GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




La ciudad de Buenos Aires en 1869 (I)

Ratio:  / 13
MaloBueno 


Traducido por Alfonso Beccar Varela
del “Handbook of the River Plate” de los hermanos Mulhall
Publicado en Genealogía Familiar, Año 1 Nro. 1, 2014

 

Buenos Aires es, en muchos aspectos, la mejor ciudad de Sudamérica, aunque segunda después de  Río de Janeiro en cuanto a comercio y población. En cualquier otro aspecto es la primera del continente. Situada a una latitud de 34.29 sur y 59.12 oeste, cuenta con un clima ameno, y es el lugar más codiciado para vivir en la América española. 

Los primeros habitantes la llamaron Santísima Trinidad de Buenos Aires, y aún retiene el nombre de “buen aire” que tanto merece. Cubre una superficie de casi 800 hectáreas, formando un paralelogramo cuyos lados más largos son el este y el oeste, dividido como un tablero de ajedrez en manzanas de 125 metros cuadrados. 

Cuando fue diseñada por los primeros españoles, las calles eran de 10 metros de ancho y las casas no tenían segundo piso. Desde 1860  se desató un  furor edilicio y ahora vemos espléndidos edificios de tres o cuatro pisos en todas las calles. 

Existen 83 calles, de las cuales 31 corren del río hacia el oeste, y 52 que corren de norte a sur. El pavimento y las veredas son malos e irregulares, la ciudad aún no puede enorgullecerse de drenajes callejeros, pero cuenta con servicio de agua corriente e iluminación a gas. Hay once parroquias con dieciséis iglesias católicas y algunas capillas y cuatro iglesias protestantes. Hay dos hospitales municipales y cuatro hospitales de extranjeros, propiedad de las comunidades inglesas, francesas, italianas e irlandesas. Los teatros son tres, a los que se suma un hermoso Concert Hall. Las oficinas de la Aduana son grandes, pero gran parte de este edificio es hoy usado como la Casa de Gobierno. 

La sede del Gobierno Provincial está cerca de la Universidad, a la que a su vez se añaden el Museo y Biblioteca. Cinco mercados, ubicados a distancias convenientes, proveen a la ciudad diariamente, y las plazas Once de Septiembre y Constitución son los grandes mercados de lanas de los distritos del norte y del sur. 

Los dos mataderos están situados en las afueras de la Recoleta y Convalecencia (1): La primera localidad llama la atención como el cementerio de la ciudad y la última por un cómodo y nuevo asilo de locos. El cementerio inglés o protestante está localizado en la calle de la Victoria. Los hoteles son baratos y cómodos, existiendo tres de nivel superior y cinco de segunda: la tarifa varía entre los cinco o diez shillings por día. 

En Buenos Aires, el extranjero se encuentra en casa en seguida, y puede obtener entrada por medio de un ticket de visitante a todos los clubs y sociedades de la ciudad. Todavía no existe un parque público, pero existe el proyecto de convertir Palermo, la antigua residencia de Rosas, en una especie de Champs Elysees. 

Hay un gran número de casas de ingleses, y los mercaderes de esta nacionalidad constituyen la clase más respetable de la ciudad. Familias inglesas (incluyendo a norteamericanos) suman un total de casi 1,000. Hay cinco médicos ingleses, y diez o doce buenos colegios ingleses. 

El Departamento de Policía no es perfecto, constando solamente de unos 200 vigilantes para cubrir toda la ciudad. Hay un cuartel en la Plaza Retiro, con una guarnición de unos 600 hombres. El arsenal de artillería de Plaza del Parque contiene algunas piezas históricas de grueso calibre. La Guardia Nacional hace sus ejercicios los domingos durante algunos meses del año. La gran mayoría de los extranjeros está representada por un ministro o cónsul, ya que se pueden encontrar en este puerto navíos de todas las banderas y gente de casi todos los continentes. La legación inglesa está en la calle Parque. Y en el consulado, en calle Mayo 121 se puede encontrar el correo inglés. El consulado francés funciona como un correo para el vapor mensual a Bordeaux.

El Club de Extranjeros, en la calle San Martín, es el lugar habitual para encuentro de los visitantes, que apenas necesitan que su nombre sea registrado por uno de los miembros del Club. Los clubs locales son elegantes y brillantes, pero se usan sobre todo para grandes bailes. Visitantes del extranjero pueden fácilmente obtener invitaciones.

La Catedral es uno de los mejores edificios del continente, y los servicios litúrgicos durante las fiestas están rodeados de gran esplendor. Hay dos conventos de monjes y dos de monjas de clausura, que escaparon  a la supresión de las órdenes religiosas que siguió a la Independencia. Las Hermanas de la Caridad (francesas) tienen numerosos institutos y escuelas, y las Hermanas de la Misericordia (irlandesas) tienen un colegio y un hospital.

