GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




Genealogía para principiantes... y no tanto!

Ratio:  / 7
MaloBueno 

 Extraído de Wikipedia
Editado y actualizado por Genealogía Familiar
(última actualización Abril 2015)

 

Genealogía (del latín genealogia, genos en griego: γενεά, genea: raza, nacimiento, generación, descendencia y logos, λόγος, logia: ciencia, estudio) es el estudio y seguimiento de la ascendencia y descendencia de una persona o familia. También se llama así al documento que registra dicho estudio, generalmente expresado como "árbol genealógico". Asimismo la genealogía es una de las ciencias auxiliares de la Historia y es trabajada por un genealogista.

Aquelllos que empiezan a caminar el camino de la genealogía, frecuentemente se ven envueltos en las vidas e historias de sus antepasados, algunos famosos, muchos olvidados, pero todos que, a su manera -- y en tiempos muy diferentes -- vivieron y nos legaron al menos sus genes cuando no su nombre.  Es un camino frecuentemente solitario, y que muchas veces se convierte en una pasión (cuando no en obsesión!), que debería movernos a rescatar lo mejor de los que nos precedieron y vivirlo en nosotros mismos.

Este artículo pretende dar unos lineamientos genéricos y consejos útiles a aquellos que se preguntan "¿de donde vengo?" o "¿cómo empiezo?", basado en el conocimiento y experiencia del equipo de Genealogía Familiar.

¿Cómo empezar?

Lo primero al iniciar una investigación genealógica es recopilar la mayor cantidad de antecedentes a través de dos fuentes: orales y documentales. Estos antecedentes deben comprender nombres de personas, lugares y fechas. En caso que se desconozca la fecha exacta, se puede utilizar una aproximación.

Fuentes orales

Las fuentes orales son aquellas que se obtienen verbalmente de otra persona, generalmente dentro del núcleo familiar: padres, abuelos, tíos, primos, bisabuelos. Estas fuentes, dado que están nutridas de la tradición familiar frecuentemente son inexactas en cuanto a fechas de nacimiento, bautizos, matrimonios y defunciones, profesiones y lugares de origen. Sin embargo ofrecen un acervo de información que muchas veces no se encuentra documentada, además de permitir determinar el marco general familiar como punto de partida del trabajo posterior.

 

Lo mejor es consultar con aquellos miembros de mayor edad dentro de la familia extendida, cualquier antecedente por insignificante que parezca puede llegar a servir. También, si el investigador vive dentro de una comunidad pequeña se debe consultar con las personas de mayor edad que vivan en ella o en sus inmediaciones.

Existen datos que exclusivamente pueden obtenerse de fuentes orales, bien sea por no existir documentación (por ejemplo el padre de un hijo natural no reconocido), o bien porque haya sido destruido el documento, durante catástrofes naturales, accidentes o guerras, por lo que siempre es recomendable validar la información con personas y autores coetáneos, sin que ello implique despreciar la fuente primaria oral.

Es recomendable siempre sistematizar la información obtenida, creando fichas personales para cada persona que se está investigando, y dejando siempre bien definido quien fue la persona que informó de dichos los datos. Estas fichas pueden tener un formato tanto físico como electrónico, utilizándose en este último caso, generalmente, programas, o softwares genealógicos de tipo comercial (software propietario) o libres, algunos de ellos de gran calidad.

Dependiendo de cuán proclive sea el investigador a compartir su base de datos con otros investigadores, es recomendable que se cerciore del formato de compatibilidad del programa utilizado, debido a que existen diversos formatos. El más común de ellos es el GEDCOM.

Sobre nombres y apellidos

Una vez que nos remontamos algunas generaciones hacia el pasado, serán evidentes cambios en la forma de escribir no sólo el primer nombre de las personas, sino también que apellidos una persona asumía y en que orden eran usados. Es importante ser conciente del contexto histórico, las limitaciones de las personas escribiendo actas de forma manual, y saber que una misma persona puede haber usado nombres diferentes durante su vida.

También es bueno familiarizarse con el uso de abreviaturas en los escritos genealógicos. 

