GENEALOGÍA

Nuestra completa base de datos

Conquistadores, descubridores, gobernantes, caudillos, militares, escritores... descubra quiénes fueron, quiénes fueron sus mayores y quienes son sus descendientes.

Sumérjase en la más completa base de datos de genealogía de las familias tradicionales argentinas.

 

Abrir...

HERÁLDICA

El arte del blasón

Disfrute, infórmese y aprenda disfrutando con los escudos de armas correspondientes a los linajes de más abolengo que han habitado el Virreinato del Río de la Plata.

 

leer más...

HISTORIA

Hechos que marcaron una época

Es imposible separar la genealogía de las familias que figuran en nuestra base de datos de la historia de América. Miembros de los linajes que aquí aparecen estudiados han sido próceres, virreyes, gobernadores, personalidades destacadas, etc.

 

leer más...




Thomas Lloyd Halsey, Cónsul estadounidense en Buenos Aires, y sus hijas porteñas

Ratio:  / 0

 

por Alejandro S. Milberg

Washington, DC, septiembre de 2015

 

 

Es conocido que Thomas Lloyd Halsey tuvo una hija natural en Buenos Aires a quien legó su fortuna, pero hay indicaciones[1] de que habría tenido dos más, también porteñas, de otra relación.

          Halsey nació alrededor de 1777, existiendo amplia información sobre su vida y trayectoria en diccionarios biográficos y obras de autores tanto de norteamérica como sudamericanos[2] que tratan las relaciones entre la incipiente república rioplatense y los Estados Unidos, pero los datos no son siempre consistentes. Por ejemplo, todos dicen que nació en Providence, Rhode Island, cuando en el censo de 1850 de esa ciudad manifestó haber nacido en el estado de Massachusetts[3].

          Su padre, del mismo nombre y nacido también en Massachusetts[4] en 1751 pero radicado en Providence, donde falleció en 1838, habría sido agente consular francés durante la guerra de la independencia, dedicándose luego al comercio naviero con lo que logró una importante fortuna y posición. En 1801 hizo construir una mansión en la calle Prospect de esa ciudad, que fue ampliada en 1825. La casa, que años después se decía embrujada, fue utilizada por el escritor de historias fantásticas y de horror H. P. Lovecraft como domicilio[5] del protagonista de su novela de 1927, “El caso de Charles Dexter Ward”.

 

 

          Halsey padre casó dos veces, la primera en 1775 con Sarah Bowen (1751-1782) y ya viudo en 1788 con Mary Smith (1767-1846). Del primer matrimonio nacieron el futuro cónsul y dos hermanas: Sarah, fallecida soltera en 1864 y Harriet, casada con el comodoro John Orde Creighton y fallecida en 1849, con sucesión. Tres de los cuatro hijos del segundo matrimonio llegaron a la edad adulta: Frances Maria, casada con George Warren Cross y muerta en 1879, Charles Burdett Halsey, fallecido soltero en 1829 y Anna Elizabeth Halsey, casada con Marshall G. Wright y fallecida en 1832. Ambas tuvieron descendencia.

          El joven Halsey cursó estudios en el College of Rhode Island, hoy Brown University, entidad de la que se graduó en 1793 y con la que mantuvo estrecho contacto a lo largo de los años. Para 1807 ya estaba en Buenos Aires, dedicado con éxito a la actividad comercial. En base a esa experiencia se postuló para el puesto de cónsul de su país en esa ciudad; logró el nombramiento en octubre de 1812, pero recién asumió el cargo en 1814. De su correspondencia oficial se conserva su primera carta dirigida al secretario de estado James Monroe, fechada 11 de febrero de 1815[6], en la que describe la crítica situación política, el afán de librarse del yugo español y la necesidad de ayuda de los EEUU, y el rédito para ese país que implicaría comerciar con una nación independiente, y pondera al recientemente nombrado Director Supremo, el general Carlos Albiar (sic), “un joven caballero talentoso y promisorio”.