Tanto el Gobierno Nacional y Provincial tienen sus sedes en la ciudad, y trabajan en perfecta armonía. La Municipalidad, compuesta por una docena de destacados argentinos y residentes extranjeros, tiene su sede en el cuartel de Policía.

La Bolsa de Comercio está en la calle San Martín, y aquí el visitante encontrará a todos los hombres de negocios de la ciudad, tanto nativos como extranjeros. Los Salones Comerciales, a lado de la Capitanía del Puerto, proveen de excelente información naviera y cuentan con un telescopio de primer nivel y un salón de lectura. La Casa de la Moneda o Banco de la Provincia es la sede de nuestro papel moneda. El Banco Mauá fue el primer banco privado en la ciudad, establecido en 1858. El Banco de Londres y Río de la Plata, establecido en 1863, conduce muchos y rentables negocios. El Banco Argentino es más reciente.

El Correo Argentino, en la calle Bolívar, es dirigido por Don Gervasio Posadas. La Corte Suprema está en el Cabildo, en la Plaza  de la Victoria, en la torre con el nuevo reloj. Los salones del Congreso, abiertos de Mayo a Noviembre, se encuentran en la Plaza de Mayo, al lado de la Aduana.

Cada barrio tiene un Juez de Paz, y colegios para varones y mujeres. Los habitantes son generalmente bien educados. Hay diez diarios: seis en español, uno en inglés, uno en francés, uno en alemán y otro en italiano. Los extranjeros gozan de generosa inmunidad, pero, naturalmente, no tienen representantes o voz en la legislatura.

Hay pocas ciudades que han hecho tanto progreso como Buenos Aires en los últimos diez años. En 1859 teníamos seis millas de ferrocarril; hoy tenemos 200 en las líneas Norte, Sur, Oeste y Ensenada. En 1859 había sólo una línea de vapores oceánicos; ahora hay siete líneas desde Inglaterra, Francia, Bélgica, Italia y los Estados Unidos. En 1859 la circulación de diarios sumaba 3,000; hoy son 20,000. En 1859 la ciudad contaba con una población de 100,000, que equivale a la mitad de lo que se calcula hoy. En 1859 no existía ni una empresa de capital conjunto inglés, y no había aseguradoras en el país; hoy sería difícil contarlas. En 1859, el número de inmigrantes era de 4,700; hoy se cuentan 30,000 al año. En 1859 el correo entregaba 400,000 cartas y papeles; hoy casi 4,000,000. En 1859 los ingresos de la Aduana rondaban los £ 200,000; hoy superan los £ 2,000,000. Los mismos aumentos se pueden observar en todas las áreas de industria y comercio.

Es inminente la instalación de tranvías en la ciudad y los suburbios, y las nuevas líneas han sido proyectadas  o ya están en construcción: 1. de la Aduana, por la calle Rivadavia, hasta la plaza Once de Septiembre. 2. de Plaza Parque a Plaza Monserrat. 3. de Plaza Constitución a Plaza 25 de Mayo. 4. de la Plaza Libertad a la Plaza de la Victoria. 5. de las Cinco Esquinas a la ciudad de Belgrano. En las primeras cuatro líneas se cobrará un precio uniforme de $1, pagando los propietarios del tranvía un 20% de los ingresos a la Municipalidad, por el uso de las calles.

Los suburbios de Belgrano, San Fernando, Flores y Barracas son muy lindos y marcados por Centros Municipales encantadores. El tren del Oeste está abierto hasta Chivilcoy (160km), el del Norte hasta Tigre (32km), la línea Sur hasta Chascomús (120km) y la de Ensenada hasta Barracas (5km). 

Excursiones agradables en barco están disponibles hasta Las Conchas (2) y las islas de Carapachay, en el delta del Paraná. Existe comunicación prácticamente diaria por vapor con otros puertos ribereños, y diligencias conectan las varias ciudades del campo. La tasa de mortalidad de la ciudad es de trece personas por día, o 24 por mil al año. Inmigración: 2,500 mensuales. Ingresos municipales: £ 120,000 al año.

Buenos Aires es el gran centro de comunicación entre esta parte de Sudamérica y Europa. El viajero puede comprar aquí un pasaje a cualquier puerto del Paraná o el Uruguay, o a una de las provincias del interior, o a las más distantes repúblicas de Paraguay, Bolivia o Chile. Podría inclusive tomar un viaje de 3,200km en vapor, al interior de Brasil, pasando por Asunción. O, si estuviera ansioso por visitar las tribus de Indios de la Patagonia, encontrará un servicio conectándolo mensualmente, por vapor, a Bahía Blanca o Río Negro. 

Como lugar de residencia para un visitante o un inválido, ninguna ciudad de este hemisferio cuenta con mejores atracciones. El clima es saludable, y hay gran variedad de entretenimientos públicos, y una sociedad elegante e ilustrada, una atmósfera de progreso y correo casi semanal de Europa.

