GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




Y los muertos viven

Ratio:  / 4

por Ricardo Goldaracena

 

Las imágenes tornasoladas de los daguerrotipos, jugando a las escondidas tras los cristales que las protegen, apareciendo de pronto para esfumarse enseguida en la silueta de un negativo según los caprichos de la incidencia de la luz, han quedado heladas en los salones de nuestros museos que otrora fueran palacios.

El nombre de cada una de ellas se lee en las carátulas de expedientes olvidados en las entrañas de los archivos, en las lápidas de mármol del cementerio, lápidas que fueron inmaculadamente blancas más de cien años atrás y ahora se ven patinadas por los estragos de la intemperie, en libros en los que los escolares aprenden a deletrear los nombres de la historia, en placas de calles de peatones distraídos, en las efemérides que memoran los hitos patrios; son guerreros y doctores, monjas y sacerdotes, legisladores y hombres de mando que llenan con sus largos nombres los medallones del árbol genealógico, en una cadena sometida al imperio de leyes inexplicables, que la interrumpen abruptamente en ciertas ramas y la hacen fructificar con pasmosa fertilidad en otras.

Son los nombres históricos que sólo la genealogía -la ciencia que hace vivir a los muertos, se ha dicho- puede rescatar y hacer palpitar otra vez con su sangre, su sonrisa, su voz, y entonces los muertos viven y los museos helados recobran la luz, el color, los sonidos, y las cosas vuelven a tener sentido y ubicación en el espacio, para ahora y para dentro de cien años, la espada de los guerreros, la santidad de las siervas de Dios, la virtud impenetrable de las matronas, las rondas de los niños en la niebla azul de los jardines.

Raíces griegas, españolas e irlandesas de Bartolomé Mitre

Ratio:  / 2

 por Guillermo MacLoughlin Bréard

Conferencia pronunciada en el Jockey Club
Buenos Aires, junio de 2006

 

Constituye para mi un doble motivo de orgullo poder hoy dirigirme a tan calificado y selecto auditorio que nos acompaña esta noche. En primer lugar, por que la comisión directiva de nuestro Instituto me haya honrado para efectuar el homenaje de recordación a una figura señera de nuestra historia, como es el general Bartolomé Mitre y Martínez, que integra un linaje rioplatense con actuación en ambas márgenes del Plata y con raíces diversas.

Y en segundo lugar, por mi condición de secretario de la Comisión de Homenaje a Bartolomé Mitre, que preside meritoriamente el doctor Juan Ramón Aguirre Lanari, encargada de organizar y de auspiciar diversos actos recordatorios de nuestro prócer con motivo de cumplirse este año el centenario de su fallecimiento. 

Hablar de la genealogía de los Mitre no es tarea sencilla. Otros distinguidos genealogistas ya se han ocupado con anterioridad, y con mayor erudición, de este tema. No obstante ello, trataré de aportar mi grano de arena y de ser lo más breve y conciso posible.

Se han esbozado distintas teorías sobre el origen de los Mitre, cuya genealogía  se inicia con Ventura Demetrio o Demetrio Ventura, quien se afincara en el país a fines del siglo XVII. Pocos datos aporta la partida de su primer matrimonio con Isabel González, celebrado en la Iglesia Catedral de esta ciudad el 7-11-1693 (La Merced 3/187 vta.), ni la escritura dotal del 11-12-1694, donde se autocalifica  como “soldado de este presidio”. Luego de enviudar, Demetrio se casa el 1-4-1698 (La Merced 3/285) con Da. Catalina Ruiz de Ocaña. La partida respectiva señala a Demetrio Ventura como “natural de Benencia”. Asimismo, existe una anotación marginal, seguramente consignada por el entonces Cura Rector de la Catedral, R. P. D. Juan Fernández de Agüero, que reza: “este nombre de Demetrio era de un hijo de Antigono rey de Macedonia”. Más aún, en la partida de bautismo de una de sus nietas, Da. Martina Antonia Josefa de Torres y Mitre, del 14-10-1722 (La Merced 7/187), hay otra anotación marginal –seguramente escrita también por el recordado Dr. Fernández de Agüero- que dice “este apellido Mitre de un Ventura Demetrio griego en el siglo pasado”.

