GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




Los últimos días de Mrs. White

Ratio:  / 2
MaloBueno 

 por Alejandro S. Milberg
Washington, DC, enero de 2016

 

El domingo 22 de abril de 1798 el reverendo Thomas Allen, pastor de la Iglesia Congregacional de Pittsfield, Massachusetts, pronunció un discurso ante su feligresía. Era una oración fúnebre conmemorando la muerte de su joven hija en Londres, noticia que había recibido el martes anterior. Elizabeth Allen era la esposa de William Porter White, conocido más tarde en Argentina como Guillermo Pío White, comerciante estadounidense de conflictiva trayectoria en el Río de la Plata durante las Invasiones Inglesas pero luego volcado a la causa patriótica y factor clave en la creación de la escuadra con la que el almirante Brown triunfaría sobre los realistas en 1814.

White había nacido en Pittsfield en 1769 (1) y la pareja se había casado allí el 20 de diciembre de 1795 (2). En 1796 ya estaban en Londres donde el 7 de mayo de 1797 nació su hijo Allen, bautizado el 14 de agosto (3).

El reverendo Allen hizo imprimir su discurso incluyendo en el folleto (4) un retrato grabado de su hija y al final, el texto de dos cartas de Robert Cowie, un caballero de Londres que había asistido y acompañado a la desdichada Elizabeth en sus últimos días. 

En la primera, del 5 de diciembre de 1797, Cowie le escribe a pedido del joven matrimonio, de quienes se había hecho amigo, diciendo que White había partido hacia la India hacía casi dos meses en viaje de negocios, sin antes rogarle relatara a su suegro los detalles del bautismo de su hijo y de la salud de su esposa. El bautismo había sido oficiado por un amigo de Cowie, el reverendo Dr. Hunter, ministro de la congregación de la London Wall Scotch Church. Le pide disculpas por la demora en escribirle, debida a la carga de trabajo que tenía en esos momentos y a un viaje fuera de Londres que debió realizar por un problema de salud de su propia esposa. Pasa luego a relatar que Elizabeth había sufrido una grave enfermedad, de la que parecía estar restableciéndose, aunque aún no estaba fuera de peligro. Menciona que cree ver la mano de Dios en haber conocido al yerno de Allen, no solamente por la importante y extensa conjunción de intereses resultantes en la presente expedición de White, sino porque se consideraba el instrumento principal en haberle disuadido de llevar a su esposa en ese viaje, algo que la pareja estaba aparentemente decidida a realizar cuando los conoció. "Es humanamente imposible que hubiera sobrevivido hasta ahora su seria enfermedad de haber estado en alta mar".

Cuando Cowie la conoció en Londres, Elizabeth padecía desde hacía varios años una enfermedad que le había producido un tumor en el brazo izquierdo. Después de varias operaciones finalmente había resultado necesario amputarle ese brazo por encima del codo, dolorosa intervención realizada el 8 de noviembre de 1796 por el Sr. Clyne, cirujano del londinense St. Thomas Hospital, y que la joven había soportado con notable entereza. Cowie menciona que a pesar de eso la enfermedad aparentemente permanecía latente en su cuerpo y elogia la fortaleza y el espíritu cristiano con que enfrentaba su predicamento en el extranjero, lejos de su familia y amigos. Comenta sobre lo que llama "pequeñas apariciones" (posiblemente otros tumores), uno en su espalda y otro en el hombro derecho y que ocasionalmente le producían agudos dolores, pero que no eran las causas principales de su reciente enfermedad. Una especie de fiebre intensa con tos y expectoración eran la mayor aflicción, pero la fiebre había disminuído notablemente y había comenzado a disfrutar de un poco de alimento, recuperando fuerzas gradualmente.

Cowie se despide del reverendo Allen diciendo que si bien Elizabeth había estado muy bien atendida por el Sr. Clyne, prefirió que continuara con un médico amigo suyo, el Dr. Hamilton, de excelentes credenciales profesionales, a las que sumaba "un cálido vínculo con la causa de Jesucristo Nuestro Señor, en cuyo nombre ocasionalmente predica".