          Su actuación en el Río de la Plata fue amplia y conflictiva. Se interesó en el comercio entre los dos países, la importación y provisión de armamento militar al Ejército Libertador y el transporte fluvial, pero sus simpatías hacia Artigas le valieron la enemistad del director Pueyrredon, lo que sumado a extralimitaciones como su injerencia en el fallido empréstito Devereux y en el tráfico con las patentes de corso artiguistas, entre otras, culminaron en su destitución por el secretario de estado John Quincy Adams en 1818.

Leer más: Thomas Lloyd Halsey, Cónsul estadounidense en Buenos Aires, y sus hijas porteñas

La ciudad de Buenos Aires en 1869 (III)

Ratio:  / 2

 

Traducido por Alfonso Beccar Varela del “Handbook of the River Plate” de los hermanos Mulhall
Publicado en Genealogía Familiar, Año 1 Nro. 5, 2015

 

Reparticiones públicas

Parque, Congreso, Capitanía



El Parque, o Parque de Artillería, se ubica en la Plaza Parque y cubre una cuadra entera (1). Fue fundado por el famoso patriota Mariano Moreno, que sirvió como Ministro de Guerra durante la época de la independencia. La colección de cañones es más llamativa por su antigüedad que por su utilidad, siendo su mayoría antiguas piezas españolas de bronce con inscripciones pintorescas como “Ultima ratio regum” o “El Rey Carlos me hizo”, etc. Los visitantes son admitidos de forma gratuita, y a los extranjeros le causará gracia que no está prohibido fumar. Se dice, sin embargo, que no se almacena pólvora en este lugar. Las balas de cañón se encuentran apiladas en el patio, y los cañones viejos están expuestos a las inclemencias del clima. Algunos de estos, todavía se ven en algunas esquinas de la ciudad. Los depósitos de pólvora se ubican en las afueras de la ciudad, cerca de Palermo. El Parque tiene siete grandes depósitos, y en uno de esos depósitos se almacena un cañón de acero Krupp. Asimismo, existen cinco talleres, un hall de armas, y varias habitaciones para uso de los oficiales y obreros.

La Sala del Congreso, en Plaza de Mayo, fue levantada por el gobierno del Presidente Mitre para el primer Congreso del gobierno cuando éste se mudó a Buenos Aires. Fue inaugurado en mayo de 1864 (2). El frente es pequeño y sin pretensiones. La entrada principal, coronada por el escudo de armas de la nación, la constituyen tres puertas de hierro que abren a un pórtico de mármol. Sólo se permite la entrada de los miembros del Congreso, funcionarios  públicos y embajadores extranjeros. El ala derecha del edificio es usada por el Departamento de Crédito Público, y a la izquierda está la entrada para el público a las galerías del Congreso. Al mismo, lo componen el Vicepresidente Alsina, 28 senadores y 49 diputados. Hay dos senadores por provincia y los diputados se distribuyen de esta manera: 12 por Buenos Aires, 6 por Córdoba, 4 por Corrientes, 4 por Santiago, 3 por Tucumán, 3 por Salta, 2 por San Juan, 2 por Mendoza, 2 por San Luis, 2 por La Rioja, 2 por Entre Ríos y 2 por Santa Fe. Las sesiones abren la primera semana de mayo y cierran en Octubre, aunque es común una sesión extraordinaria en noviembre para terminar los asuntos del año. Los diputados tienen un sueldo de $4.000 por año, y algunos de ellos viven permanentemente en Buenos Aires.

