en la localidad, ya que las tres anteriores, de madera, habían sido arrasadas por el oleaje.

A medidos de marzo, aún más inesperadamente que lo que ocurrió con la muerte de Arias, falleció el gobernador De la Serna. Sus restos descansan en el cementerio de La Plata.

Fue sucedido por el presidente del senado provincial, que llamó a elecciones, de las que resultó vencedor Juan Manuel Ortiz de Rozas. Este falleció menos de dos meses más tarde. Arias, De la Serna y Ortiz de Rozas fueron los tres únicos gobernadores de Buenos Aires en fallecer en ejercicio de su mandato, y los tres fallecieron en menos de un año. 
Serna Gómez, Teniente Coronel León Ezequiel de la (*) (I94497)
 
44476 Se incorporó al Ejército Argentino al estallar la guerra del Brasil, en la que participó revistando en el regimiento de Coraceros de Juan Lavalle, participando en la batalla de Ituzaingó. Participó también de la revolución contra el gobernador de la provincia de Buenos Aires y luchó en las batallas de Navarro y Puente de Márquez. Se instaló en Montevideo, donde se inició en la escritura de poemas.
Acompañó a Lavalle en la campaña del segundo ejército correntino contra Rosas, luchando en las batallas de Don Cristóbal y Sauce Grande. Cuando el ejército desembarcó en la provincia de Buenos Aires, fue el encargado de reunir caballos de los estancieros opositores, para montar al ejército que desembarcó en San Pedro. Más tarde participó en las batallas de Quebracho Herrado y Famaillá y se exilió en Bolivia.
En el exilio escribió una conocida biografía del general Lavalle y otra del general Soler.
Permaneció en Montevideo hasta después de la caída de Juan Manuel de Rosas en la batalla de Caseros, y luego se incorporó al ejército del Estado de Buenos Aires. Participó en la organización del ejército para la Guerra del Paraguay.
Falleció en Buenos Aires en 1869, y sus obras completas fueron editadas por su hijo también llamado Pedro Lacasa al año siguiente. 
Lacasa Campos, Coronel Pedro Trifón (I504176)
 
44477 Se incorporó como cadete al Ejército del Norte en 1810, y combatió en todas las batallas de las tres campañas al Alto Perú, desde Cotagaita hasta Sipe Sipe, alcanzando el grado de capitán.
En diciembre de 1816 estaba en Santiago del Estero, con encargo de reunir un escuadrón de caballería. Fue entonces que secundó al coronel Juan Francisco Borges en su revolución contra las autoridades nacionales. Tras la derrota y ejecución de Borges, el coronel Lamadrid lo tomó bajo su protección y lo hizo su segundo jefe en la campaña que dirigió al Alto Perú en 1817. Era una maniobra de distracción del enemigo, pero Lamadrid ocupó Tarija y fracasó frente a Chuquisaca. Se vieron obligados a retirarse ? acosados por el enemigo ? combatiendo en Cachimayo y Tarabuco. Ésa fue la cuarta campaña al Alto Perú, cierto que menos ambiciosa que las otras tres.
A mediados de 1820 formaba parte del ejército de la "República de Tucumán", y combatió contra la autonomía de su provincia, que había conseguido el coronel Juan Felipe Ibarra. Pasó al ejército salteño a órdenes de Alejandro Heredia, de Juan Ignacio Gorriti y de Arenales. Hizo la campaña al Alto Perú en 1825.

Poco después se incorporó a la división que participó en la guerra del Brasil, a órdenes de José María Paz. Pero pasó a las fuerzas de Lamadrid, que se enredó en una guerra civil contra el gobernador tucumano Javier López y luego contra Facundo Quiroga, combatiendo en la batalla de El Tala. Más tarde fue miembro del tribunal militar de su provincia; al producirse el segundo ataque federal a Tucumán, huyó a Santiago del Estero, donde su amigo Ibarra lo tomó como su protegido.
En 1829 pasó a Córdoba y se enroló en el ejército del general Paz con el grado de teniente coronel. Participó a órdenes de Lamadrid en la batalla de La Tablada, para después incorporarse al ejército de la provincia de Tucumán; combatió en la Batalla de La Ciudadela.
Huyó a Bolivia por un tiempo, hasta que el gobernador Heredia lo mandó llamar y lo incorporó al ejército federal tucumano. Pero cuando se produjo la invasión del general Javier López se mostró partidario del mismo, de modo que fue confinado al remoto pueblo de Burruyacú. Fue reincorporado al ejército provincial en 1837, para la guerra contra Bolivia, pero se dedicó a la agricultura.
Apoyó la Coalición del Norte, y en abril de 1840 era el jefe de estado mayor de la provincia de Tucumán, como segundo del general Lamadrid, que lo ascendió al grado de coronel. Combatió en la batalla de Famaillá a órdenes del general Juan Lavalle, y debió exilirse por segunda vez en Bolivia.
Algunos años más tarde, el nuevo caudillo tucumano, Celedonio Gutiérrez, le concedió un indulto; pero Lugones prefirió instalarse en Tacna, en Perú, como dueño de una panadería.
Regresó a Santiago del Estero en 1853, aunque se negó a participar en las guerras entre Gutiérrez y Manuel Taboada. Se trasladó a Buenos Aires por invitación del general Paz, pero antes de llegar se instaló en Rosario. En 1855 publicó unas Memorias sobre las campañas del Ejército del Norte, en parte como complemento a las memorias de Lamadrid y Paz.
En 1859 se instaló definitivamente en la provincia de Tucumán, donde falleció nueve años más tarde. Fue el abuelo del poeta Leopoldo Lugones. 
Lugones Trejo, Coronel Lorenzo (*) (I91061)
 
44478 Se incorporó como soldado al ejército del Estado de Buenos Aires para la crisis que desembocaría en la batalla de Cepeda, que fue su bautismo de fuego. También participó en la batalla de Pavón, y a fines de 1862 fue ascendido al grado de teniente.

Con el grado de ayudante mayor marchó a la Guerra del Paraguay, participando en la mayor parte de las batallas que luchó en la misma el Ejército Argentino; al finalizar la guerra, era teniente coronel.

Participó en la represión de la revolución de Ricardo López Jordán en las batallas de Sauce y Don Cristóbal, como comandante de una brigada de infantería.

En 1871 fue nombrado jefe del Regimiento de Patricios ? que en esa época se llamaba 1er Regimiento de Guardias Nacionales de la capital ? al frente del cual dirigió operaciones defensivas contra la revolución de 1874. Al finalizar el mismo se trasladó con su regimiento a la Gobernación del Chaco, cuya gobernación ejerció interinamente durante un breve lapso.

Tras dejar el mando del Regimiento de Patricios, prestó servicios en la frontera con los indígenas. Ascendido al grado de coronel, formó parte de la llamada Conquista del Desierto de 1879. Comandó la guarnición militar de Choele Choel entre mayo y agosto de ese año.

Al estallar la revolución de Carlos Tejedor contra la federalización de Buenos Aires, Teodoro García ocupó el cargo de Jefe de Estado Mayor de las fuerzas nacionales, acantonadas en la Chacarita. En el mes de julio fue ascendido al grado de coronel mayor, equivalente al de general.

Fue inspector general del Arma de Infantería y ascendido a general de división en 1882.

Fue diputado nacional durante la presidencia de Miguel Juárez Celman. Al estallar la Revolución del Parque, en 1890, no se unió a la misma. Pero cuando el gobierno dio de baja a los jefes sublevados, dirigió una nota al Estado Mayor, aclarando "que se ha incurrido en omisión al no incluir mi nombre? (pues se consideraba incluido) ... "adentro de la misma disposición invocada por el señor ministro de la Guerra para fundar su resolución."
Fue dado de baja y reincorporado por la amnistía en el mes de septiembre de ese mismo año.

Tras colaborar ? sin participar activamente ? en la revolución de 1893, García fue arrestado a bordo de un buque de guerra durante varios meses. No obstante, no fue dado de baja, y al año siguiente fue electo nuevamente diputado nacional, cargo al que renunció en abril de 1898.

A consecuencia de las contingencias revolucionarias de 1893, el general García sufrió una injusta detención de varios meses a bordo de un buque de guerra. Después de estas persecuciones, fue elegido nuevamente diputado por la Capital, el 9 de mayo de 1894, banca que ocupó hasta el 30 de abril de 1898. 
García Álvarez, General de División Teodoro (*) (I80122)
 
44479 Se inició en la administración de campo con Antonio Saralegui en la provincia de Santa Fe, fue socio de su hermano en la consignataria "Alchourron Hnos.". Propietario de la estancia La Patria en Tandil, donde organizó la cabaña Santa Teresa especializada en ganado shorthorn. Alchourron Belheumeur, Pedro (I18668)
 
44480 Se inició en la carrera de las armas, en calidad de aspirante de la compañía de cazadores del Batallón "Guardia Argentina" el 7 de octubre de 1830 en el cual fue promovido a subteniente lo., de la 2a. compañía, el 5 de febrero del año siguiente, marchando en aquellos días a la provincia de Córdoba en la campaña que las fuerzas federales realizaron contra el general Paz, formando parte Rivero del Ejército de Reserva que comandaba el general Juan Ramón Balcarce, el cual estuvo de regreso en Buenos Aires el 20 de septiembre de 1831, terminada la campaña con la casual captura del general Paz.

El 9 de abríl de 1832 fué promovido a teniente 2o. de la compañía de granaderos de su batallón, y el 16 de diciembre del mismo año a teniente lo. de la 2a. compañía del batallón "Guardia Argentina, siendo destinado a servir en la isla de Martín García en el mes de febrero de 1833, pero habiéndose enfermado gravemente poco después, debió regresar a Buenos Aires a hospitalizarse. El 19 de noviembre del mismo año fue ascendido a capitán de la misma compañía. Pasó a la P.M.E. el 6 de marzo de 1834 y a la Inactiva el 24 de noviembre de igual año, por Ley de 19 de agosto del mismo año; hasta que fue dado de baja en junio de 1835, después de haber estado agregado al Regimiento 4o. de Campaña desde el 1o. de diciembre.

Perseguido por los satélites de Rosas, el capitán Rivero se vió obligado a emigrar al Estado Oriental, prestando servicios militares a la causa unitaria. Actuó en la campaña de los ejércitos libertadores en el interior, en 1840 y 1841, como ayudante del general Lamadrid. Al organizarse la defensa de Montevideo, fue designado teniente coronel jefe del Batallón "Libertad", el que en 1844 fue refundido en otros cuerpos, en enero de 1843, permaneciendo en aquel puesto hasta fines?del año siguiente, en que pasó a formar parte del ejército que el general Paz organizaba en Villanueva. En la defensa de la capital uruguaya asistió a numerosos hechos de armas, en los que se distinguió por su bien probado valor, entre otros: salida del 9 de junio de 1843; salida general del 5 de julio; combate del Buceo, el 31 de octubre de aquel año; salida general y combate del Pantanoso, el 24 de abril de 1844, bajo el superior comando del general Paz, función de guerra en la que actuó como 2o. de Rivero el teniente coronel graduado D. Manuel Lerchunde, y a numerosas acciones de menor importancia, entre ellas, la del 15 de enero de 1844 en el ataque al cantón de Villardebó. Poco después de esta fecha fue que marchó a Corrientes.