La segunda carta está fechada dos meses después, el domingo 4 de febrero de 1798, o sea que tardó otro tanto en llegar a destino. Cowie le informa que Elizabeth había fallecido pacíficamente ese viernes poco después de las nueve de la noche, y que Hamilton y él se habían estado turnando para rezar a su lado.

Adjunta una carta de la difunta encontrada entre sus papeles, que describe como "una encantadora prueba de la resignación, fe y esperanza con las que había sido bendecida." Agrega que el bebé estaba muy bien y al cuidado de la familia con quien vivía la Sra. de White, con la misma nodriza de quien la difunta tenía excelente opinión, y que descartara que el niño recibiría todas las atenciones necesarias.

Continúa escribiendo el día 7, diciendo que regresaban de sepultar sus restos. El cortejo fúnebre había consistido de cuatro amigas y otros tantos caballeros, incluyendo al Dr. Hamilton, y él había sido el principal deudo. Elizabeth fue sepultada en el cementerio de la New Chapel (5), a una media milla de la ciudad en el camino a Islington, y una lápida con su nombre y edad marcaría el lugar "donde el sagrado polvo fue depositado, para que el pobre White o cualquier otro de su familia que venga por aquí pueda tener el melancólico placer de contemplarla."

El reverendo Allen leyó la misiva de su hija al final de su homilía. Elizabeth se despide con emotivas palabras dedicando párrafos a su país, a su pueblo, a sus amigos, padres y hermanos. Y al llegar a su esposo, escribe: "Y tu, mi querido marido, el elegido de mi juventud, navegando en pos de mi soporte y confort por peligrosos mares, en climas remotos y hostiles, adiós. Si pronto vinieras detrás mío te daré la bienvenida al refugio de eterno descanso - pero quiera Dios que continúes en este mundo y apresures tu regreso para que puedas proveer y proteger al dulce bebé. Ah! dejadme tomarlo en mis brazos, dejadme darle un beso de despedida, querido hijo de tu madre, levanto mis ojos a Él, el padre de los huérfanos, para que te proteja y bendiga, y que a su debido tiempo te envíe a lo de tus abuelos, como el único recuerdo de aquella que amaron. Adiós, dulce bebé."

Elizabeth Allen de White había nacido en Pittsfield el 8 de febrero de 1775, o sea que murió días antes de cumplir 23 años. No se sabe cuándo y cómo su hijo Allen White volvió a los EEUU, pero al igual que su padre estudió y se graduó de Dartmouth College en 1816 y luego ingresó al Theological Seminary de Andover, Massachusetts, donde cursó un año con la clase de 1819 pero abandonó los estudios y al poco tiempo viajó al Río de la Plata (6).  Años después aparece en el Censo de 1855 (7) en Buenos Aires en la calle Balcarce 131, viviendo en lo de su medio hermana Carolina White, viuda de Nagle, dando como ocupación la de preceptor, con su esposa Juana Brunell, uruguaya, y sus dos hijos Isabel y Guillermo, el futuro y célebre ingeniero White.

Tuvieron amplia descendencia en Argentina, con los apellidos White Frías, White Crespo, White MacPhail, White Lynch, White Uribelarrea, Etchepareborda White, Frederking White, White Sáenz Briones, Elizalde White, White Vernengo Lima, White Pueyrredon, White Donoso, Mayer White, Roca White, White Santamarina, White O'Farrell, Pasman White, White Rocha, Ayerza White, Marcó White, etc.

 

Notas:

(1) https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:FC3X-XQH

(2) https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:FC8Q-15P

(3) https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:NPXD-YJW

(4) https://archive.org/details/benefitsofafflic00alle - en varios formatos

(5) Hoy Wesley's Chapel.

(6) Rev. George T. Chapman, Sketches of the Alumni of Dartmouth College, University Press, Cambridge, 1867, pág. 183.

(7) https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:S3HT-6X7S-JL