GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




Y los muertos viven

Ratio:  / 4
MaloBueno 

por Ricardo Goldaracena

 

Las imágenes tornasoladas de los daguerrotipos, jugando a las escondidas tras los cristales que las protegen, apareciendo de pronto para esfumarse enseguida en la silueta de un negativo según los caprichos de la incidencia de la luz, han quedado heladas en los salones de nuestros museos que otrora fueran palacios.

El nombre de cada una de ellas se lee en las carátulas de expedientes olvidados en las entrañas de los archivos, en las lápidas de mármol del cementerio, lápidas que fueron inmaculadamente blancas más de cien años atrás y ahora se ven patinadas por los estragos de la intemperie, en libros en los que los escolares aprenden a deletrear los nombres de la historia, en placas de calles de peatones distraídos, en las efemérides que memoran los hitos patrios; son guerreros y doctores, monjas y sacerdotes, legisladores y hombres de mando que llenan con sus largos nombres los medallones del árbol genealógico, en una cadena sometida al imperio de leyes inexplicables, que la interrumpen abruptamente en ciertas ramas y la hacen fructificar con pasmosa fertilidad en otras.

Son los nombres históricos que sólo la genealogía -la ciencia que hace vivir a los muertos, se ha dicho- puede rescatar y hacer palpitar otra vez con su sangre, su sonrisa, su voz, y entonces los muertos viven y los museos helados recobran la luz, el color, los sonidos, y las cosas vuelven a tener sentido y ubicación en el espacio, para ahora y para dentro de cien años, la espada de los guerreros, la santidad de las siervas de Dios, la virtud impenetrable de las matronas, las rondas de los niños en la niebla azul de los jardines.