En el ejército de Corrientes mandó el batallón "Cazadores de la Unión" y a su frente asistió a la campaña de 1846, con motivo de la invasión de la provincia por las fuerzas federales al comando de Urquiza. Disuelto el Ejército Aliado a consecuencia de los funestos sucesos de abril de aquel año, el teniente coronel Rivero continuó al servicio de los Madariaga, en las fuerzas armadas de la Provincia. Tuvo a sus órdenes, a fines de 1845, la flotilla correntina, según se desprende del parte pasado al Ministro de Guerra y Marina del Estado Oriental, por Garibaldi, el 15 de diciembre de aquel año, desde el Salto.

En la batalla de Caseros, el coronel Rivero tuvo a sus inmediatas órdenes una brigada de infantería, compuesta por los batallones "San Martín", "Buenos Aires" y "Federación", que formó parte del centro del Ejército Aliado, al lado de los brasileños. La brigada del coronel Rivero fue la única fuerza del centro de aquel ejército que combatió vigorosamente pues las tropas imperiales no intervinieron sino en una fase de la lucha allí empeñada.

El 1o. de abril de 1852 fue nombrado jefe del Batallón "Federación". En las elecciones practicadas unos días después de esta fecha en la ciudad de Buenos Aires, el coronel Rivero fue candidato a diputado por la lista semi-oficial.

El coronel Conesa sobornó la tropa del Batallón "Federación" el cual se pronunció el 11 de septiembre de 1852 con los demás cuerpos de la guarnición, contra las autoridades nacionales. El coronel Rivero fue destinado a la P.M.A. del Ejército de la provincia de Buenos Aires el 23 de noviembre de aquel año.

Hizo causa común con el coronel Hilario Lagos cuando éste se pronunció el lo. de diciembre contra el gobierno porteño. Establecido el sitio de la Capital el día 6, en la mañana del día siguiente, el coronel Rivero penetró con una pequeña fuerza de caballería hasta la plaza del Retiro, intimándoles a los oficiales del Batallón 1o. de Línea, acuartelados en aquel punto, obedeciesen sus órdenes, pues que el Parque y otros lugares se habían ya sometido al coronel Lagos; la actitud y firmeza del comandante Conesa y otros oficiales del 1o, que resistieron enérgicamente disponiéndose a emplear las armas para escarmentar al coronel Rivero, anuló el propósito de éste.

Tal actitud salvó la plaza del Retiro, evitando que cayese en manos de los rebeldes. Rivero pasó de allí al cuartel del coronel Juan Antonio Lezica, en las inmediaciones de las Monjas Catalinas, donde se hallaba el plantel de su Batallón poco menos que en cuadro: Rivero le intimó rendición, asegurando que ya lo había hecho el 1o. de Línea y otros puntos importantes de la Capital. Durante esa ligera conferencia, D. Alfredo Seguí, oficial del 1o. de Línea, tomando un disfraz oportuno, penetró hasta el cuartel del coronel Lezica, con bastante peligro de su vida, y le informó lo que había sucedido en el cuartel de su cuerpo. Esto robusteció la resistencia del coronel Lezica. Ante estas novedades, concurrió el coronel Mitre, comandante Pastor Obligado y mayor Del Campo, con algunas fuerzas, y entrando a la plaza del Retiro por la calle del Perú, entablaron una fuerte guerrilla con la tropa del coronel Rivero, disparando un tiro a metralla sobre ésta, que huyó en todas direcciones. A fines del mismo mes, Rivero fué dado de baja del ejército porteño.

Fué uno de los firmantes de la nota pasada desde el Arroyo de Maldonado, el 19 de diciembre de 1852 al general José María Flores, ofreciéndole el mando de las fuerzas sitiadoras de Buenos Aires. También fué el coronel Rivero uno de los jefes que se reunieron en la chacra de Olivera, partido de San José de Flores, el 24 del mismo mes, y levantaron un Acta desconociendo la autoridad del gobernador de Buenos Aires.

Asistió a numerosas funciones de guerra durante el sitio de esta ciudad, entre ellos a la del 2 de junio de 1853, en la que fue herido de bala en la frente el coronel Mitre: en esta oportunidad, el 2 de Línea, que había hecho alto al pie de la barranca de Balcarce, fue molestado por el certero fuego del batallón de Rivero, uno de los mejor organizados del enemigo. Posteriormente siguió sirviendo en las fuerzas de la Confederación.

Al estallar la guerra del Paraguay, Rivero ya se hallaba incorporado al Ejército Nacional el 3 de mayo de 1865, y el 1o. de noviembre del mismo año fue nombrado comandante de la 3a. Brigada del ler. Cuerpo del Ejército, a la cabeza de la cual iba a prestar eminentes servicios a la Patria. Se halló en el pasaje del río Paraná, el 16 de abril de 1866, y el 2 del mes siguiente contribuyó poderosamente al triunfo del Estero Bellaco, como consta en el parte del general Paunero.

En la gran batalla de Tuyutí, el 24 de mayo de 1866, el coronel Matías Rivero rindió el tributo de su vida gloriosa en el campo de la acción "combatiendo con denuedo al frente de sus tropas", según expresa el general Mitre en su parte; y el general Paunero, al comunicar al Comandante en Jefe la actuación de su Cuerpo de Ejército en la tremenda batalla, señala "la digna comportación del coronel Rivero, quien cayó traspasado de una bala en circunstancias que desplegaba sus fuerzas".

Muerto el coronel Rivero, asumió el comando de su Brigada el coronel José Ramón Esquivel, que continuó conduciendo las fuerzas a sus órdenes con la bizarría con la cual habían entrado en fuego.

A raíz de haber dado parte de enfermo el teniente coronel Rivero, pero sin comunicarlo oficialmente, y sólo ordenando a su 2o cumpliese las órdenes que recibiese; el 15 de enero de 1844, en el ataque al cantón "Villardebó", tuvo un grave altercado con el coronel Marcelino Sosa, a consecuencia de una crítica que éste formuló sobre el proceder de Rivero por no haber pasado parte de enfermo como correspondía, en voz alta (sin saber que el último estaba allí cerca), y censurando al general Paz, que había hecho sacrificar al 3o. de G.N. y al Jefe del Batallón "Libertad", que no se hallaba en su puesto. Esto originó un violento cambio de palabras entre Rivero y Sosa, que se desafiaron y se trasladaron inmediatamente a la llamada "Casa de Gutiérrez", que hacía cruz con la quinta de Andión, donde se dejaron caer de sus caballos y se trabaron en un crudo y encarnizado combate, en el que recibió Rivero un tremendo hachazo en la cara; lo que no impidió, sin embargo (ambos fueron arrestados por orden de Paz), que el 9 del mes siguiente se le viese a Rivero cargar el ataúd que contenía el cadáver de Sosa, muerto el día anterior, y conducirlo bañándolo en lágrimas, desde la casa de Sosa, situada en la línea interior frente al portón de Labandera, hasta el Cementerio, sin permitir que nadie lo relevase.
 
Rivero Ramallo, Coronel Doroteo Matías (I80880)
 
44481 Se inició en la milicia, llegando a coronel para ocuparse después en la administración pública. Fue en 1820 el primer Gobernador de Mendoza, ya separada de las restantes provincias de Cuyo. Campos López Camelo, Pedro José (I65786)
 
44482 Se la bautizó como Juana Orfelia y luego se rectificó el nombre y se aclaró que era "Juana Hortensia". Aragón Gancedo, Juana Hortensia (I201650)
 
44483 Se la menciona como difunta en la partida de matrimonio de su hijo José Antonio, en Dolores, el 10 de julio de 1846. No aparece en el libro de defunciones de Ntra. Sra. de los Dolores. Larnomier, Rose Augustine (I85593)
 
44484 Se le otorga una beca en el Colegio de Ciencias Morales de Buenos Aires en 1828. Sigue en el colegio al menos en 1830, cuando tenía 10 años. Fuentes: Archivo General de la Nación, AGNA X 6-1-4. Bauzá Tristán, Federico (I160436)
 
44485 Se le otorgó carta de dote ante el Alcalde Blas de Acosta Freire, el 6 de Marzo de 1740, por la suma de $16.332 en diversas partidas y $4.000 plata sellada. Sus arras fueron de $1.800.
Falleció en la Asunción el 24 de Abril de 1794, en momentos que otorgaba su testamento. Sus bienes fueron valuados en la suma de $52.988.
A esta señora le fue regalada en 1742, por su tío el Canónigo Delgadillo, la Imagen de Nuestra Señora de la Asunción, que hasta hoy se venera como patrona de la Ciudad. Los primeros años estuvo en el oratorio particular de la familia, pero luego reemplazó a la antigua, llamada ?La Conquistadora?, por haber venido en la expedición de Mendoza, y puesta por Salazar de Espinosa como Patrona del Fuerte que fundó en 1537, y luego Irala al delinear la Ciudad de la Asunción en 1541 la dejó con igual carácter de la nueva población. El cuidado de la Imagen y su función, quedo a cargo de la descendencia de Irala, por cuya razón la tenía Doña Lorenza Delgadillo, y aún se conserva en su familia.
 
Delgadillo y Garay, Lorenza (I672247)
 
44486 Se le tomó asiento como Guardia Marina en la Escuela naval el 22 de abril de 1766. Ruiz de Cenzano y Roo, José María (I625343)
 
44487 Se llamó Juan por su padre y Bernardo por celebrarse el dia del nacimiento al santo de dicho nombre. Iturraspe Gálvez, Juan Bernardo Ramón (*) (I90237)
 
44488 Se lo conocía como Cruz Martín. Martín Piella, Bartolomé de la Cruz (I142029)
 
44489 Se lo conocía en Buenos Aires como Francisco; su familia inglesa le llamaba Frank. Reynolds Shearman, Francis William (I9111)
 
44490 Se mantuvo al frente de la Agencia Marítima Martin, fundada por su padre en Bahía Blanca. Vicecónsul Honorario de Noruega, Suecia y Dinamarca. Recibió del Rey de Suecia la Orden de Vasa de Primera Clase y de la Reina de Dinamarca la Cruz del Danebrog. Martin Miller, Edwin Stanley (I617516)
 
44491 Se ordena presbitero a titulo de capellan del coro de la Catedral en 1832.
Doctor en Teologia por la Universidad de Buenos Aires.
Preconizado Obispo de Córdoba en el consistorio de 7 de abril de 1876, recibe la consagración episcopal el 16 de julio siguiente, de manos del arzobispo de Buenos Aires Federico León Aneyros.
En 1877 convoca a sínodo. Es el único sínodo celebrado en el siglo XIX durante el período constitucional argentino. Su texto permite ver y valorar las ventajas, las dificultades y los cambios operados en el país. J.M. ARANCIBIA- N.C. Delaferrera, "Un sínodo diocesano en el siglo XIX, Córdoba 1877" en Teología, t. XX, nº 41 (Buenos Aires 1983). 
Álvarez de las Casas, Monseñor Manuel Eduardo (I94949)
 