 

Hoteles

Existen tres hoteles de primer nivel y varios más de menor categoría.

Hotel de la Paix, calle Cangallo 56, tiene cien habitaciones y buena ventilación. El mirador es uno de los puntos más altos de la ciudad, desde el que se puede apreciar una vista magnífica. Se habla inglés, francés y español. El dueño – Sr. Marechal – tiene también una casa amueblada llamada Hotel San Martín al lado de la Bolsa de Comercio, donde visitantes con planes de una larga estadía encontrarán cuartos con servicio. El precio varía de los $50 a los $120 (8s a £1) por día, según las habitaciones.

Hotel du Louvre, calle San Martín 95, es una casa nueva, muy elegantemente decorada, y cobran precios similares al Hotel de la Paix. Se habla inglés y otros idiomas.

Hotel du Provence, calle Cangallo 25: muy cómodo y muy frecuentado por ingleses. La Sra. Boch is muy servicial con familias. Este es uno de las casas más viejas y respetables de la ciudad. Precio: de $40 por día para arriba.

Hotel del Globo, calle Mayo 38. Una casa italiana, bien mantenida, con una linda vista de la calle. Precio: $40 por día.

Hotel de París, calle Mayo 43. Muy frecuentado por franceses. El comedor con vista a la playa, con muy buena cocina. Precio: $40 por día.

Hotel de Europa, calle Mayo 53, establecido en 1809, muy frecuentado por capitanes de navío holandeses. Buenos cuartos y clientes. Precio: $35 por día.

Hotel Victoria, calle Corrientes 21. El propietario es el Sr. John Georghegan. Aquí se encuentran los criadores de ovejas irlandeses cuando vienen a la ciudad.

Habitaciones amuebladas, sin servicio, se pueden conseguir en el Universelle, (San Martín 102), en el Ancla Dorada (Cangallo 76), la Maison-meublée (Mayo 2), Mrs. Whittaker’s (Mayo 77), Mrs. Summer’s (Calle Parque 82), Mrs. Stafford’s (San Martín 190), Mr. Lewis (Florida 146) y otras casas inglesas respetables, que se mantienen todas con máxima prolijidad. El precio habitual es: Por un dormitorio y sala, entre $800 y $1,200 (£7 a £10) por mes; por un dormitorio, con servicio, entre $300 y $700 por mes. Cuartos sin amueblar se consiguen entre $200 y $500 por mes, y muchos hombres jóvenes prefieren a veces conseguir alojamiento con una familia local, para aprender más rápido el español. Si un forastero quiere alquilar una casa, le será difícil conseguir una rápidamente, pero debe tener paciencia para anunciarse y esperar. Las mejores ubicaciones son la Plaza Retiro, Drabble Row, Plaza parque, las quintas en Whitfield y Ludlam’s Terrace en la calle Defensa. El precio de un alquiler oscila entre los $1,500 y $3,000 por mes.

 

Clubs

El Club de Extranjeros, en Calle San Martín 36, fue establecido en 1841, y su primer presidente fue el director de la muy conocida firma de Thomas Duguid & Co. Estaba situado entonces en el lugar ocupado por el Hotel Faunch, que es ahora la librería inglesa de los Srs. Mackern. El nuevo edificio es elegante y cómodo. El salón de lectura es probablemente el mejor de Sudamérica; hay un buen salón de billar y la cafetería y cocina son al estilo inglés, con precios razonables. El resto de las habitaciones siguen la misma línea, siendo el único problema que el edificio es chico, y sin linda vista en el frente. La pizarra en el hall contiene información marítima actualizada, y los salones están llenos a toda hora del día con los hombres de negocios de la ciudad. Originalmente, el número de socios era de 150, y hoy llega a los 247. La cuota de admisión es de $2,000, y la subscripción mensual es de $70 para los que viven en la ciudad y de $35 para los del interior. Ministros extranjeros, cónsules, oficiales y clérigos son admitidos como miembros honorarios. Entradas de visitante, disponibles gratis por tres meses, se pueden conseguir por intermedio de cualquier socio. Estos tickets se pueden extender por cuatro meses adicionales, pagando la subscripción mensual correspondiente.