Fuentes documentales

Las fuentes documentales son aquellas que se pueden encontrar en cualquier medio escrito (sea impreso o manuscrito). Quienes investigan una genealogía acuden a éstas una vez que han agotado todos los recursos que la memoria intrafamiliar pueda dar, tanto para corroborar la información verbal, como para ampliar la información y retroceder la búsqueda en el tiempo.

Archivos familiares y particulares

Son los documentos escritos que se hallan en posesión de una familia o comunidad y son traspasados de una generación a otra. Estos documentos generalmente son inéditos y son copias únicas de valiosa información y en si constituyen un archivo. El contenido de estos archivos van desde cartas personales hasta documentos legales como copias de expedientes, títulos de dominio, libretas de familia, etc. En algunos casos estos archivos, por estar en poder de particulares no son custodiados bajo estándares bibliotecológicos que permitan su conservación en el tiempo, sea por manipulación o por almacenamiento. Por éstas razones sus propietarios en algunos casos donan estos documentos a alguna institución seria como los archivos nacionales para evitar su destrucción o pérdida, mientras en otros casos son tan ocultados que sólo se conocen hasta que muere el dueño de ellos y en la mayoría de las veces se encuentran en un estado de deterioro casi total.

Registros Civiles de Identificación

Dependiendo del país se podrán rastrear antecedentes en las oficinas del Registro Civil hasta aproximadamente 1871 (si bien en Francia son existentes desde la época de la Revolución francesa, y en muchos lugares de España existen registros locales en los respectivos ayuntamientos, algunos desde los años 40 del siglo XIX). Los datos que manejan los registros civiles son nacimientos, defunciones, matrimonios, divorcios, condenas judiciales, nacionalizaciones.

Archivos Eclesiásticos

Si se desea consultar por personas en fechas anteriores a la creación de los registros civiles es aconsejable acudir a las parroquias que correspondan al domicilio de las personas investigadas. En ellas se encuentran libros de bautismos, defunciones y matrimonios. Todas las Parroquias creadas desde el siglo XVI en adelante tienen la obligación de llevar estos libros.

En 1563 el Concilio de Trento, instauró de forma oficial la obligación de registrar en los libros parroquiales las actas de bautismo, boda y defunción. A partir de ese momento los libros sacramentales registran los hechos vitales de cada individuo bautizado en la Iglesia Católica. De este modo, los registros parroquiales conservan una parte fundamental de la memoria histórica de algunos países, principalmente los colonizados por españoles, cuyo legado fue la enseñanza de la religión católica, éstos registros poblacionales eran realizados por el corregidor o máxima autoridad del recinto y luego eran entregados a un representante de la parroquia. Antes de 1563, no era obligación llevar registros, por lo que a veces la búsqueda de ancestros se detiene en esta fecha. Sin embargo existen algunas parroquias donde es posible encontrar libros desde el siglo XIII en adelante.

Hay que tener en cuenta que, en muchos países, la información contenida en los libros parroquiales es traspasada periódicamente a los Archivos Diocesanos, situados normalmente en la sede del obispado al que pertenece la parroquia. Esto es importante, porque muchas veces en la parroquias se han perdido por diversas razones (incendios, guerras, robos, mala conservación) los libros originales, sin embargo existe una copia de las inscripciones en los archivos diocesanos.

Family Search

Por otra parte la La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días o iglesia mormona ha hecho convenios con algunos obispados para microfilmar tanto los archivos diocesanos como los libros parroquiales, estando en algunos casos esta información disponible por internet en su base de datos, que puede ser consultada sin costo en su sitio web Family Search.

Las herramientas de búsqueda de Family Search y los documentos ofrecidos por esta institución, merecen ser estudiados detenidamente por cualquier persona con un interés serio por la genealogía, ya que es sorprendente la cantidad de datos que se pueden extraer de diferentes documentos como censos, partidas de nacimiento o actas matrimoniales y otros archivos disponibles dentro de este sitio.