44492 Se ordenó sacerdote en 1703. Carranza Herrera, Juan José de (I642031)
 
44493 Se ordenó sacerdote en la Compañía de Jesús. Cabrera Zúñiga de Mendoza Garay, Miguel Luis de (I22450)
 
44494 Se quitó la vida a los 31 años de edad. Saubidet Correa, José Antonio (I280773)
 
44495 Se radicó en Argentina hacia 1832, dedicándose al comercio por menor en géneros, según el censo de la ciudad de Bs.As. de 1855, domiciliándose en el barrio de Catedral al Sur (San Ignacio). Górgolas, Sinforiano (I608603)
 
44496 Se radicó en Bs. As. ". . . tuvo poca descendencia entre ellos un nieto, Ernesto (Tito) Altgelt, quién proyectó el Túnel Subfluvial Santa Fe-Paraná y la canalización del Río Bermejo. Sin duda el Altgelt del siglo XX." (Carta dirigida a mi, de Luis Germán Altgelt de fecha 23 de Julio de 1991) Altgelt Scheuten, Hermann Gottlob (I640217)
 
44497 Se radicó en Bs.As. en 1835, a los 20 años, buscando nuevos horizontes.
De profesión Procurador, según él mismo declaró en el Censo de Bs.As. de 1855. 
Reboredo Roca, Gabriel (I654786)
 
44498 Se radicò en Bs.As., donde fue capitán de milicias, Alguacil mayor y Tesorero de Santa Cruzada. Actuó en el sitio de la colonia de Sacramento.
El 30-06-1760 el Virrey del Perú lo nombró Regidor y Depositario General de Bs.As. 
Rivadavia Díaz, José Antonio (I103239)
 
44499 Se radicó en BsAs hacia 1810, según el Censo de 1855. Cateura Puentes, Antonio (I69887)
 
44500 Se radicó en Buenos Aires donde fue Juez de 1º Instancia y Diputado Nacional. Zavaleta Silva, Manuel (I59466)
 
44501 Se radicó en Buenos Aires donde fué Juez Oficial Real de las Reales Cajas, quien no teniendo hijos adoptó como tal y nombró como su heredero universal así como su esposa, a su sobrino Juan José Gadea Navarro. Gadea Muñoz, Capitán Alonso (I47241)
 
44502 Se radicó en Buenos Aires donde fue realista practicante, votó por el Rey en 1810 y participó de la sublevación de Alzaga. Villarino Frieyro, Pablo (I23857)
 
44503 Se radicó en Buenos Aires en 1843. Frers Hubrich, Gustavo Guillermo (I18157)
 
44504 Se radicó en Buenos Aires, ya viuda, en 1845, según se desprende del censo de 1855. Roca Tejerina, María Segunda (I506323)
 
44505 Se radicó en Canadá. d'Hilaire de Moissac, Louis (I663263)
 
44506 Se radicó en Catamarca. Castro Moyano, Francisco (I55046)
 
44507 Se radico en Concordia, Entre Ríos en 1848, en donde tuvo una activa vida pública, social y comercial. Fue el primer importador por la Aduana de Concordia. Elegido por unanimidad el Primer Presidente Municipal de Concordia asumió el 5 de enero de 1873, ejerció el cargo ad honorem, renunció por razones de salud el 6 de marzo de 1877. Se rodeó de calificadas personas en el Consejo de Administración, la Comisión de Obras Públicas, de Educación, de Seguridad, Hacienda e Higiene. Hacía 40años que se había fundado la ciudad de Concordia, no contaba con un cuerpo de ordenanzas y disposiciones que rigieran la vida comunitaria. Las nuevas autoridades tuvieron una actividad intensa. Dotaron a la ciudad de un cuerpo legal, organización administrativa, la realización del primer catastro de la Villa, y el Primer Registro de Títulos de Propiedad.
Entre las principales obras que se realizaron en su cometido, fue la salud pública, campañas de vacunación, iluminación, limpieza de malezas, construcción de muros, ordenamiento de los carruajes de pasajeros, la construcción del mercado y el apoyo económico para la construcción del templo parroquial de San Antonio de Padua. Así se expresaba don Federico: "Hace muchos años cuando el viento de mi destino me condujo a Concordia, este pueblo estaba en la infancia. He seguido desde entonces con el cariñoso afán con que un padre observa los primeros pasos de su hijo, las vacilantes tentativas de Concordia de marchar por el sendero del progreso del adelanto material y moral?". Su presidencia encaminó a la ciudad de Concordia a la prosperidad que gozó en poco tiempo. Invirtió en tierras, adquiriendo una estancia a los hermanos Juan Pío, Victoriano, Melitón y María Benítez. En 1878 con motivo de la inauguración de la línea ferroviaria F.C.N.E.A. que unía Concordia con Monte Caseros asistieron al acto el presidente de la Nación Domingo Faustino Sarmiento y el gobernador de la provincia Leonidas Echagüe, entre otras personalidades. Tiempo después el presidente Sarmiento le envió a don Federico Zorraquín semillas de eucaliptus, cuyas plantas se conservan en algunas de sus propiedades. En 1879 organizó y presidió la 1º Exposición de la Industria Nacional, en Entre Ríos, el 25 de diciembre de 1879, concurrieron más de doscientos expositores de todo el país. El diario "La Nación" de Buenos Aires del día 28 la tituló "Primer gran torneo del progreso y de la industria nacional, exposición y feria agrícola". El 19 de julio 1879 adquirió el solar6 que había pertenecido al coronel Waldino de Urquiza, Comandante Militar de Concordia, asesinado el 11 de abril de 1870, el mismo día que su padre el general Justo José de Urquiza y su medio hermano el coronel Carmelo de Urquiza. El 2 de junio de 1880 comenzó la construcción del edificio, con plano de Juan Casarino. Por tradición familiar se cree que la construcción guarda el estilo del colegio jesuita que se encuentra en Santiago de Chile. En la planta baja funcionó el escritorio de la firma "Zorraquín S.A." y la Compañía de Seguros "Federico Zorraquín". Con el paso de los años la familia Zorraquín cedió la planta alta del edificio al Club Progreso. En 1897 la familia vendió el inmueble al Sr. Serafín Garasino. Finalmente fue adquirida por don Domingo Isthilart, cuyos descendientes son sus actuales propietarios. El destino del edificio fue convertirse en un hotel de lujo, demandando algunas reformas para adaptarlo a la nueva función. Conocido con el nombre de Hotel Colón, testigo de la vida social de la ciudad, en sus habitaciones se alojaron visitantes ilustres, entre otros el Presidente Avellaneda. En 1923 el Presidente Alvear visitó Concordia con motivo de la inauguración del puente sobre el arroyo Yuquerí, bautizado con su nombre.
En el hotel se prepararon para recibirlo y brindar el confort que la época demandaba, se adaptaron habitaciones y se construyó un balcón. Durante los años 1882 y 1884 inició don Federico las plantaciones de citrus, denominada "Naranjales y Viveros Zorraquín". Tuvo cultivos de perales, manzanos, guinda y castaños, uvas de mesa y para vinos de distintas variedades. Realizó también plantaciones de alcornoque. En 1887 publicita la importación del Ajenjo Suizo "Premier Fils", medicina que actuaba como anticolérico.
 
Zorraquín Ballesteros, Federico (I6069)
 
44508 Se radicó en Córdoba, y allí contrajo matrimonio con la cordobesa María de Tejeda Guzmán y Granados. Para ayudar a su casamiento, Luis de Aguirre recibió de su padre 260 vacas, tasadas en 5 pesos cada una; la negra esclava "Raphaela", con su hija de pechos Ignacia; otro esclavo negro, y la mitad de la chacra paterna, con 250 yeguas "aguilillas" que pastaban en ese campo. por Carlos F. Ibarguren Aguirre Pedroso, Luis (I610)
 
44509 Se radicó en Corrientes hacia 1800. Fue comerciante, coleccionista y bibliófilo. Pampín Lavadilla, Fermín Félix (I54169)
 
44510 Se radicó en el Uruguay. Barragán Bustillos, Ventura (I665004)
 
44511 Se radicó en España, donde casó y hubo descendencia. Gutiérrez de Humanés, Manuel (I44483)
 
44512 Se radicó en México, donde fué Coronel, y uno de los héroes de la ciudad de Puebla, cuando la sitiaron las tropas francesas. Lynch Zaldívar, Coronel Emilio (I23191)
 
44513 Se radicó en Perú donde formó su hogar. Suárez de Cabrera Velasco, Pedro de (I30281)
 
44514 Se radicó en Río IV, Córdoba, donde fue Regidor del Cabildo, Teniente de Milicias de Caballería. Testó en la hacienda del Manzano, Curato de Calamuchita, y murió entre 1819 y 1835.
Notas de Roberto Vásquez Mansilla, inéditas 
Vásquez Fillol, Juan Bautista (I26344)
 
44515 Se radicó en San Miguel de Tucumán, donde fue Regidor en 1628, Procurador General en 1642 y encomendero de Eldete. El 7-VI-1639 otorgó con su 2ª esposa Catalina Medina de Castro una obligación de pago a favor de las monjas del convento cordobés de Santa Catalina de Sena, en el cual profesaban sus hermanas Mariana de la Cruz y Francisca de la Concepción. Falleció Lorenzo antes de 1677.
por Carlos F. Ibarguren Aguirre 
Ludueña de la Vega, Lorenzo (I10122)
 
44516 Se radicó en Santa Fe La Vieja, Argentina, en 1573 como integrante del grupo fundacional comandado por Don Juan de
Garay. Juan de Santa Cruz, n. en Asunción por 1545. Alistado en la expedición de Garay para fundar Santa Fe, fue su vecino fundador en 1573 y miembro de su primer cabildo como regidor. Acompañó a Garay cuando fue a socorrer al Adelantado Ortiz de Zárate luego lo acompañó al Perú para cumplir disposiciones verbales del mismo Adelantado. Su nombre aparece en el primer instrumento jurídico santafesino, la mismísima acta fundacional firmada por Juan de Garay, quien lo designa regidor. Era hermano entero de San Roque González de Santa Cruz, beatificado en 1934 por S.S. Pío XI y canonizado en 1988 por S.S. Juan Pablo II, habiendo sido martirizado por los indios el 15-11-1628. Tuvo activa participación en el sofocamiento de la rebelión de los Siete Jefes en 1580 en Santa Fe, aunque pertenecía al bando rebelde. Mató a Lázaro de Venialbo en la ocasión. Se ignora con quien se casó, seguramente en Asunción. Extractado de un trabajo de Carlos Fabian Romitti Acevedo, Reconquista, Argentina. Cortesia de Maria Marta Quinodoz, Arg.
Sin embargo, en Nov. 2005, Gustavo Sorg escribe: JUAN GONZÁLEZ DE SANTA CRUZ, natural de Asunción. Sargento
mayor de toda la gobernación del Río de la Plata. Fue muerto por los indios del Paraná, quizás en las jornadas de
descubrimiento del gobernador Hernandarias de Saavedra. En la información que levantó su hermano Francisco González
de Santa Cruz consta que ya era fallecido en el año 1602. En Pobladores Españoles de Santa Fe la Vieja39, Luis María
Calvo presume que Juan de Santa Cruz nacido en Asunción en el año 1545 e inscripto en el Alarde del 23 de noviembre
de 1572 para la población de la ciudad de Santa Fe, sería hijo del escribano Bartolomé González y de María de Santa
Cruz. Haciendo un análisis de tiempo, María de Santa Cruz tendría que haber nacido después de llegado al Río de la Plata su padre Pedro de Santa Cruz, esto sería después del año 1536, para lo cual para el año 1545, fecha de nacimiento de Juan de Santa Cruz, su madre tendría 9 años de edad. Por lo antes expuesto me siento en posición de afirmar que es imposible que Juan de Santa Cruz nacido en el año 1545 y conquistador de Santa Fe sea hijo del escribano Bartolomé González y de María de Santa Cruz, mas bien me inclino a conjeturar que Juan de Santa Cruz fue hijo natural del conquistador Pedro de Santa Cruz y por lo tanto hermano de María de Santa Cruz, tal vez no nombró nunca a su padre por no tener muchos recuerdos de él, ya que Pedro de Santa Cruz fallece antes que su hijo cumpliera los diez años de vida.