La Oficina Nacional de Crédito se creó en 16 de noviembre de 1863 e inició su trabajo el 2 de enero de 1864. El directorio está compuesto por los Srs. Lucas González, Alejo Arocena, Manuel Zavaleta, José María Cantilo y Martín Estrada con los siguientes empleados: Don Juan Domínguez, secretario; Don Alfonso de María, tesorero; Don Ramón Rezábal, contador; Don Cipriano Quesada, asistente. Esta oficina es responsable de las siguientes cuentas: 1. Fondos Públicos del 1ro de Octubre de 1860, por $3.000.000. 2. Bonos provisionales del 20 de Octubre de 1863 por los bonos de Paraná y notas del Tesoro hasta el 1ro de Abril de 1861. 3. Los créditos aceptados por el Gobierno como originados en la deuda flotante de Paraná después de 1861. 4. La compensación otorgada por ley en 1863 por los auxilios prestados al ejército de Lavalle contra Rosas. 5. Seis por ciento otorgado por el Congreso por indemnización. 6. Los bonos y cupones otorgados como pago de reclamos de extranjeros por daños recibidos durante las guerras civiles. 7. Pedidos de las viudas y parientes de los generales Lavalle, La Madrid y Paz. El tesorero estaría a cargo de todos los fondos para pagos y cupones de amortización, pero no puede pagar nada sin una orden por escrito del presidente del directorio. Todos los cupones deben pagarse puntualmente dentro de los ocho días como lo determina la ley. Los bonos se emitieron en cinco series: Serie A, $100; Serie B, $600; Serie C, $1.000; Serie D, $2.600 y Serie E, $5.000. Cada serie consta de cuarenta cupones pagaderos en cada trimestre, y luego son quemados. Cuando llega la hora de cobrar un cupón hay que presentar toda la serie de bonos, y comparar en cupón con el bloque correspondiente, que está cortada en forma de zigzag. Pese a eso, una gran falsificación fue descubierta en Octubre de 1868, luego de que Sarmiento asumiera la presidencia, donde se reveló que bonos duplicados, firmados por las autoridades competentes, habían sido admitidos y pagos durante varios años. Se determinó que al firmar tantos miles de cupones, varios duplicados fueron introducidos subrepticiamente, y las personas que originaron el fraude ya no están en el país y no había suficientes pruebas para enjuiciar a nadie. La guerra del Paraguay creó nuevos préstamos y emisiones frecuentes de fondos públicos, como aparecen detalladas en el presupuesto de 1869.

Leer más: La ciudad de Buenos Aires en 1869 (III)

Los últimos días de Mrs. White

Ratio:  / 2

 por Alejandro S. Milberg
Washington, DC, enero de 2016

 

El domingo 22 de abril de 1798 el reverendo Thomas Allen, pastor de la Iglesia Congregacional de Pittsfield, Massachusetts, pronunció un discurso ante su feligresía. Era una oración fúnebre conmemorando la muerte de su joven hija en Londres, noticia que había recibido el martes anterior. Elizabeth Allen era la esposa de William Porter White, conocido más tarde en Argentina como Guillermo Pío White, comerciante estadounidense de conflictiva trayectoria en el Río de la Plata durante las Invasiones Inglesas pero luego volcado a la causa patriótica y factor clave en la creación de la escuadra con la que el almirante Brown triunfaría sobre los realistas en 1814.

White había nacido en Pittsfield en 1769 (1) y la pareja se había casado allí el 20 de diciembre de 1795 (2). En 1796 ya estaban en Londres donde el 7 de mayo de 1797 nació su hijo Allen, bautizado el 14 de agosto (3).

El reverendo Allen hizo imprimir su discurso incluyendo en el folleto (4) un retrato grabado de su hija y al final, el texto de dos cartas de Robert Cowie, un caballero de Londres que había asistido y acompañado a la desdichada Elizabeth en sus últimos días. 