Pero no todo estaba claro entre los genealogistas, que no convalidaban el origen helénico del primer Mitre. El erudito investigador Raúl A. Molina (1897-1973), quien integrara este Instituto, sostenía la procedencia hispánica de los Mitre. Esto lo manifiesta, claramente, en su artículo “Demetrio Ventura, genearca porteño”, publicado en la Revista Historia, en 1955 (1), quien, al referirse a su testamento consigna a “bentura demitryo …… natural de los reinos de España”. 

A su vez, el eximio genealogista uruguayo Juan Alejandro Apolant  (1903-1975), en varias de sus obras (2) confirma la raíz hispánica del genearca y, aún más, aporta otro dato, por analogía, al citar el matrimonio de un tatarabuelo del Director Supremo D. Juan Martín de Pueyrredon, el alférez Juan Marín, del 10-3-1697 (La Merced 3/276 vta.) quien declara ser “natural de Benecia, Reinos de España”.

La famosa “Benencia” a la que nos estamos refiriendo, para algunos, no tendría relación con la importante ciudad italiana, sino con un islote desierto ubicado en el río Arosa, en La Coruña, Galicia.

 

Leer más: Raíces griegas, españolas e irlandesas de Bartolomé Mitre

Cuando la muerte visitó Famaillá durante el verano

Ratio:  / 20

por Alfonso Beccar Varela

 

Hace unas semanas que, con el espíritu de agradecer la gran contribución que la gente de Family Search hace para ayudar a todos los genealogistas del mundo, y en particular al valiosísimo aporte que han hecho para la genealogía Argentina al digitalizar Registros Parroquiales e incontables documentos, he estado ofreciendo algo de mi tiempo como voluntario leyendo fotos de actas de bautismo, matrimonios o defunciones, y volcando los datos a una base de datos para que estos estén disponibles gratuitamente y por internet, a cualquier persona del mundo que esté interesado en estos temas.

De momento estoy volcando a fichas datos obtenidos de la digitalización de Registros Parroquiales de la Arquidiócesis de Tucumán, entre el año 1727 y 1939. ¡He visto de todo! Desde errores u horrores ortográficos, al cambio dramático de las poblaciones de varias ciudades que acusaron en impacto del alud inmigratorio de fines del Siglo XIX. Desde registros escritos a mano con caligrafía elegante y delicada, a garabatos casi imposibles de entender.

En eso estaba cuando bajé a mi computadora un grupo de Actas de Defunción que me impactaron mucho. Se trata de las Actas de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en Famaillá, a escasos 30 kilómetros de San Miguel de Tucumán, la capital del “Jardín de la República”. 

El conjunto que actas que me tocó leer empezaba con esta:

 “En la Iglesia Parroquial de N. S. del Carmen de Famailla, a diez y nueve de Diciembre de mil ochocientos noventa y cinco. Yo el infrascripto Cura interino de la misma, mandé dar Sepultura eclesiástica á Lorenzo que murió ayer con indigestión edad cuatro meses hijo legítimo de Segundo Rodríguez y Dominga Romano de la Fronterita. De que doy fe.” Firma Andrés Collilles, o algo así.

Y una tras otras se suceden, con la misma caligrafía prolija, actas que revelan lo que no puedo sino describir como un mes trágico para esta localidad tucumana. 40 muertes en 30 días. De estás, 36 representan a chicos menores de 4 años. Todo indica que una epidemia de sarampión causó estragos entre los niños del lugar (y una adulta), pero esa peste no tuvo la exclusividad en cosechar esas jóvenes vidas argentinas.

No soy especialista. No conozco la historia de Famaillá a fines del siglo XIX, y no sé si esta lista representa un evento extraordinario, una aberración; o si esa era simplemente la trágica normalidad en esas localidades más alejadas, de esas poblaciones más carenciadas.

Leer más: Cuando la muerte visitó Famaillá durante el verano

Genealogía para principiantes... y no tanto!

Ratio:  / 7

 Extraído de Wikipedia
Editado y actualizado por Genealogía Familiar
(última actualización Abril 2015)

 

Genealogía (del latín genealogia, genos en griego: γενεά, genea: raza, nacimiento, generación, descendencia y logos, λόγος, logia: ciencia, estudio) es el estudio y seguimiento de la ascendencia y descendencia de una persona o familia. También se llama así al documento que registra dicho estudio, generalmente expresado como "árbol genealógico". Asimismo la genealogía es una de las ciencias auxiliares de la Historia y es trabajada por un genealogista.