En la información que levantó el capitán Francisco González de Santa Cruz en el año 1602, los testigos nombran a los hijos del escribano Bartolomé González que participaron en las fundaciones de ciudades, que fueron Bartolomé González de Santa Cruz en la de Concepción del Bermejo y Francisco González de Santa Cruz en la ciudad de San Juan de Vera, nada dicen de la ciudad de Santa Fe, ni que uno de ellos haya participado en ella. Diego Bañuelos que asistió a la fundación de la ciudad de Santa Fe no dice q ue un hijo de Bartolomé González haya asistido a esa fundación, si dice sobre las otras fundaciones. Asimismo los testigos declaran acerca de un hijo de Bartolomé González y de María de Santa Cruz llamado Juan González de Santa Cruz que fue sargento mayor de toda la gobernación y murió en manos de los indios naturales de la provincia del Paraná. Por lo cual está probado documentalmente de aquí en más que existió un hijo de Bartolomé González y de María de Santa Cruz que se llamó Juan González de Santa Cruz, que no pudo haber sido el Juan de Santa Cruz que nació en Asunción en el año 1545 y asistió a la fundación de la ciudad de Santa Fe.
Fuentes:
- nacimiento: Arq. Luis Ma. Calvo 
González de Santa Cruz, Juan (I640786)
 
44517 Se radicó en Santiago de Chile donde trabajó en los negocios que su tío Martín Antonio Cobo tenía en esta ciudad. Cobo Sáez, José María (I64532)
 
44518 Se radicó junto con sus padres en los Estados Unidos de donde llegaron a las provincias del Río de la Plata en el año 1825, dedicándose a las actividades mercantiles. En Buenos Aires fue periodista y director propietario del periódico La Gaceta Mercantil. Kiernan Devlin, James (I659563)
 
44519 Se recibe de abogado a la temprana edad de 20 años y luego de un breve paso de ejercicio de la profesión y luego como juez de instrucción se dedica a la enseñanza, tanto en cátedras universitarias como secundarias.
De su experiencia como Juez en Santa Fe sale su primer libro "Más allá del código". Su militancia política comenzó en las filas de la Democracia Progresista. Completa sus estudios doctorándose con la tesis "Orígenes místicos del estado" que es también tema de su segundo libro, de 1936: "Interpretación Religiosa de la Historia", donde examina la historia como "la sociedad en el tiempo", descartando las visiones institucionales, raciales, periodísticas o épicas. Residió en Santa Fe, donde dictaba en la facultad de derecho, cátedras de Historia de las Instituciones y en esa ciudad, junto con otros estudiosos de la historia fundó en 1938 el "Instituto de Estudios Federalistas", desde donde se dictaron conferencias, se establecieron lazos con entidades similares en el país y en el exterior y a través de ellas se perfiló una vigorosa corriente de los que buscaban revisar la historia y sobre todo mirarla desde un ángulo social. En 1943 sale su primer libro de historia Argentina, "Defensa y Pérdida de nuestra independencia Económica". En 1945, ya sumado a la naciente corriente nacionalista de pensamiento y acción política, debió trasladarse a Buenos Aires por desinteligencias con el rectorado y algunos centros de estudiantes, fruto de su militancia política e histórica. Centra entonces su actividad en la universidad de La Plata, ejerciendo también la cátedra en colegios secundarios. Por entonces publica "Nos los representantes del pueblo", "La misión García ante Lord Strangford" y "El cóndor ciego". La "Revolución libertadora" lo deja cesante y lo encarcela en ocasión de la detención de su amigo John W. Cooke, a quién había dado refugio en su casa. El delito que le imputan es "rosismo".
Luego de varios meses de prisión sale para militar, ahora más activa y decididamente, enrolándose en el fallido intento del General Juan José Valle el 9 de junio de 1956. Es perseguido pero fuga a Montevideo y de allí, aceptando una invitación del Instituto de Cultura Hispánica, que le promete la edición de su libro "La caída de Rosas" viaja a España donde permanece hasta 1958, ejerciendo el periodismo y dando conferencias en distintos ámbitos. Vuelve para sobrevivir de lo poco que le producen sus publicaciones y artículos y eventuales cursos de historia, que da permanentemente en sindicatos de todo el país. Su actividad tiene como marco el Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, entidad de la que fue presidente en varias oportunidades. De esa época son sus libros "Rivadavia y el imperialismo financiero" y "La guerra del Paraguay y las montoneras argentinas".
A raíz de esta última publicación su nombre pasa a ser muy conocido en el Paraguay, a donde es invitado permanentemente a dar conferencias o asistir a eventos relacionados con el prócer máximo Paraguayo. Mientras tanto participa activamente en la llamada "Resistencia peronista" convirtiéndose en uno de sus referentes más respetados y queridos. Es en ese período que el peronismo, antes indiferente toma con entusiasmo las banderas revisionistas y las hace suyas. Rosa integraría la comitiva de notables que van a buscar a Perón el 17 de noviembre de 1972 en el famoso vuelo charter. Para entonces ya se había publicado su "Historia Argentina", obra en 13 tomos. El General Perón, dispone que se haga cargo de la embajada en Asunción, considerando que su prestigio en Paraguay pudiese ser positivo para los intereses nacionales dado que en ese tiempo se jugaban en las cotas de altura de la represa de Corpus, la factibilidad de construir Yaciretá. Muerto Perón, tuvo desinteligencias con el canciller Vignes y optó por aceptar la embajada en Atenas, donde permaneció hasta el golpe militar de 1976. Regresó a Buenos Aires, donde sus libros eran retirados de las bibliotecas. Fundó la revista "Línea" (Por pretender abarcar a todo el pensamiento de la línea nacional), "la voz de los que no tienen voz". La revista era secuestrada y Rosa era víctima de numerosos juicios en su contra. Aún así "Línea" salió adelante. Mientras tanto continuó con la publicación de libros y artículos en algunos medios que poco a poco se animaban a expresarse. Su vida se apagó el 2 de julio de 1991 muriendo en forma serena.
Es a su pedido, Ley 20.770, que se declara al día 20 de noviembre, en conmemoración de la batalla de Vuelta de Obligado, "Día de la Soberanía Nacional".
Fuente: http://ar.geocities.com/paginajosemariarosa/vida.htm 
Rosa Cano, José María (I6541)
 
44520 Se recibe de Abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba. En el año 1877 es nombrado Oficial Mayor del Ministerio de Gobierno, el 28 de Noviembre de 1872 fue dado de alta como Mayor de Guardias Nacionales, prestando servicios en Rio IV, el 1° de Diciembre de 1879, fue nombrado Ministro de Gobierno de la Provincia de Santiago del Estero, cargo que desempéñó hasta el año 1880. En Julio de 1880 es elegido Diputado Nacional por la Provincia de Córdoba al Congreso que se reunió en la localidad de Belgrano y allí votó por la federalización de la ciudad de Buenos Aires, recibiendo la medalla de plata conmemorativa que obsequió a los parlamentarios el Intendente Torcuato de Alvear. En el año 1882 fue nombrado Profesor de Derecho Natural y de Derecho Público y posteriormente en el año 1884 Profesor de Introducción al Derecho, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba. Fue designado Rector del Colegio Nacional, nombre que recibía en aquella época el Colegio Nacional de Monserrat, en el mes de Marzo de 1882, ejerciendo dicho cargo en forma ininterrumpida hasta el 10 de Marzo de 1891, año en que fué electo Rector de la Universidad Nacional de Córdoba. En el año 1890 fue nombrado Presidente del Banco de la Provincia de Córdoba, cargo que desempeñó hasta el año 1891. El 1° de Marzo del año 1891 fue elegido Rector de la Universidad Nacional de Córdoba, siendo reelegido para un nuevo período y por unanimidad de votos en el año 1895, el Dr. Telasco Castellanos, fallece ocupando dicho cargo el 1° de Marzo del año 1897. Castellanos Achával, Telasco (I96045)
 
44521 Se recibe de medico en 1948 y recibe su titulo en 1952 por conflicto con el nombre de la Universidad (La Plata/Eva Peron). Ejercio como cirujano en Hospital Rawson y Asistencia Publica de La Plata. En 1950 es nombrado cirujano por la Fundacion Eva Peron, para el hospital Avellaneda, luego Hospital de Agudos Presidente Peron. Alli forma parte del equipo que atiende a Eva Peron hasta su muerte en 1952, a cargo del Dr. Finochietto. Posteriormente continua su carrera en dicha institucion hasta su retiro. Bordone Tomadin, Hector Aníbal (I390942)
 
44522 Se recibe de médico en la Universidad de Buenos Aires, su especialidad fue la Urología y fue el primer presidente de la Sociedad Argentina de Urología, fundada en el año 1923.  Ortiz Soler, Ángel Francisco (I6761)
 
44523 Se recibió de abogado en 1918 en la Fac. de Derecho de Bs.As. con la tesis "El Orden Público en las relaciones de Derecho Internacional". Juez de lra. Instancia en lo Civil y Comercial y Minas, en La Rioja; Miembro del Superior Tribunal; Jefe del Dep. Legal del Ferrocarril Sur desde 1929, del Oeste desde 1934, Central argentino, Pacífico y Midland desde 1940. Pérez del Cerro Jurado, Manuel (I97830)
 
44524 Se recibió de abogado en 1940 y muy joven se afilió al Partido Bloquista. Tenía menos de 30 años cuando acompañó a Federico Cantoni a Moscú, para abrir la Embajada Argentina en la Unión Soviética, por pedido de Juan Domingo Perón. En 1953 fue Embajador de ese país donde fue recibido por Stalin. Dejó el cargo luego de la Revolución Libertadora de 1955 y regresó a San Juan.
Fue Senador entre 1973 y 1976. Fue designado embajador ante la Unión Soviética y Mongolia hasta 1981. Volvió como gobernador de San Juan en 1982, designado por la Junta Militar, pero renunció al cargo para competir en las urnas, ante la llegada de la democracia. En 1985 renunció a la gobernación y al año siguiente asumió como senador. En 1994 fue convencional constituyente por la reforma de la Carta Magna de la Nación. Fue designado senador y ocupó una banca en la Cámara Alta hasta 2001.
Entre sus obras más importantes están: la creación de la Cavic -Corporación Agroeconómica Vitícola y Comercial-; la construcción de 1.270 kilómetros de alta montaña en el camino por Agua Negra. Se completó el 80 % de la obra del aeropuerto Las Chacritas, se construyó el Hotel Provincial, se reformó y amplió el hotel Termas de Pismanta, se construyó la hostería de Valle Fértil y la de Agua Hedionda, en Jáchal. También se construyó el autódromo El Zonda, 70 escuelas en toda la provincia y 6.000 viviendas. Se realizó la obra del pie de presa de la central hidroeléctrica en el Dique de Ullum. 
Bravo, Leopoldo (*) (I205111)
 
