GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




Cuando la muerte visitó Famaillá durante el verano

Ratio:  / 21
MaloBueno 

por Alfonso Beccar Varela

 

Hace unas semanas que, con el espíritu de agradecer la gran contribución que la gente de Family Search hace para ayudar a todos los genealogistas del mundo, y en particular al valiosísimo aporte que han hecho para la genealogía Argentina al digitalizar Registros Parroquiales e incontables documentos, he estado ofreciendo algo de mi tiempo como voluntario leyendo fotos de actas de bautismo, matrimonios o defunciones, y volcando los datos a una base de datos para que estos estén disponibles gratuitamente y por internet, a cualquier persona del mundo que esté interesado en estos temas.

De momento estoy volcando a fichas datos obtenidos de la digitalización de Registros Parroquiales de la Arquidiócesis de Tucumán, entre el año 1727 y 1939. ¡He visto de todo! Desde errores u horrores ortográficos, al cambio dramático de las poblaciones de varias ciudades que acusaron en impacto del alud inmigratorio de fines del Siglo XIX. Desde registros escritos a mano con caligrafía elegante y delicada, a garabatos casi imposibles de entender.

En eso estaba cuando bajé a mi computadora un grupo de Actas de Defunción que me impactaron mucho. Se trata de las Actas de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en Famaillá, a escasos 30 kilómetros de San Miguel de Tucumán, la capital del “Jardín de la República”. 

El conjunto que actas que me tocó leer empezaba con esta:

 “En la Iglesia Parroquial de N. S. del Carmen de Famailla, a diez y nueve de Diciembre de mil ochocientos noventa y cinco. Yo el infrascripto Cura interino de la misma, mandé dar Sepultura eclesiástica á Lorenzo que murió ayer con indigestión edad cuatro meses hijo legítimo de Segundo Rodríguez y Dominga Romano de la Fronterita. De que doy fe.” Firma Andrés Collilles, o algo así.

Y una tras otras se suceden, con la misma caligrafía prolija, actas que revelan lo que no puedo sino describir como un mes trágico para esta localidad tucumana. 40 muertes en 30 días. De estás, 36 representan a chicos menores de 4 años. Todo indica que una epidemia de sarampión causó estragos entre los niños del lugar (y una adulta), pero esa peste no tuvo la exclusividad en cosechar esas jóvenes vidas argentinas.

No soy especialista. No conozco la historia de Famaillá a fines del siglo XIX, y no sé si esta lista representa un evento extraordinario, una aberración; o si esa era simplemente la trágica normalidad en esas localidades más alejadas, de esas poblaciones más carenciadas.

Me pregunto qué pasaría por la mente de Andrés, el Cura Interino de la parroquia que firmaba estas actas, día tras día. ¿Habrá mantenido su fe en Dios? ¿Habrá sabido consolar a las desconsoladas familias? ¿Qué esfuerzos él u otros adultos de Famaillá realizaron para combatir esta verdadera masacre?

¿Y quién habrá sido Mardonio, que a los 26 años terminó sus días con “un tiro de Remington en la frente”? ¿Un bandido? ¿La víctima de un asesinato? ¿O de un accidente? Al día siguiente de enterrar a Mardonio, el Cura interino registra la muerte de otro de los pocos adultos que le tocaron en esos negros días de verano: Nolas (¿será Nolasco?) murió a causa de “un estribazo en la nuca y el espinazo.” ¿Cómo habrá pasado esto? 

A través de los siglos, estos documentos nos llaman y nos permiten ubicarnos en el entorno físico, social y político en que nuestros antepasados, sus parientes y relaciones, vivieron sus vidas. Algunas tristemente breves como la de Manuela, muerta a dos días de nacer. Otras como la de Mardonio, breves también pero posiblemente violentas. No es difícil ponernos en su lugar, y tratar de entender quienes fueron.

Esta es la lista, que habla por sí sola…

19/12/1895: Lorenzo, de 4 meses, “indigestión.”
20/12/1895: Dionicia, de 5 meses, “sarampión.”
20/12/1895: Leocadio, (no dice la edad), “males orgánicos.”
20/12/1895: Pedro, de 4 meses, “vómitos.”
21/12/1895: Antonio, de 2 años, “sarampión.”
21/12/1895: Juan Bautista, de 2 años, “sarampión.”
21/12/1895: Pedro, “apenas nacido.”
22/12/1895: Ramona, de 2 meses, “sarampión.”
23/12/1895: Tomasa del Carmen, de 7 meses, “fiebre.”
23/12/1895: Emilia de Mercedes, de 3 meses, “desinteria.”
25/12/1895: Segundo Patricio, de 9 meses, “diarrea.”
25/12/1895: Lorenzo, de 35 años, “parálisis cerebral.”
25/12/1985: Ygnacio, de 3 años, “sarampión.”
26/12/1985: Benito, de 1 año, “sarampion.”
26/12/1895: Paula, de 2 años, “indigestión.”
28/12/1895: Agustin, de 1 dia. No dice causa.
30/12/1896: Enrique Bernardo, de 15 dias, “falta de desarrollo.”
30/12/1895: Adelaida era adulta y casada. No indica causa de fallecimiento.
31/12/1895: Francisco, de 1 año, “sarampión.”
31/12/1895: Teresa, de 3 meses, “con aire.”
1/1/1896: Luisa, de 2 años, “sarampión.”
2/1/1896: Felipe, de 7 meses, “sarampión.”
6/1/1896: Feliz, de 29 años, “tuberculosis.”
7/1/1896: Manuela, de 2 dias, no lista causa de muerte.
7/1/1896: Juan, de 3 años, “sarampión.”
7/1/1896: Carmen Rosa, no indica edad, “sarampión.”
7/1/1896: Anunciación, de 46 años, “sarampión.”
7/1/1896: Alberto, de 9 meses, “perlesía.”
9/1/1896: Rosendo, de 6 meses, “gastricismo.”
9/1/1896: Eusebia, de 1 año, “sarampión.”
9/1/1896: Mardonio, de 26 años, “tiro de Remington en la frente.”
10/1/1896: Nolas, no indica edad pero lo supongo adulto: "estribazo en la nuca y en el espinazo."
11/1/1896: Teresa, de 11 meses, “angina.”
12/1/1896: José Vicente, de 3 años, “fiebre.”
12/1/1896: Pastora Catalina, de 1 año, “disentería.”
15/1/1896: Juan Alberto, de 1 año, “disentería.”
16/1/1896: Francisco, de 1 año, murió de "un aire."
16/1/1896: Trinidad, de 30 años, por una “enfermedad crónica.”
16/1/1896: Manual Claro, de 2 años, también de una “enfermedad crónica.”
17/1/1896: Lucinda del Carmen, de 3 años, “tos ferina.”
20/1/1896: Petronila, de 4 meses, murió de “pulmonía.”

Y la lista sigue...