En la primera, del 5 de diciembre de 1797, Cowie le escribe a pedido del joven matrimonio, de quienes se había hecho amigo, diciendo que White había partido hacia la India hacía casi dos meses en viaje de negocios, sin antes rogarle relatara a su suegro los detalles del bautismo de su hijo y de la salud de su esposa. El bautismo había sido oficiado por un amigo de Cowie, el reverendo Dr. Hunter, ministro de la congregación de la London Wall Scotch Church. Le pide disculpas por la demora en escribirle, debida a la carga de trabajo que tenía en esos momentos y a un viaje fuera de Londres que debió realizar por un problema de salud de su propia esposa. Pasa luego a relatar que Elizabeth había sufrido una grave enfermedad, de la que parecía estar restableciéndose, aunque aún no estaba fuera de peligro. Menciona que cree ver la mano de Dios en haber conocido al yerno de Allen, no solamente por la importante y extensa conjunción de intereses resultantes en la presente expedición de White, sino porque se consideraba el instrumento principal en haberle disuadido de llevar a su esposa en ese viaje, algo que la pareja estaba aparentemente decidida a realizar cuando los conoció. "Es humanamente imposible que hubiera sobrevivido hasta ahora su seria enfermedad de haber estado en alta mar".

Leer más: Los últimos días de Mrs. White

Pepita Balcarce, la nieta del General San Martín

Ratio:  / 7

 El arte del resguardo en algunos objetos singulares.

por ALDO MARCOS de CASTRO PAZ

 

Las cosas de todos los días, suntuosas o sencillas, fueron un refuerzo para la existencia y un adorno para la vista.

Fueron, muchas veces desde el solo peso de las cosas pequeñas. Estuvieron allí desde la sola gravitación de su mínimo paso impostergable.

Cuando la imprevisión termina con el curso de su existencia, acaban entre los trastos y los desperdicios, olvidadas. Más, cuando el cuidado o esa singular cualidad del azar doméstico las ha ido resguardando en el fondo de algún armario, en el rescoldo de la red de un mueble o en el anejo de un salón, en la ventana siempre abierta de una vitrina o en el menudo ramaje de una alacena, las cosas toman una fuerza inédita, recuperan los ecos de aquel atajo del tiempo. Tras el ritmo sucesivo de los instantes, son el memorial del tiempo que dormita en ellas, connaturalmente, y su sola presencia evoca un diálogo entre las generaciones. 

Las cosas, en este marco, pasan a ser fuertes reservorios del tiempo ido, del ayer de nuestros mayores, de la cotidianidad que ellas han protagonizado sin saberlo, de año en año, de mano en mano y de siglo en siglo.

Sonríe mi tía e interlocutora, la señora Celia de Estrada de Frías Bunge (1906-2002), sobrina de José Manuel, el patrono de las Escuelas católicas argentinas y tataranieta del protomédico Cosme Argerich, sentada en su sala del porteño barrio de las Victorias, junto a un mueble de estilo Don Pedro del estrado colonial de su tatarabuela misia Martina de Sarratea Altolaguirre (1). Y una tarde levantando la cabeza y tornando visible la tersura de su mentón, me dice: 

Leer más: Pepita Balcarce, la nieta del General San Martín

Un análisis de ADN con pocas sorpresas

Ratio:  / 7

por Alfonso Beccar Varela

El otro día decidí recurrir a Ancestry.com para hacerme un análisis de DNA. Como siempre, investigué online antes de hacerlo, y me encontré con gente que opinaba que representaba un desperdicio de plata, y otros que estaban satisfechos con los resultados. Decidí que valía la pena averiguar por mi lado.

Después de mandarles por correo una muestra de mi saliva, esperé un par de semanas hasta recibir los resultados. Confieso que, poseedor de un frondoso árbol genealógico investigado por mi abuelo Carlos Ibarguren, y otros genealogistas argentinos, me intrigaba mucho determinar cuan geográficamente exacta sería la procedencia de mis antepasados conocidos según Ancentry.com. En particular, al no tener documentada ninguna persona de raza negra o amarilla en mi historia, me intrigaba conocer si mi ADN revelaría la presencia de genes de esas características. Eso plantearía un gran interrogante que seguramente me motivase a investigar con ahínco tal proveniencia, para encontrar en qué punto y con quien, ese aporte entra en mi caudal genético.