44525 Se recibió de abogado en Charcas el 12-III-1798. Contrajo matrimonio en Jujuy, de donde era oriunda su mujer, María Manuela Otero Goyechea. Fue Mariano Gordaliza el primer Teniente de Gobernador de Jujuy después de la revolución de Mayo, nombrado por Castelli, el Comisionado de la Junta bonaerense en el norte. Tiempo más tarde, desde el gobierno jujeño, Mariano Gordaliza se opuso al influjo de Güemes como Caudillo. Sus hijos fueron; José Mariano y Francisco de Paula, muertos sin prole, y Marta Gordaliza Otero, casada con José R. Lozano.
por Carlos F. Ibarguren Aguirre 
Gordaliza Hoyos, Mariano José (I22524)
 
44526 Se recibió de abogado en Chuquisaca en 1869. El 15-IV-1878, Rufino de Elizalde, Ministro de Relaciones Exteriores de Avellaneda, le nombró Secretario de la legación argentina en el Perú y Bolivia. Falleció en La Plata, Bs.As. Fruto de su pasaje por la diplomacia fue su libro Guerra del Pacífico: Episodios 1879 a 1881, editado en Buenos Aires en 1899.
por Carlos F. Ibarguren. 
Uriburu Cabero, José Dámaso (I1124)
 
44527 Se recibió de abogado en la Universidad de Bs. As., en 1895, doctorándose con la tesis: "Naturalización de los extranjeros". Fue secretario del gobernador de Bs. As., don Bernardo de Irigoyen. Diputado Nacional, Interventor de San Luis (Presidencia de Figueroa Alcorta), Ministro de Hacienda de la Nación (Presidencia Figueroa Alcorta), Presidente del directorio del Banco Nación, Ministro de Justicia e Instrucción Pública de la Nación (Presidencia Justo), candidato a Vice-Presidente de la Nación (fórmula "Patrón Costas- Iriondo"). Gobernador de la Provincia de Santa Fe desde el 10 de abril de 1937 al 10 de abril de 1941. Falleció en Bs. As. el 4 de diciembre de 1958. Sus restos fueron trasladados a la Iglesia Catedral de Santa Fe, en donde descansan también los de sus padres.
por Juan Fernando del Pazo 
Iriondo Zavalla, Manuel María del Corazón de Jesús de (*) (I10895)
 
44528 Se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires en 1894. Durante sus estudios trabajó como amanuense en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación. Tras recibirse, alternó su actividad política en la Unión Cívica Radical con la producción pecuaria - era propietario de una estancia en el Partido de Puan - y la edición del periódico La Justicia. Había participado en la Revolución del Parque en 1890, en la revolución radical de 1893 y en la de 1905, durante las cuales acompañó al líder radical Hipólito Yrigoyen. En años posteriores se alejó de la actividad política. Desde 1906 fue socio de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Relativamente olvidado en el mundo político, fue sorpresivamente convocado por Yrigoyen para acompañarlo en su presidencia, a partir de 1916, como Ministro de Obras Públicas. Debió enfrentar las presiones de las empresas ferroviarias y a otras empresas privadas de servicios públicos. Por encargo del presidente Yrigoyen intentó crear una empresa naval mercante argentina, aunque no logró comprar más de ocho buques. También decretó la caducidad de concesiones ferroviarias por casi diez mil kilómetros, que nunca habían sido construidos. Planificó nuevas líneas férreas; con la intención de asegurar la comunicación con el Océano Pacífico, inició la construcción del Ferrocarril a Huaytiquina, el actual Tren a las Nubes. Ejerció repetidamente otros ministerios como interino, como el de Agricultura y Hacienda. En 1928 fue elegido senador nacional. Tras el golpe de estado de 1930, fue el presidente del comité de la Capital Federal de la UCR; al año siguiente, José Félix Uriburu ordenó su salida del país.
https://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Torello 
Torello Mhul, Pablo (I648954)
 
44529 Se recibio de abogado en Univ. de Paris. El 5 septiembre de 1774 fue recibido como "Huissier á cheval du Chatelet" de Paris, con el juramento de forma de lealtad al Rey, integrando el cuerpo de la Magistratura de Paris. Fue promovido al rango de "Maitre en charge de la Communauté des Huissiers a cheval au Chatelet de Paris" desde 1788 a 1791 en que se clausuró el Chatelet de París. Figura en el Almanach Royal de 1789. Estuvo prisionero por más de seis meses en el Convento de Carmelitas de París como sospechoso de monárquico, y fue liberado tras la caida de Robespierre.

 
Saguier Herbert, Hubert Theodore (I112727)
 
44530 Se recibió de bachiller en el Colegio Nacional de Monserrat. Se recibió de Abogado en el año 1905 en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba, domde se doctoró en el año 1906, siendo su Tesis "Las huelgas en la República Argentina y sus modos de combatirlas"; fue Catedrático Suplente en Legislación Industrial y Obrera, en la Universidad tuvo importantes y oportunas iniciativas, algunas de las cuales la inercia habitual del medio dejó caer en el vacío, tales el proyecto de fundación del "Museo Histórico Universitario" y el de creación del "Instituto o Seminario de Investigaciones dentro del Plán de la Cátedra de Legislación Industrial y Obrera", que luego se efectivizó. Fue autor de varios trabajos sobre legislación industrial y obrera, y sobre accidentes de trabajo, con los cuales desarrolló el programa de su cátedra. Desde su graduación como abogado ejerció la profesión, formando su propio estudio jurídico. En el año 1907 a partir del 8 de Mayo fue designado Secretario Privado del Gobernador de Córdoba, Dr. José Antonio Ortiz y Herrera. Fue electo y se desempeñó como Diputado Provincial por el Departamento Marcos Juárez en el año 1911. A partir del año 1913 obtuvo por concurso el cargo de Profesor Titular en Legislación Industrial y Obrera, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento en el año 1933. Fue Consejero Académico en el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Córdoba. Fue Presidente del Jockey Club Córdoba durante tres períodos, falleciendo en el cargo. Fue miembro fundador y Presidente del Rotary Club Córdoba. Fue miembro de la Comisión Directiva y Presidente de la Bolsa de Comercio de Córdoba. A su fallecimiento acaecido en la Ciudad de Córdoba el 23 de Abril del año 1933, a los 51 años de edad, siendo soltero, legó en una cláusula de su testamento a la Biblioteca Mayor de la Universidad Nacional de Córdoba, todos sus libros y los que pertenecieron a su padre, ex Réctor de la citada universidad Don Telasco Castellanos Achaval y además un busto en marmol de éste, lo cual fue aceptado por el Consejo Superior y con fecha 17 de Junio del año 1933 en acto público realizado en la aludida biblioteca mayor, se procedió a inagurar el recinto donde se ubicó, el busto y los valiosos libros donados. Castellanos Salvatierra, Telasco Santiago (I98270)
 
44531 Se recibió de bachiller en el Colegio Nacional de Tucumán y comenzó la carrera de medico en la Facultad de Medicina en la ciudad de Córdoba en el año 1945. Participó como Ayudante menor interino de la cátedra de Fisiodiagnóstico y Fisioterapia y posteriormente como ayudante mayor de la Cátedra, a cargo del Dr. David Caro. Durante toda su carrera estuvo agregado al consultorio Radiológico del Dr. Sabino DiRienzo. El Dr. Luis Méndez Collado se graduó como médico en el año 1951 .
De regreso a Tucumán, desarrolla su trabajo en la especialidad con quien fue su tío, maestro y socio, el Dr. Julio Méndez Valladares. En el año 1953, ingresa como Jefe de Trabajos Prácticos en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán (de reciente creación), en la que desplegó gran parte de su actividad docente. Médico perfeccionista, motivado y motivador, de una gran solvencia y elegancia en la interrelación humana llevó a la Cátedra a una nueva etapa que podría definirse como académica, participativa y modernista.
En el año 1983 ganó el concurso para cubrir el cargo de Profesor Titular de Radiología; a fines del año 1989, renuncia.
Fue Profesor Plenario de la Facultad de Medicina de la U.N.T.
Fue miembro y fundador de numerosas sociedades relacionadas al diagnóstico por imágenes; la Sociedad Argentina de Radiología (SAR) en el año 2006 le otorgó la medalla de oro en Merito a la trayectoria en Radiología . "El Prof. Dr. Luis Méndez Collado constituye un referente en la Radiología Argentina, siendo un gran impulsador del desarrollo de nuestra especialidad a nivel regional, convirtiéndose en un genuino modelo a imitar por las Generaciones Venideras".
Tuvo una activa participación en cursos de postgrado, trabajos investigativos y eventos nacionales e internacionales. Fue autor de numerosas publicaciones científicas.
Junto a sus cuatro hijos médicos fundó el Centro Radiológico ?Luís Méndez Collado?, desarrollando sus actividades en el mismo desde el 19 de Abril del año 1990.
 
Méndez Collado, Luis Ramón (*) (I78957)
 
44532 Se recibió de ingeniero agrónomo en 1924. Su padre había planeado que él continuase a cargo de su negocio de lanas. Pero Dios le había asignado otra carrera. A los pocos meses de recibirse falleció de una fuerte gripe cuando sólo tenía sólo 23 años de edad.  Altgelt Rodríguez, Alfredo Carlos Guillermos (I180275)
 
44533 Se recibió de ingeniero civil en Buenos Aires. Dirigió el diario El Día, función que interrumpió a mediados de siglo para ir a trabajar a la BBC. Estando en Europa compró un velero, al que llamo "Achernar", que después de vendérselo a un brasilero pasó a manos de armada uruguaya rebautizado con nombre de Alférez Cámpora. Su proa está en exposición a la entrada del museo naval en Pocitos. Con las expropiaciones de Perón tuvo que refugiarse en Uruguay donde compró campos en las inmediaciones de Lascano. Stunz Cordero, Hugo Francisco (I620914)
 
44534 Se registra este matrimonio en la Igl. Ntra. Sra. de la Merced. Testigos Pedro Bulacio (viudo) y Nieves Ocampo. L17 F184. Familia F151249
 
44535 Se sabe que el nombre de la primera esposa de Bruno Andersch era María, pero no se recuerda el apellido. NN (I656402)
 
44536 Se sabe que hacia 1862 ya había fallecido, desconociéndose con exactitud lugar y fecha de defunción. Rodríguez del Fresno, Manuela (I10887)
 
44537 Se sabe que la esposa de Rodolfo Andersch se llamaba Rosa, pero no se recuerda el apellido. La familia vivió en Guamini, Provincia de Buenos Aires. NN (I656397)
 
44538 Se sepultó con oficio mayor cantado.  Sardina Cabezas, Francisca Paula (I146548)
 
44539 Se suicidó a los 18 años de un disparo en la cabeza. Sepultado en el Cementerio de San Juan Bautista, de Río de Janeiro. Sus restos fueron exhumados años después, trasladados por su padre a Argentina y sepultados en el Cementerio de la Recoleta el 7 de enero de 1873. Mitre y Vedia, Jorge Mariano (I80590)
 