El Club del Progreso fue fundado el 1ro de Mayo de 1852 por los Sres. Diego Alvear, Rufino Elizalde, Gervasio A. Posadas y Juan Martín Estrada. Se admitían socios extranjeros, y cultivó un espíritu de harmonía social después de la larga tiranía de Rosas. El reglamento dictaba grandes bailes en ciertas fechas, y estos rápidamente se convirtieron en las reuniones más brillantes de Sudamérica. En 1859 el Club se mudó a la espléndida casa del Sr. Muñóz, en la esquina de las calles Perú y Victoria. Los salones no tienen rival, y su lujo y estilo está en consonancia con la alegre sociedad “a la moda” que le han dado a los bailes del Progreso una fama parisina. El salón de lectura, la biblioteca, salón de billar y salas de conversación están todas muy bien decoradas. Las noticias comerciales del día se anotan en una pizarra. Además de los bailes mensuales hay otros en los días de fiesta de Buenos Aires. Los extranjeros pueden ser invitados por cualquiera de los socios, que suman más de 400. La cuota de entrada es de $3,000 y la subscripción mensual es de $75.

El Club del Plata fue fundado el 6 de Agosto de 1860, en el edificio antiguamente ocupado por la Sociedad Filarmónica, en Rivadavia 112. Los salones son amplios y elegantes (el Presidente Derqui se hospedó acá en su visita a Buenos Aires en 1860). El estilo y carácter de este Club es similar al del Club del Progreso, y sus fiestas son casi tan brillantes. Residentes extranjeros pueden asociarse, y visitantes son fácilmente invitados. La cuota de entrada es de $800 y la subscripción mensual de $60.

El Club del Parque abrió recientemente en la calle Artes, y es un punto de encuentro para los vecinos de la zona Oeste.

La Biblioteca Británica, en Defensa 5, fue establecida hace unos 40 años y tiene 1,600 volúmenes de literatura, además de un salón de lectura con los principales diarios ingleses y locales. Tiene también una sala para jugar al ajedrez y un salón de fumadores. El biblotecario, el Sr. Duffy, es muy atento con los visitantes. Los salones abren todos los días de la semana, de 9:00AM a 10:00PM. Hay catálogos impresos a un precio de $5, y una lista se publica todos los meses con las noticias traídas por el vapor. Miembros de la biblioteca pueden retirar un libro por cierto número de días, pasados los cuales se cobra una pequeña multa. También se prestan periódicos. La subscripción a la biblioteca y a los salones de lectura es de $210 al año. El Sr. Mudie provee a la institución con libros.

Clubs Alemanes: Existen no menos de nueve Clubs o sociedades alemanas, a saber : 1. El Germania, fundado en 1853, agrupa respetables comerciantes y sus familias totalizando unos 250 miembros. Organizan cada tanto conciertos y bailes, así como producciones teatrales amateur. Cuentan con un buen salón de lectura, con diarios, libros y un piano, y el salón de billar y de bowling abren todos los días. 2. El Club Gimnasio, fundado en 1854, agrupa a unos 400 comerciantes y empleados, que tienen un amplio hall donde se efectúan ejercicios gimnásticos en ciertos días de la semana. Se está construyendo un salón más pequeño para niños. Hace poco celebró su 14vo aniversario con una gran competencia atlética y juego de bowling, con la presencia de un número de damas y concluyendo con un banquete. Incluye cuatro pistas de bowling y un lindo jardín adjunto al club. 3. El Teutonia, establecido en 1861 tiene 100 miembros, su mayoría empleados, que proveen entretenimiento musical cada tanto. Su salón de lectura incluye diarios y libros en varios idiomas. Tiene también sala de música, billar, salón de refrescos y conversación. 4. El Concordia, abrió en 1864, y tiene 150 miembros, en su mayoría comerciantes que forman una asociación musical, con pista de bowling y salón de lectura. 5. La Academia Alemana de Canto, fundada en 1864, tiene 400 miembros que se dedican enteramente al estudio de música clásica y sacra. Dan conciertos regularmente en la Iglesia Alemana y el Coliseum, con gran éxito. 6. El Heimath u “Hogar” fue fundado en 1865 y tiene unos 100 miembros de la clase comerciante: salón de lectura, billar y de música. Este club tiene un carácter muy musical. 7. El Kranken-verein, fundado en 1865, es una institución para ayudar a los enfermos. 8. La Sociedad para el Hospital Alemán es similar a la anterior, y fue establecida en 1867 con el objeto de establecer un Hospital Alemán. Dieron un concierto en el Coliseum con este fin. 9. El Thalia, fundado en 1867 ya tiene 80 miembros, comerciantes en su mayoría, que se entretienen jugando al bowling todos los días. Tienen también un salón de billar y una buena cantidad de libros y periódicos y cada tanto dan conciertos. Se habrá notado que la gran mayoría de los Clubs arriba mencionados tienen un carácter eminentemente musical, y los alemanes forman un gran porcentaje de la Sociedad Filarmónica. En 1865 hubo aquí una gran reunión de las asociaciones musicales alemanas de Buenos Aires, Rosario, Montevideo y Rio Grande, y las festividades se prolongaron durante tres días.

  

NOTAS:

(1) Al sur de la ciudad, se destinaron solares para la casa de alienados que vendría a ser con los años el Hospital Borda y un cementerio.

(2) El Tigre.