 

Comparto entonces lo que he recibido. Las regiones geográficas son definidas por Ancestry.com, y los porcentajes son aproximados. Soy consciente, y así lo aclara Ancentry.com, que hay margen de error, especialmente en los porcentajes más pequeños.

Leer más: Un análisis de ADN con pocas sorpresas

Pedro José Soler Núñez

Ratio:  / 5

por Alfredo Soler

 

El 3 de Mayo de 1882 nace Don Pedro José Soler Núñez en Vera, provincia de Almería, España. Emigra a la Argentina siendo muy joven para luego traer a su madre y hermanos y en donde desarrollaría una fructífera actividad industrial y comercial.

En la década de 1920 instala en la ciudad de Güemes, provincia de Salta una fábrica de alcoholes llamada “La Alcoholera Argentina” (de Pedro Soler y Cía), con sucursales en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires, su producto saldría al mercado con el nombre de Alcohol Soler al igual que su Alcohol Fino Perfumado o lavanda.

En los mismos años funda en la ciudad de Santa Fe,  la “Gran Destilería Santa Fe” (de Pedro Soler y Cía) firma que se dedicaría a destilar, envasar y comercializar las más variadas bebidas con y sin alcohol importando para ello materia prima de diversos países.

En la década de 1930 en la provincia de Salta crea un molino harinero convirtiéndose en consignatario de la Cooperativa Agrícola Harinera de dicho lugar.

Por la misma época toma la concesión del “Gran Cine Alberdi” de la ciudad de Salta siendo representante para Salta y Jujuy de American Film.

Se dedicó también a la venta de tierras realizando loteos  y a la explotación maderera con otros socios fundando “La Forestal Salteña” desarrollando dicha actividad  el norte de la provincia.

Pero la concreción más importante de este visionario hombre fue fundar la firma Cerámica de Norte en la ciudad de Salta en el año 1936, firma que fue creciendo a través  de los años hasta nuestros días y donde desarrollan sus actividades  ya una cuarta generación de la familia Soler.

Don Pedro José Soler Núñez fallece en la ciudad de Buenos Aires el 29 de Abril de 1963 a la edad de ochenta años dejando un prolífera familia.

Abajo, algo del material gráfico asociado con las empresas de Pedro Soler. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

The Daughters of Thomas Lloyd Halsey, American Consul in Buenos Aires

Ratio:  / 1

by Alejandro S. Milberg
Washington, DC, November 2015

 

Although it is widely known that Thomas Lloyd Halsey had an illegitimate daughter born in Buenos Aires whom he made his heiress, there are also indications (1) that he had another two, from another relationship.

Halsey was born around 1777. Information on his life and career is readily available in biographic dictionaries and works by both North and South American authors (2) dealing with the relationship between the budding republic and the United States, but the data can be inconsistent. For example, all authors say he was born in Providence, Rhode Island, when he claimed to have been born in Massachusetts in the 1850 US Census (3). 

His father of the same name and also born in Massachusetts (4) in 1751 settled in Providence, where he died in 1838. He had been a French consular agent during the Revolutionary War, dealing afterwards in merchant shipping through which he attained both commercial success and social status. In 1801 he commissioned a mansion to be built on Prospect Street in that city, and he had it enlarged in 1825. The house, which years later was said to be haunted, was used by H. P. Lovecraft as the home (5) of the main character of his 1927 novel, "The Case of Charles Dexter Ward". 

 

Halsey senior married twice, first Sarah Bowen (1751-1782) in 1775 and then in 1788, Mary Smith (1767-1846). The future consul and two daughters were born from the first union: Sarah, who died single in 1864 and Harriet, who married Commodore John Orde Creighton and died in 1849, with issue. Three of the four children of the second marriage reached adulthood: Frances Maria, who married George Warren Cross and died in 1879, Charles Burdett Halsey, who died single in 1829 and Anna Elizabeth Halsey, who married Marshall G. Wright and died in 1832. Both had issue.