44540 Se suicidó con un tiro a bordo del vapor "Principessa Mafalda",, durante un viaje corto de descanso a Europa. Urquiza Anchorena, Juan Francisco de (I11581)
 
44541 Se suicidó de un disparo en la cabeza a los 27 años. Soltero, s.d. Fernández Guerrico Juárez Celman, Miguel (I162331)
 
44542 Se suicidó poco después del fallecimiento de su marido. Lancelotti Novari, Yole María Eugenia (I649845)
 
44543 Se tiene referencia que "Ya entrado el Siglo XX encontramos que en una ejecución prendaria seguida por Don Sergio Figueroa contra Don Primitivo Brizuela, se traba embargo de la tesorería parte de la Estancia de Aconquija y el 20 de mayo de 1908 es adjudicada dicha fracción al Señor Harold H. Blamey como mejor postor, representado en este acto por el Señor Argentino R. Quevedo". Figueroa Rodríguez, Sergio (I84442)
 
44544 Se traslada a Córdoba donde realiza sus estudios universitarios recibiéndose de Químico Farmacéutico. Luego abrió el "Laboratorio Gollan", ubicado en la calle 9 de Julio que luego trasladó a la calle Avellaneda frente a la Plaza Colón enclavada en el barrio Alberdi, que fue el barrio universitario durante la primera mitad del siglo XX hasta mediados de la segunda. En el ámbito profesional mantenía vinculaciones con todos los médicos, entre los que se incluían algunos nombres que han sido señeros en la Medicina de Córdoba, como los doctores Lezama, Pitt, Altamira, entre otros. En la política adhirió a las consignas del Partido Demócrata. Fue designado Oficial de Justicia del Poder Judicial de la Provincia. Gollan Rojas, Ricardo Juan José (*) (I108603)
 
44545 Se trasladaron a la provincia de Corrientes, donde el padre de Da. Victoria Gilabert poseía campos, barraca y un comercio mayorísta. Dn. Manuel Insiarte se ocupaba de la administración de varios de estos negocios. Insiarte Thwaites, Manuel (I43869)
 
44546 Se trasladó a Brasil donde su apellido torno en Iribarrem (En Brasil no se una la ?n? como consonante final). Iribarne Barcelona, Francisco (I104035)
 
44547 se trasladó a Buenos Aires a mediados de 1880, aunque volvió muchas veces a Montevideo, entre ellas para que su mujer también natural de Uruguay tuviera varios de sus hijos; , Comenzó sus actividades en la cría del Pura Sangre de Carrera hacia 1876, junto a su hermano Luis, en la Cabaña "Lerena" en Juanicó (Uruguay), que después llevaron junto a sus planteles a Buenos Aires, con destino al Haras Viejo, que vio nacer a Old Man. Ya en Buenos Aires, sus actividades en el Turf se iniciaron en 1887 con la fundación del Stud "Oriental" junto a Federico Urioste. Luego propietario del Stud "Bend'Or" (1889) en Blandengues y Juramento de la ciudad de Buenos Aires y finalmente del Stud "Bolivar" (1890), que recibió este nombre en memoria de su excelente potrillo Bolivar.. Ocupó importantes posiciones en el Jockey Club de Buenos Aires, fue fundador en 1893 -entre otros destacados sportmans- del Stub Book Argentino (la fe de bautismo del Sangre Pura de Carrera. La primer Acta fue el 11/06/1893), siendo su secretario vitalicio. en 1913, el Jockey Club de Buenos Aires instituyó el Gran Premio (Grupo I) "Gilberto Lerena" que se corre desde esa fecha en el Hipódromo de Palermo Lerena Lenguas, Gilberto (I619321)
 
44548 Se traslado a Buenos Aires donde fue encomendero, regidor por el período 1605-1629, alcalde de la hermandad en 1610. Gribeo Martín, Domingo (I177175)
 
44549 Se trasladó a Juan Ortiz, actual Capitán Bermúdez, donde se dedicó al comercio y la explotación agrícola ganadera. Fue Teniente Juez de la Subdelegación de San Lorenzo y miembro del Colegio Electoral de 1901. Fundador del Club del Progreso de San Lorenzo. Habitó la mansión conocida como Villa Amador, construida por su suegro Vicente J. Silva. Un barrio de Capitán Bermúdez lleva el nombre de Argumedo.  Argumedo Salazar, Eugenio Amador (I126373)
 
44550 Se traslado a la Argentina y se radico en Chascomus, donde tuvo su estancia. Erviti Aldaz, Bernardo (I183591)
 
44551 Se trasladó a la Argentina, ejerciendo el comercio en la provincia de Buenos Aires. Castaños de la Cabex, Juan Manuel de (I41079)
 
44552 Se trasladó a Zaragoz, Aragón, donde contrajo matrimonio. Luego a Madrid, donde fue recibido como caballero hijosdalgo en el estado noble de Madrid. Zorraquín De Tejada Bañares, Simón (I503358)
 
44553 Se trasladó s Bs As, incorporándose a los 25 años a las fuerzas del Gral José María Paz . tuvo su bautismo de fuego en La Tablada contra Facundo Quiroga y también en Oncativo. Administró durante 10 años la estancia San Juan de Leonardo Pereyra. Se radicó en Quilmes, donde el 31-12.1858 fue nombrado Juez de Paz. Al año siguiente fue Presidente de la Municipalidad (Intendente) y Concejal de 1860 a 1863. Costa Álvarez, Pedro Antonio (I87705)
 
44554 Se trata de la antigua iglesia de San Agustín emplazada en los terrenos que actualmente ocupa la Biblioteca Municipal y que antes ocupó la iglesia de la Concepción que se quemó en el "incendio grande". Urtarte y Gálvez, María Teresa (I622955)
 
44555 Se trata de una bóveda con frente de mármol negro púlido, que se halla rematado por una sencilla cruz en el mismo material. En el centro de la puerta de hierro tiene en la parte superior una guarda griega. En el centro de la hoja hay una corona de laureles con una estola, la estola forma parte de las vestiduras y ornamentos sagrados. Christophersen Younger, Alejandro (*) (I170435)
 
44556 Se trata de una indígena guaraní de nombre desconocido. NN (I675380)
 
44557 Se trata del cementerio inglés, ubicado en la calle Victoria, en lo que hoy es la Plaza del 1º de Mayo. Kinch Halkett, Mabel (I116283)
 
44558 Se unió a la campaña de Juan Lavalle contra Juan Manuel de Rosas en 1840 e hizo a sus órdenes la campaña al norte de su país. Tras la muerte de su jefe se exilió en Montevideo. Fue oficial de la fuerzas argentinas en la Guerra Grande y por corto tiempo combatió en Corrientes a órdenes del general José María Paz.

Combatió a órdenes de Justo José de Urquiza en la batalla de Caseros. En septiembre de 1852 apoyó la revolución que separó el Estado de Buenos Aires de la Confederación Argentina.

En 1856 fue encargado de repeler la invasión federal de Jerónimo Costa, que había sido condenado a muerte de antemano por un decreto del gobernador Pastor Obligado. Lo derrotó en la batalla de Villanueva, y negó la rendición a los oficiales y soldados que se entregaban. Al día siguiente fusiló a los pocos prisioneros que tomó, entre ellos al propio general Costa, héroe de la defensa de la isla Martín García.

Participó en una expedición a las fronteras del sur en 1857, y participó en las batallas de Sol de Mayo, Cristiano Muerto y Pigüé.

Fue el héroe de la batalla de Cepeda (1859), en que se retiró con la infantería y la artillería después de la derrota, salvándole la vida y el prestigio a su jefe, Bartolomé Mitre. Se entrevistó con Urquiza preparando el futuro Pacto de San José de Flores.

Fue designado interventor en la provincia de San Juan junto con el general Juan Saá, dedicándose a entorpecer su tarea; pero no pudo impedir que éste invadiera la provincia. Se negó a combatir en la batalla de Pavón ni en las campañas siguientes contra el interior. Se dedicó a la guerra contra el indio unos meses, hasta que fue elegido diputado nacional.

Fue ascendido a general en 1863. Al iniciarse la guerra del Paraguay, tuvo a su cargo el embarco de las tropas hacia territorio paraguayo. Unos días antes de la operación, su desprestigio causó muchas bajas en la batalla de Pehuajó. Pero logró exitosamente el desembarco de las tropas en Paso de la Patria. Participó en un papel secundario en las operaciones de los meses siguientes, para regresar a Buenos Aires y hacerse cargo de la frontera contra los indígenas.

Tras la "Revolución de los Colorados", en 1867 se trasladó con varias unidades al interior del país. Ocupó la ciudad de Córdoba y expulsó al caudillo federal Simón Luengo, que había derrocado al gobernador. Luego marchó hacia Cuyo. Su segundo, José Miguel Arredondo, derrotó a los federales en la batalla de San Ignacio. Nuevamente tuvo que enfrentar un nuevo alzamiento de Luengo al año siguiente. Enojado por la falta de apoyo de Urquiza esas dos revoluciones, Luengo sería su asesino en 1870.

Este crimen inició la rebelión federal de Entre Ríos, dirigida por el gobernador Ricardo López Jordán. Fue el jefe de una de las columnas del ejército nacional movilizado contra éste, y logró la primera victoria importante contra los federales, en la batalla de Sauce.

En sus últimos años fue nuevamente diputado nacional.

Tiene el curioso privilegio de tener tres localidades con su nombre en la Argentina: General Conesa (Buenos Aires), General Conesa (Río Negro), y Conesa (San Nicolás de los Arroyos, Buenos Aires). 
Conesa Casas, General Emilio (*) (I6987)
 
44559 Se unió al ejército del Estado de Buenos Aires poco antes de la batalla de Pavón, que fue su bautismo de fuego. Participó también en la batalla de Cañada de Gómez.

Hizo la campaña completa de la guerra del Paraguay, luchando en casi todos los combates; fue herido de gravedad en la batalla de Curupayty. Pasó los cinco años de la guerra en el frente, y regresó en 1870 a incorporarse a las fuerzas que hacían la guerra contra el caudillo entrerriano Ricardo López Jordán.

Destinado como segundo jefe de un regimiento de infantería en Buenos Aires, fue nuevamente herido en 1874, cuando intentaba evitar un duelo entre sus oficiales. Apenas repuesto, salió a campaña a enfrentar la revolución de 1874, contra la elección presidencial de Nicolás Avellaneda. El ejército rebelde, dirigido por Bartolomé Mitre e Ignacio Rivas había hecho una errática campaña por el sur de la provincia de Buenos Aires y marchaba hacia el norte, intentando incorporarse al otro ejército rebelde, dirigido por José Miguel Arredondo.

Dado que estaba en inferioridad numérica, se atrincheró en la estancia La Verde, del partido de Nueve de Julio, donde a Mitre no se le ocurrió otra cosa que mandar varias cargas directas de su caballería contra las posiciones gubernamentales. Los hombres de Arias los destrozaron con sus armas de repetición. Con sólo 400 hombres, Arias derrotó a los 3.000 de Mitre.