Sin embargo en el caso de los microfilmes que no han sido digitalizados, esta información aparece incompleta, ya que no figuran nombres de testigos o padrinos, y a veces los nombres de las personas han sido mal transcrito resultando imposible encontrarlos en su buscador. Razón por la cual en algunos casos se debe consultar directamente estos registros en sus centros de documentación. 

Genealogía Familiar ofrece también algunos enlaces a otros sitios de investigación que pueden ser consultados.

Archivos Notariales

Otras fuentes importantes de datos son los Archivos Notariales, que guardan información y documentos emanados por las actuales notarías y las antiguas escribanías, en los cuales se pueden hallar testamentos, cartas de dote, transacciones comerciales, ventas, arriendos, etc. y en general todos aquellos documentos suscritos entre particulares.

Archivos de la Administración del Estado

En casi todos los países existe un Fondo de Documentos Históricos o Archivo Histórico en el que se depositan cada cierta cantidad de años los documentos que generan los diversos organismos públicos o estatales durante su gestión, vale decir expedientes judiciales, expedientes militares, hojas de vida de los funcionarios públicos, nóminas deinmigrantes, censos, etc. También en estos archivos se reciben las donaciones de documentos de particulares, que pueden contener cartas, nóminas de empleados y una serie de documentos inéditos.

Muchos antecedentes que conciernen a los países hipanoamericanos se encuentran en el Archivo General de Indias, organismo que recibió la documentación generada por lascolonias españolas, hasta su independencia. Es necesario destacar que buena parte de los fondos de dicho archivo son accesibles en Internet a través de PARES (Portal de Archivos Españoles).

En países más descentralizados, como México y España, los estados o comunidades mantienen sus propios archivos donde se suelen encontrar archivos notariales y documentos relacionados con temas de tierras y aguas.

También existen corporaciones, fundaciones y universidades privadas y estatales que han hecho grandes esfuerzos por digitilalizar muchos documentos históricos. Dentro de éstas últimas cabe señalar a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que ha digitalizado muchísima información de organismos públicos que no está disponible en los archivos estatales, como censos de población y registros civiles, que puede ser consultada sin costo en su sitio web Family Search.

Publicaciones genealógicas

También es aconsejable consultar las publicaciones que periódicamente realizan los institutos, asociaciones y academias de genealogía, historia y geografía de cada país donde se está realizando la investigación: siempre cabe la posibilidad de que ya se haya hecho un estudio sobre la familia o apellido que se desea investigar. Además algunas universidades y fundaciones mantienen guías de fuentes documentales.

Genealogía Familiar ofrece también algunos enlaces a otros sitios de instituciones genealógicas o históricas que pueden ser consultados.

Sitios en internet

Existe gran variedad de sitios de genealogía en internet. Desde bases de datos con cientos de miles de registros, a páginas de una familia que lista unas docenas de nombres. Naturalmente, el que se inicia en el campo de la investigación genealógica, se puede beneficiar con descubrir y usar estos sitios. 

Es importante tener en cuenta que la confiabilidad de los datos publicados en internet va a depender de la seriedad del sitio que los publica, el tipo de fuentes usadas y citadas para cada dato y la seriedad con que los administradores o el dueño del mismo mantenga la calidad del mismo. 

Naturalmente, Genealogía Familiar se esfuerza en proveer información genealógica de calidad sobre las familias tradicionales de la Argentina. Usar la pantalla de búsqueda, es un buen punto de partida para establecer si algún apellido o persona está incluida en nuestra base de datos, y así tal vez confirma o ampliar algún dato obtenido de otra fuente.

Genealogía Familiar ofrece también algunos enlaces a otros sitios de genealogía que tal vez sean de interés a quien está en la búsqueda de sus antepasados.

Que hacer con la información

Es inevitable que a comienzos del siglo XXI, registrar y ordenar la información obtenida de forma digital en una base de datos sea tal vez el camino inevitable para cualquier investigador que obtenga un gran número de datos. Existe en el mercado una gran variedad de productos, gratis o pagos, que permiten capturar la información, sea para uso personal en una computadora, o para compartirla con otros colaboradores, familiares o el mundo entero a través de internet.

Genealogía Familiar ofrece algunos enlaces a soluciones informáticas que pueden ser de interés.