Aquelllos que empiezan a caminar el camino de la genealogía, frecuentemente se ven envueltos en las vidas e historias de sus antepasados, algunos famosos, muchos olvidados, pero todos que, a su manera -- y en tiempos muy diferentes -- vivieron y nos legaron al menos sus genes cuando no su nombre.  Es un camino frecuentemente solitario, y que muchas veces se convierte en una pasión (cuando no en obsesión!), que debería movernos a rescatar lo mejor de los que nos precedieron y vivirlo en nosotros mismos.

Este artículo pretende dar unos lineamientos genéricos y consejos útiles a aquellos que se preguntan "¿de donde vengo?" o "¿cómo empiezo?", basado en el conocimiento y experiencia del equipo de Genealogía Familiar.

¿Cómo empezar?

Lo primero al iniciar una investigación genealógica es recopilar la mayor cantidad de antecedentes a través de dos fuentes: orales y documentales. Estos antecedentes deben comprender nombres de personas, lugares y fechas. En caso que se desconozca la fecha exacta, se puede utilizar una aproximación.

Fuentes orales

Las fuentes orales son aquellas que se obtienen verbalmente de otra persona, generalmente dentro del núcleo familiar: padres, abuelos, tíos, primos, bisabuelos. Estas fuentes, dado que están nutridas de la tradición familiar frecuentemente son inexactas en cuanto a fechas de nacimiento, bautizos, matrimonios y defunciones, profesiones y lugares de origen. Sin embargo ofrecen un acervo de información que muchas veces no se encuentra documentada, además de permitir determinar el marco general familiar como punto de partida del trabajo posterior.

 

Leer más: Genealogía para principiantes... y no tanto!

El pintor, la asesina y la ahogada

Ratio:  / 8

por Alfonso M. Beccar Varela

La investigación histórico-genealógica es semejante a ir tirando de un hilo sin saber bien que saldrá. Basta tener un poco de memoria, honestidad para aceptar lo que venga y, en nuestros días, una computadora conectada a Internet, para encontrar maravillas. Les cuento lo que me pasó ayer sábado, como un ejemplo que seguramente ha ocurrido a cientos de aficionados como yo.

En Genealogía Familiar siempre quisimos ofrecer al público más que un listado de nombres y fechas de nacimiento. Inspirados en el “mamotreto impublicable” de Carlos F. Ibarguren Aguirre, lleno de jugosas y muy amenas biografías, quisimos desde el primer día ilustrar a esos nombres y fechas con biografías y, cuando existen ilustraciones, sean fotografías o en el caso de antepasados más remotos, fotos de óleos, pinturas o esculturas que nos recuerden la semblanza de los que nos precedieron en la vida y en la historia.

Es por eso que recibo frecuentemente emails de mis amigos y colaboradores con fotos obtenidas generalmente en sitios de instituciones diversas en Internet, que reproducimos citando siempre la fuente de tales fotos. Ayer justamente, un amigo me manda varias fotografías que encontró en el sitio del Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Entre ellas, dos de óleos pintados por Jaboco Fiorini. Uno de María Candelaria Somellera Gutiérrez y otro de su hermano José Mariano. Son muy lindos cuadros que se pueden ver el nuestra página… aunque ver a María Candelaria con bigotes tal vez sorprenda a más de una señora coqueta del siglo XXI.

Al ver el nombre del pintor, inmediatamente recordé que la primera mujer de Darío Beccar Mansilla, hermano de mi tatarabuelo Cosme Beccar Mansilla, se llamaba Catalina Fiorini… y me pregunté lo obvio: “¿Será que Jacobo no era el padre de Catalina?” Las fechas cerraban, más o menos, y era cuestión de lanzarse al cyber espacio para ver que saltaba.

Me fui entonces a Family Search, una fuente de información casi inagotable, y busqué por “Jacobo Fiorini” en Argentina. Encontré dos cosas interesantes: 

Primero, que en el Censo de Buenos Aires de 1869, figuran censados en la calle Esmeralda 301 en Buenos Aires, Darío Beccar, “escribano”, su mujer Catalina Fiorini de Beccar… y tres hermanos de Catalina: Jacobo de 18 años, Lorenzo de 16 y Servino de 14. Los cuatro están listados como “empleados”. (Ver foto abajo).

 

Leer más: El pintor, la asesina y la ahogada