Participó de la Conquista del Desierto de 1879. Al año siguiente se unió a las fuerzas porteñas rebeldes contra las nacionales durante la guerra por la federalización de Buenos Aires: si bien logró detener a los nacionales en la batalla de Puente Alsina, el relativo fracaso en la batalla de los Corrales Viejos significó la derrota definitiva de la rebelión porteña. Fue perdonado y reincorporado al ejército, con el cual hizo algunas campañas menores en la patagonia. Participó en la lucha contra las revoluciones radicales de 1890 y 1893. Fue varias veces diputado nacional.

Entre 1894 y 1898 fue vicegobernador de la provincia de Buenos Aires; y fue gobernador desde mayo de 1910. Falleció ejerciendo ese cargo, en 1912. 
Arias Otero, General José Inocencio (I93461)
 
44560 Se volvieron a casar el 9/5/1873 en Saint Jean de Luz, Bajos Pirineos, Francia. Familia F33193
 
44561 Sebastián Crespo Flores - el hijo de Juan y marido de Teodora Gayoso - había ingresado en la carrera militar como Alférez y alcanzó el grado de Capitán. En 1647 salió sin orden del Gobernador ni del Cabildo "a hacer cueros en la pampa". Casi tres lustros más tarde, en 1661 Sebastián fue designado para ocupar el importante cargo de Teniente de Gobernador, Justicia mayor y Capitán a guerra en la ciudad y, jurisdicción de "San Juan de Vera de la Siete Corrientes", como delegado fiel del Gobernador del Río de la Plata Alonso de Mercado y Villacorta. Ejerció nuestro hombre dicho mando durante seis años, presidiendo el Cabildo correntino hasta la sesión del 25-VI-1667. Después le llegó un oficio del Gobernador José Martínez de Salazar (fechado el 1-V-1667) con la noticia de que había sido relevado por la Audiencia, debido a "tener entendido se halla padeciendo graves achaques de que ha estado muy malo, por cuya causa no puede asistir a la defensa de dicha ciudad en las ocasiones que se ofrecieron de guerra con los indios enemigos". En consecuencia, cubrió el cargo de Teniente Gobernador para Corrientes el Capitán José de Cuenca Gallegos.
A los cuatro años de esto, en 1671, Sebastián Crespo Flores - ya restablecido de sus achaques correntinos - resultó electo Alcalde de 1º voto del Cabildo porteño; y no bien puso término a su ejercicio alcaldesco, presentó al cuerpo comunal, el 15-II-1672, una petición para "recoxer dos mill cabeças de ganado bacuno del que tiene auçión en la estancia de los Reyes, por parte de doña Teodora Gaioso, su muxer" - licencia que los Regidores le acordaron por ocho meses.
Esa estancia "Los Reyes" quedaba en el pago de los Arroyos, lindero con Santa Fé, y formó parte de las tierras sobre el río Paraná que, el 29-XI-1602, le otorgó el Gobernador Hernandarias a Alonso Fernández Montiel. Tales campos fueron heredados por la hija de éste: Isabel Arias Montiel segunda esposa de Cristóbal Martín de Betancur, abuelo de los Gayoso Martín de Betancur. El 15-XII-1648, Teodora Gayoso con motivo de su casamiento con Sebastián Crespo Flores, recibió de dote un capital de 6.400 pesos, que incluía a aquella estancia "Los Reyes". 
Crespo Flores Durán, Capitán Sebastián (I58954)
 
44562 SEBASTIAN DE CARRANZA Y DE LA TORRE, oriundo de Sevilla, que antepuso el apellido materno al paterno. Pasó al Río de la Plata con la comitiva de su tío el Obispo Fray Pedro de Carranza y Salinas. Venía como Arcediano de la Catedral de Buenos Aires, aunque solo había recibido las órdenes menores. Viajó a Córdoba con el mitrado tío suyo, radicándose en dicha ciudad mediterránea. Abandonó entonces el estado eclesiástico para desempeñarse como Contador y Juez Oficial Real, favorecido con la encomienda de "Soconchillo". Carranza de la Torre, Sebastián de (I10185)
 
44563 Sebastián González, según el Censo de Hacendados de 1789, dijo tener y poseer 350 varas de tierras de frente al arroyo de Escobar con legua y media de fondo y en ellas unas 100 cabezas de ganado vacuno. González Irrazábal, Sebastián (I100665)
 
44564 SEBASTIAN RODRIGUEZ Y DE LA ROSA surgió a la vida en Cádiz por el año 1745. En 1768 desembarca en Buenos Aires; y en su Catedral contrae enlace con una hija del país; María Josefa Oreyro y Sánchez Chaparro, nacida en 1750 (de cuyos padres, el Capitán Francisco Antonio Oreyro y Francisca Sánchez Chaparro, y de los antepasados de ambos, me ocupo más adelante en los apellidos Oreyro, Revilla, Gayoso, y Betancur). Bendijo aquella boda el R.P.Domingo Soriano Rodríguez, actuando como padrinos Roque Sánchez y Ramona Núñez de Lara. Don Sebastián aportó al matrimonio estos bienes: un "apero de panadería" (es decir el conjunto de instrumentos para tal oficio) y un negro esclavo, todo avaluado en 1.250 pesos de a 8 reales de plata; y doña María Josefa trajo el ajuar, los muebles y utensilios domésticos, un par de esclavos y el terreno y casuca de la calle San Bartolomé que su abuelo, el Capitán Francisco Sánchez Chaparro, adquiriera el año 1709; lo que representaba un capital de 750 pesos. Reunidos los bienes de ambos cónyuges, sumaban 2.000 pesos.
Dedicado al comercio instaló don Sebastián, en la casa y solar heredados por su consorte, una tahona y panadería, que llegó a ser la más importante de la ciudad. Dicha morada y negocio se ubicaban en el barrio sur, en el terreno donde hoy se levanta la Biblioteca Nacional, calle México al 564; tapia entonces de por medio, en su costado al Este, con la casa que fuera de mi antepasado Carlos Rodríguez de Estela, a cuadra y media del Hospital y Convento de los Betlemitas.Esa casa habitación - de rancho pajizo que era en 1709, cuando la compró Sánchez Chaparro - fue convertida por Rodríguez en amplia vivienda de azotea, con zaguán y puerta a la calle; salas provistas de cielos rasos, tirantes y ventanas enrejados, dieciseis cuartos, entre dormitorios grandes y chicos y piezas de servicio; además de la cocina; de la espaciosa dependencia con los hornos de cocer pan; de dos patios circuídos por corredores cubiertos de tejas; de la cuadra y corrales anexos; y, en el fondo, "los lugares comunes". Toda la propiedad cercada con paredes de ladrillo cocido, cuyo edificio - manifestó don Sebastián en una escritura del año 1796 - "la he construído con mi propio caudal".
Ahí dentro de su vivienda familiar y la de sus criados y esclavos - nuestro panadero estableció el negocio de venta, los almacenes de trigo, asientos de tahona y corrales para las mulas y caballos. Por lo demás, el terreno heredado se agrandó mediante la adquisición que hizo don Sebastián, el 5-X-1776, a Roque Sánchez, por ante el Escribano Martín de Rocha, de un cuarto de solar, con el que completó un frente, sobre la calle San Bartolomé, de 35 varas y 70 de fondo al Sur, hasta tocar con la zanja que corría por la que ahora es la calle Chile. Tal compra - cuyo precio fue de 1.100 pesos - le permitió a Rodríguez ampliar sus instalaciones y tener carros que traían el trigo y llevaban las harinas y el bizcocho que en grandes cantidades se vendían para los navíos de Registro, para la Guarnición del Presidio, para las Expediciones a las Salinas, etc, etc.
Así, el éxito vino a coronar el negocio del industrioso andaluz quien, a la postre, con su panadería, amasó una buena fortuna. Agregaré que los esposos Rodríguez-Oreyro habían otorgado sobre aquellas "casas de su morada", un censo a favor del Convento de San Francisco por la cantidad de 200 pesos.
Otro censo, no ya contractual sino correspondiente a la población urbana bonaerense, lo registra en el año 1778 a "D. Sebastián Rodríguez, panadero, de 33 años, casado con Doña María Moreira (sic, por Oreyro), de 28 años, ambos españoles" - o sea de raza blanca - viviendo junto a sus hijos: Feliciano, Fermín, Mariano y Antonio, de 7, 5, 4 y 3 años de edad; y con sus esclavos: Juan, negro de 30 años; Antonio, negro de 40, casado con Juana, negra de 28; Pedro, negro de 30; Francisco, negro de 40; Juan Joseph, negro de 28; y Joaquina, mulata de 20. Además compartían el mismo techo los "agregados de pala"; Manuel López, Juan Marsoa, Bernardo Suñiga y Joseph González, todos "españoles", de 35, 38, 32 y 43 años de edad respectivamente ().
Al revisar viejos protocolos encuentro que el 18-III-1783, ante Joseph Echeverría, Sebastián Rodríguez otorgó un poder a Joaquín de Figueredo, "próximo a viajar a los establecimientos de Río Negro, en Patagones". Y que el 16-III-1785, ante Tomás Boyso, dió don Sebastián "fianza de cárcel segura" a favor de Antonio Martínez, que fuera detenido "por haberlo encontrado la patrulla a caballo y a deshoras de la noche, con un par de pistolas, por lo que se le siguió causa en el Juzgado de 1º voto", a cargo de Joseph Ibañez; quien, tres meses después, lo "absolvió enteramente". Este Antonio Martínez debe ser un sastre vecino de barrio de su fiador.
El 18-XI-1782, el Fiel Ejecutor del Cabildo, Gregorio Ramos Mexía, atento a las quejas del público contra el gremio panaderil que no cumplía las disposiciones del arancel, respecto a las onzas de peso que debería tener el pan, mandó que a partir del día 9 de diciembre, desde las 6 y media hasta las 8 de la mañana, "todos los días, a excepción del día que esté lloviendo", enviaran los panaderos al Juzgado el pan que amasaren, antes de repartirlo en las pulperías y casas particulares, a fin de que fuera pesado, y así comprobar si se ajustaba a lo que establecía el arancel; bajo pena, a los que no cumplieran con esa exigencia, de 24 pesos de multa la primera vez, el doble la segunda y a la tercera, prohibición de amasar por seis meses; cuyas multas se aplicarían por terceras partes, a gastos del Juzgado, al denunciador y a la Casa de Niños Expósitos; y de no aceptar el denunciador su parte, esta se destinará al mejoramiento de las calles de la ciudad. (Tanto el medio real de pan blanco y francés, bien amasado y cocido, como el "quartillo" de pan bazo, debían pesar 42 onzas y media).
De tal medida capitular se notificaron el 3 de diciembre todos los dueños de panaderías urbanas; los mismos que el 23-VIII-1784 se presentaron al Cabildo haciendo constar el perjuicio que les ocasionaba trasladarse todos los días a las seis y media de la mañana, a la casilla en la Plaza del Fiel Ejecutor (que lo era entonces Antonio Obligado), a fin de hacer pesar y sellar el pan, de acuerdo a lo que ordenaba la tarifa. Esos "Maestros panaderos" - industriales del pan se les llama hoy en día - eran; Domingo Antonio Paso (el padre del prócer Juan José), Pedro Paravesino, Sebastián Rodríguez y su hermano Antonio, Eugenio Tejeda, Joaquín Ignacio Echegoyen, Joseph de Acosta Quintero, Nicolás Balagui, Joseph Nadal y Campos y Valeriano Barreda (ambos que asistieron al Cabildo abierto del 22-V-1810), Pedro Solano, Juan Esteban Brugada, Toribio Somonte, Juan Villa, Manuel Rivas, Juan de Bargas, Pedro Madera, Juan Luque, Francisco Cabrera, Sebastián López, Miguel Alvarez, Juan Gallardo, Juan José Landa, Miguel Sánchez, Domingo Concha, Santiago Correa, Santiago Dalmasa, Lázaro Ximénes, Salvador Escola, Juan Terrada (padre del Coronel Florencio), Francisco Martín, Diego Solilla, Sebastián Mera, Juan González, Antonio de la Piedra y Joseph Rodríguez.
María Josefa Oreyro testó el 2-IV-1785, ante José García Echaburu. Declaró haber aportado al matrimonio "dos criadas esclavas" que se vendieron en 150 y 300 pesos una y otra; las casas de su morada con algunos utensilios domésticos y nombró albacea a su marido Sebastián Rodríguez. Fue voluntad de la señora que del quinto de sus bienes, deducidos los gastos de funeral y entierro, se fundara una Capellanía de misas por su alma, para que, mediante su renta, se pudieran ordenar Capellanes sus hijos, prefiriendo el mayor al menor; y si ninguno de estos tomara estado religioso, dejábase el nombramiento librado al criterio de su esposo, patrono de la pía institución. Por último, la causante dispuso se sepultaran sus restos en la Iglesia de San Francisco.
Doña María Josefa debió morir en seguida de otorgar ese testamento, pues apenas seis meses y quince días después, el 17-X-1785, ante el Escribano Juan José Rocha, el viudo Sebastián Rodríguez suscribía otra escritura a favor de su futura consorte María Josefa Núñez, a la cual dotaba con el remanente de su fortuna, una vez deducidos los gastos mortuorios de la primera mujer del otorgante. Y dieciseis días más tarde, el 3-XI-1785, en la Iglesia de Monserrat, el consolado viudo de Josefa Oreyro, pasaba a 2as nupcias con Josefa Núñez, "natural de Buenos Aires, hija legítima de Julián Núñez y de Dionisia de la Plaza"; con misa, donde comulgaron los contrayentes. Los casó el Maestro Francisco Antonio de Suero, ante los testigos Florencio Plaza y María Josefa Plaza, tíos de la novia.
El 23-IX-1796, don Sebastián, como ejecutor testamentario de su finada esposa, en el registro notarial de Mariano Echaburu, protocolizaba la fundación de aquella Capellanía dispuesta por la extinta señora. A ese efecto, nombró Capellán del beneficio eclesiástico a su hijo Feliciano Rodríguez Oreyro, el cual, con estudios y grado de doctor, disponíase alcanzar estado sacerdotal; señalándole, a dicha Capellanía, un capital de 3.541 pesos y 7 reales, que comprendía el quinto del haber sucesorio de la testadora, excluída la parte de herencia materna que le correspondió al referido heredero. Con el objeto indicado, el albacea gravaba la casa familiar que sabemos, mediante la suma de 177 pesos y 4 reales corrientes al año, para que tales réditos sostuvieran la institución que se fundaba. Si murieses Feliciano más adelante, como Capellanes del beneficio le sucederían sus hermanos de padre y madre legítimos. Si ninguno de estos se consagrase a la Iglesia, don Sebastián elegía reemplazantes "a mis hijos del segundo matrimonio si hay clérigos, y sino a sus descendientes". De no haber descendientes tonsurados, el cargo lo ocuparía el sacerdote que los sucesivos Patronos consideraran dignos de celebrar cuatro misas rezadas al año - en los altares, Iglesias y días que ellos dispusieran - por el alma de María Josefa Oreyro, por la de su hijo Feliciano, y por las de los futuros Patronos y Capellanes que penaran en el Purgatorio.
Vivieron en aquella casa de la actual calle México - según lo consigna un apunte conservado en la familia - "entre amos y criados más de 30 personas". "Con hijos ya mozos y nietos pequeños, transcurrieron felices los últimos años de don Sebastián, en ese hogar, atento a su trabajo, a las prácticas religiosas, a sus deberes sociales, disponiendo de tiempo para ir mejorando la casa, tarea en que lo sorprende la muerte. A pesar de la atención del Dr. Torres y los cuidados de su esposa e hijos, falleció el mes de julio de 1801, cuando apenas tenía 59 años de edad, rodeado de general afecto. Se le hicieron muy dignas honras fúnebres, y de acuerdo a su última voluntad, se le dió sepultura en la Iglesia del Convento de los Betlemitas, con hábito de su sagrada religión, como hermano que fue de ella". Seis años atrás, el 4-I-1795, Sebastián Rodríguez había otorgado, ante Joseph García Echaburu, un poder a favor de Francisco Herrero, "su compadre", de su mujer María Josefa Núñez, y de su hijo Feliciano Rodríguez, para que extendieran su testamento después de muerto.
La casa familiar, tiempo después de ese fallecimiento, pasó a poder de los hijos del difunto, Fermín y José Antonio, que la adquirieron con recursos propios, pues entonces no fue posible venderla en pública almoneda, por falta de interesados. 
Rodríguez de la Rosa, Sebastián (I8423)
 