Young Halsey attended Rhode Island College (nowadays Brown University), graduating in 1793. He maintained close links with the institution through the years and was a trustee from 1809 to 1839. By 1807 he was already in Buenos Aires, involved in successful commercial activities. Based on that experience he applied for the post of US consul in that city, achieving the nomination in October 1812 but only taking up the position in 1814. His first official letter dated February 11, 1815 (6) was directed to Secretary of State James Monroe; in it he describes the critical political situation in the Provinces, the desire for independence from Spanish oppression and the need for assistance, and how lucrative commerce with an independent nation would be for the US. He also praised the recently nominated head of Government, General Carlos Albiar (sic, actually Alvear), "a young Gentleman of talent and promise".

His activity in the River Plate was extensive and conflictive. He became interested in trade between the two countries, importing and supplying military equipment to the Army of the Andes and river transport, but his sympathies towards José Artigas earned him the enmity of Director Pueyrredon, which added to excesses as his role in the failed Devereux loan and the traffic of privateer commissions, among others, led to his dismissal by Secretary of State John Quincy Adams in 1818.

Leer más: The Daughters of Thomas Lloyd Halsey, American Consul in Buenos Aires

La ciudad de Buenos Aires en 1869 (II)

Ratio:  / 7

Traducido por Alfonso Beccar Varela del “Handbook of the River Plate” de los hermanos Mulhall
Publicado en Genealogía Familiar, Año 1 Nro. 3, 2014

 

 

Teatros

El Teatro Colón se levanta en la esquina noroeste de la Plaza Victoria y se usa como un teatro de ópera y es el mejor del continente. Fue construido en 1856 a un costo de £40,000 por una empresa financiada con capital mixto. El techo es de hierro y fue colocado por el Sr. Turner, de Dublín. El arquitecto fue el Sr. Carlos Pellegrini. Tiene capacidad para 2,500 personas y palcos en tres niveles. Arriba de los palcos está la Cazuela, sólo para señoras. Más arriba aún está el Paraíso. En la platea sólo se sientan hombres, aunque las filas delanteras están reservadas para damas y caballeros. Las damas en los palcos usan generalmente vestido de fiesta, pero la observancia de esta norma de etiqueta no es muy rígida. Hay asientos Tertulia a cada lado del Palco Presidencial, que son usados por damas y caballeros, y palcos con pantallas a nivel del piso para ser usado por aquellos que están de luto. El edificio, cuando está lleno, tiene un aspecto brillante. El escenario es enorme, y la escenografía y orquestas son muy buenas. Los espectáculos son buenos, pero no se comparan con lo que se ve en Europa. Los espectáculos empiezan a las 7:30PM en invierno y a las 8:30PM en verano. Adjunto al teatro hay un café de muy buen nivel. Durante el entreacto se acostumbra a circular visitando a amigos en los palcos. Fumar está prohibido en los corredores. El edificio está bien iluminado y ventilado, pero el diseño de la entrada y la salida no es suficiente para atender al gran flujo de público. Se presentan espectáculos tres días por semana. Los Palcos cuestan $200, las Tertulias $30, la Platea $20, y la Cazuela $15. Además de estos precios, todos pagan una entrada de $20, con la que se puede ir al Paraíso, por el que no se cobra nada adicional. El teatro no se dedica exclusivamente a producir óperas, y se usa frecuentemente para dramas españoles y otros espectáculos. Banquetes públicos se ofrecen también en este lugar, y la entrega de premios a los colegios del estado, el día 26 de mayo de cada año, es evento de gran importancia. Durante la época del carnaval se ofrecen una serie de bailes de máscaras, y para eso se habilita un conjunto espléndido de salones. En una sola noche se llegan a vender hasta 4,000 entradas para estos bailes. El baile está restringido a la platea, y es asistido por medio mundo. Afuera, desde el techo del teatro se puede apreciar la mejor vista de Buenos Aires, apreciando la ciudad y los suburbios como a vuelo de pájaro. Desde aquí también, se puede ver a veces la costa de la Banda Oriental: la ciudad de Colonia y el cerro de San Juan. Sin embargo, esta buena vista es señal infalible de mal tiempo por venir. En el techo hay también una bomba contra incendios, con su propio tanque de agua.

