GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




El trono de la Araucanía y Patagonia - IIª Parte

Ratio:  / 37
MaloBueno 

 

Un orden dinástico sorprendente

 

Aquiles IAQUILES I
(1841 – 1902)

En el testamento redactado en la prisión chilena, Orllie-Antoine I había nombrado sucesor a su padre, o en su defecto a su sobrino, primogénito de su hermano Juan de Tounens, pero como quiera que el sobrino no parece haber estado interesado en continuar con la real farsa, Orllie-Antoine I redactó un nuevo testamento nombrando sucesor a su primo segundo Gustavo Aquiles Laviarde, nacido en Reims el 7 de junio de 1841 e hijo único de Beltrand Xavier Laviarde.
Parece ser que el sobrino desheredado no tuvo inconveniente en reconocer como nuevo rey de Araucanía y Patagonia a Aquiles Laviarde, abdicando cualquier derecho que pudiera corresponderle el 26 de marzo de 1882.
Laviarde inició su reinado tomando el nombre de Orllie-Antoine II, cambiando posteriormente su nombre por el de Aquiles I. Casado con la reina “doña María” y establecida su corte en París, continuó con la acuñación de nuevas monedas y premiando los favores prestados por los incautos con sendos títulos nobiliarios y condecoraciones. Instituye además un “Ministerio de Asuntos Exteriores”, pues no le faltan personas con ansias de ponerse a cargo de legaciones en el extranjero y lucir al pecho las cruces de las órdenes de Araucanía y Patagonia.
Del mismo modo que su antecesor, la distribución de mercedes no solventaba todos sus gastos y el rey Aquiles I se convirtió en un reclamo de los restaurantes y cabarets de moda.
Viudo, sin descendencia y sin dejar testamento, el 16 de marzo de 1902 moría en París.

 

 Antonio II

ANTONIO II
(1833 – 1903)

Con posterioridad a la muerte de Aquiles I, el Consejo de Estado, reunido en sesión solemne resolvió  caprichosamente elegir sucesor a su presidente, Antonio Hipólito Cros, que adoptó el título de Antonio II. No tenía ningún parentesco ni con el primer rey ni con el segundo.
En su breve reinado intentó, sin ningún éxito, que los gobiernos europeos no reconocieran el laudo arbitral que el 20 de noviembre de 1902 ponía fin al litigio de límites entre la Argentina y Chile, pues según Antonio II este laudo daba a las naciones americanas “el dominio sobre el Arauco y la Patagonia, que le correspondían por derecho”.
A su muerte dejó como heredera de sus derechos a su hija, Laura Teresa.

 

 Laura-Teresa I

LAURA TERESA I
(1856-1916)

Laure-Therère Cros asume a la muerte de su padre, pero es la primera en no titularse reina sino princesa y abandona el tratamiento de Majestad adoptando el de Alteza Serenísima.
En 1877 contrajo matrimonio en París con Louis Marie Bernard, con quien tuvo tres hijos: Bernard Etienne (1878 - 1936), Jacques Antoine (1880 - 1952) y Edmund André (1883 - 1942).
En 1903 designó como sucesor a su hijo Jacques Antoine.

 

 

ANTONIO III
(1880-1952)

Antonio IIIJacques Antoine Bernard sucedió a su madre a la muerte de ésta en 1916, manteniendo los títulos adoptados por ella de princesa y el tratamiento de Alteza Serenísima.
Casó tres veces. La primera vez lo hizo con Andree Emilie Coquelin, con quien tendrá a su hijo Jacques Andree Bernard (1907-1972). La segunda vez lo hizo con Suzanne Anna Eugénie Legat, con quien tendrá otro hijo, Michel Bernard. La tercera vez contrae matrimonio con Ingrid Möller, de cuya unión nacerá Marie Laure Bernard.
Debió ser que sus descendientes tuvieron la vergüenza de no continuar con tan ilusorios títulos, puesto que el 12 de mayo de 1951 abdicó sus supuestos derechos al ilusorio trono de Araucanía y Patagonia en Philippe Boiry.

 

 

FELIPE I
(1927-2014)

Felipe IPhilippe Boiry dijo tener algún grado de parentesco con el fundador, Orllie-Antoine I, pero como esta relación familiar no he podido encontrarla plasmada en ningún lugar, ni siquiera en la web oficial del reino de Araucanía y Patagonia, la supongo tan ilusoria como el propio reino. El mismo Felipe I afirma no tener ninguna relación familiar con su antecesor cuando afirma “...con el que no teníamos ningún vínculo de parentesco.”
Casó dos veces, primero en 1950 con Jacqueline-Dominique Marquain, de quien enviudó en 1978. Se volvió a casar en 1996 con Elisabeth de Chavigny, volviendo a quedar viudo en 2006.
Por “Decreto-Ley” declaró el 24 de junio día del “Año Nuevo Mapuche”, pasando a publicar con motivo de esta “festividad” su anual mensaje de Año Nuevo.
Murió sin hijos que lo sucedieran. En 1978 había reformado la “Constitución” añadiéndole unas disposiciones adicionales que le permitieran nombrar a su sucesor a su completo antojo, amparándose en una singular afirmación que plasmó en tal disposición adicional: “Quien hace la ley la deshace” y haciendo una curiosa interpretación del texto del acto de fundación del pretendido reino y su supuesta Constitución al decir que “hablan únicamente de un orden hereditario, pero no especifican si dicho orden debe ser de parentesco natural o ficticio.”
Nombró sucesor al presidente del “Consejo del Reino”, a quien con anterioridad había otorgado el rimbombante título de duque de San Pedro de Hueyusco, Jean-Michel Parasiliti di Para.

 

Antonio IV

ANTONIO IV
(1942)

Nombrado sucesor por Felipe I y ratificado por el “Consejo del Reino” que presidía, Jean-Michel Parasiliti di Para no tiene ningún vínculo familiar con Orllie-Antoine I. Sucedió a Felipe I en enero de 2014.
Casado, es padre de dos hijos que, tal vez siguiendo la costumbre de los parientes de los intitulados príncipes de Araucanía y Patagonia, posean la suficiente vergüenza como para no continuar con semejante fantasía y obliguen nuevamente al “Consejo del Reino” a traspasar el curioso título a algún nuevo pretendiente con delirios de grandeza.