44565 Secretaria de la Sociedad Protectora de Niños Pobres de la Plata. Vedia Villademoros, Dolores de (I278703)
 
44566 Secretario (Ministro) de Finanzas de México (1893-1911), Miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia, Gran Oficial de la Legión de Honor. Limantour Marquet, José Yves (I120727)
 
44567 Secretario (Ministro) de Finanzas de México. Yturbe Anciola, Francisco María de (I132448)
 
44568 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Amadeo Canale, Eduardo Pablo (I56578)
 
44569 Secretario de asuntos extranjeros de Francia. Carbonnel Daireaux, Eric C. de (I97599)
 
44570 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Campero Guerra, Ricardo Oscar (I649415)
 
44571 Secretario de Embajada en Chile y Juez Federal en Paso de los Libres (Corrientes). Zervino Pujol, Luis Gregorio (I635178)
 
44572 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Alemann Bohnen, Juan Ernesto (I195789)
 
44573 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Anzorreguy Recobiche, Hugo Alfredo (I613664)
 
44574 Secretario de la Aosciación de Descendientes de Guerreros del Paraguay. Noel Beccar, Emilio Darío Eugenio (I64968)
 
44575 Secretario de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires del 19.7.1873 al 12.9.1884, Senador Provincial (29.4.1904 al 22.4.1908), socio fundador del Jockey Club de Buenos Aires, vocal de la Comisión Directiva del Club del Progreso (1896), Comandante del 1° Batallón del 1° Regimiento de la Guardia Nacional de la Capital Federal (1894). Artayeta Castex, Bernabé (I80183)
 
44576 Secretario de la Dirección Provincial de Vialidad. Márquez Cabral, Eulogio Cruz (I45897)
 
44577 Secretario de la embajada argentina en México en 1975. Menzaquen Argibay, Carlos Ángel (I185348)
 
44578 Secretario de la embajada italiana en Argentina, luego embajador de Italia en Washington. Macchi di Cellere Marchesi, Conde de Cellere Vincenzo (I3038)
 
44579 Secretario de la Gobernación de Mendoza, afiliado al Partido Unitario, emigró a Buenos Aires en 1830 y a Chile en 1835. Regresó a Buenos Aires después de la derrota de Rozas en Caseros en 1852, donde se convirtió en uno de los pioneros de la ganadería argentina. Cobo Sáez, Manuel José (I73946)
 
44580 Secretario de la municipalidad de Rojas en 1937.  Gutiérrez Plummer, José Nicanor (I189470)
 
44581 Secretario de Minas y Energía de la Provincia de Mendoza. Azócar Riveros, Nibaldo Saturnino (I188939)
 
44582 Secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Bs.As. y Ministro de Gobierno de la provincia de Bs.As. Escribió varios libros, como ser "Irigoyen", "Derecho constitucional" y "Acefalía presidencial". Rodríguez Yrigoyen, Luis Domingo (I624310)
 
44583 Al menos un individuo vivo está vinculado a esta nota - Detalles Reservados. Rodríguez Videla, Luis Dardo (I192028)
 
44584 Secretario de su Magestad del Virreinato del Río de la Plata. Gallego Valcarcel, Manuel (I85259)
 
44585 Secretario del Colegio Nacional Absalón Rojas, de la ciudad de Santiago del Estero, y desde 1959 cónsul en Bolivia, en Santos (Brasil), en La Coruña (España) y en Nueva Zelanda. Agüero Palmeiro, Oscar (I184539)
 
44586 Secretario del gobernador Loza de Corrientes. Juez. Consejal. Director General de Escuelas. Gobernador del Chaco. Presidente del Club del Progreso y Rector del Colegio Nacional. Meabe Aguilar, Armando (I172631)
 
44587 Secretario del jefe de la Policía Federal, Ramón Falcón. Murió junto a él en el atentado que sufrieron en Buenos Aires el 14 de noviembre de 1909.  Lartigau Arámbulo, Alberto (I183817)
 
44588 Secretario del Santo Oficio Inquisición de Córdoba. Rajadel de Escalera, José (I63652)
 
44589 Secretario del Senado. Pereira Bustamante, Benjamín Alberto (I157812)
 
44590 Secretario del Señorío de Vizcaya. Burgoa, Juan Pérez de (I40261)
 
44591 Secretario del Superior Tribunal de Santa Fe 1916. Echagüe Molina, Pedro Antonio (I388398)
 
44592 Secretario del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires. Jaén Peynade, Luis Faustino (I82147)
 
44593 Secretario provincial del partido socialista en Gorizia, perseguido por el régimen fascista. Emigró en el vapor "Martha Washington" el 10 de enero de 1929 y arribó a Buenos Aires el 2 de febrero.  Tonet Zorzini, Luigi (I189647)
 
44594 Secretario y Consejero de la Embajada Extraordinaria en Francia e Inglaterra en 1910. Oficial de la Legión de Honor. Fallecido soltero. Unzué Baudrix, Mariano Cecilio Ignacio del Corazón de Jesús (I6820)
 
44595 Secuestrada en Mendoza en 1976. Se encuentra desaparecida. Correa Llano Sáenz, María Inés (I692521)
 
44596 Secuestrada en San Miguel de Tucumán durante la última dictadura militar. Permanece desaparecida. Moavro Ciotta, Amalia Clotilde (I675377)
 
44597 Secuestrado en la Escuela de Mecánica de la Armada. Vela Álzaga Unzué, César Miguel (I34352)
 
44598 Seglar en el Monasterio de las Nazarenas. Aliaga Santa Cruz, María del Carmen de (I641709)
 
44599 Seglar en el Monasterio del Prado. Aliaga Calatayud, María del Carmen (I641687)
 
44600 Seguimos en este dato a Ritzler, Hierarchia Catholica Medii et Recentioris Aevi, VIII, 18. La Gerarchia Cattolica e la Famiglia Pontificia, p. 180, sostiene sin embargo que falleció en Toledo. Moreno y Maissonave, Cardenal Juan Ignacio de la Cruz (*) (I602310)
 

      «Anterior «1 ... 219 220 221 222 223 224 225 226 227 ... 237» Siguiente»