Leer más: La ciudad de Buenos Aires en 1869 (II)

Bautismos 1833-1852, San Miguel Arcángel, Buenos Aires

Ratio:  / 9

Una hoja de ruta para el film #587751 de Family Search

por Alejandro S. Milberg
Washington, DC, noviembre 2015

 

Parece importante evaluar y acotar el daño producido por los incendios de 1955 a los registros parroquiales de las iglesias afectadas. Desconociendo si ya ha sido encarado ese proyecto, este trabajo cubre el film Nº 587751 de FamilySearch, que abarca los bautismos en San Miguel Arcángel en los años 1833 a 1852. El trabajo fue posible porque el Índice de Bautismos 1830-1969 no fue afectado (film Nº 1108903).

Los libros incluídos en este film son la última parte del 1º (1830-1835), el 2º (1835-1843), el 3º (1843-1851), el principio del 4º (1852-1857) y parte del Libro "de Color" 1830-1855.

Basta ver las imágenes para apreciar la magnitud del daño. Hojas quemadas en mayor o menor grado, manchadas de humedad; la mayoría aparentemente están sueltas y no hay imágenes de las tapas, probablemente perdidas. Para complicar más las cosas los años aparecen fuera de orden en el film y la secuencia está cronológicamente invertida para varios de ellos; la correcta para toda la serie comienza en la imagen 539 y termina en la 41. Sin aclaración en los rótulos incluídos por el fotógrafo aparecen intercaladas hojas del Libro de Color, tal vez por error al intentar cubrir los años faltantes de los otros libros. Otros rótulos dan el año equivocado.

A continuación se lista lo disponible para cada uno de los libros, indicando los folios correspondientes a las imágenes en el film. El file Excel adjunto contiene el listado completo de imágenes en el orden secuencial del film. Como lo dice el título, es una hoja de ruta; no se ha intentado transcribir la totalidad de los números de folios a las respectivas imágenes, pero sí para el principio y final de cada secuencia. De esta manera se hace muy fácil ubicar, para un número de folio tomado del índice, la imagen correspondiente al mismo.

Libro 1º

Año 1833, folios 100 a 143 v, imágenes 539 (casi al final del film) a 583

Año 1834, folios 144 a 189 v, imágenes 487 a 533

Año 1835, hasta abril; folios 190 a 199v, imágenes 480 a 470 (secuencia invertida)

Libro 2º

Faltan los folios 1 a 111 que corresponden a la segunda parte del año 1835 y los años 1836, 1837 y 1838. 

Año 1839, folios 112 a 131 v, imágenes 448 a 426 (secuencia invertida)

Año 1840, folios 132 a 151v, imágenes 408 a 387 (secuencia invertida)

Año 1841, desde octubre en adelante - faltan los folios 152 a 170. Folios 171 y 171 v, imágenes 343 y 344 

Año 1842, folios 171 v a 190, imágenes 344 a 362 y 336. Faltan fotos de folios 190 v y 191

Año 1843, hasta abril; folios 191 v a 197, imágenes 335 a 330 (secuencia invertida)

Libro 3º

Año 1843, de abril 22 en adelante; folios 1 a 15 v, imágenes 329 a 314 (secuencia invertida)

Año 1844, folios 16 a 46 v, imágenes 308 a 277 (secuencia invertida)

Año 1845, falta entero - folios 47 a 82

Año 1846, folios 83 a 111 v, imágenes 224 a 256

Año 1847, folios 112 a 138 v, imágenes 190 a 217

Año 1848, folios 139 a 164 v, imágenes 184 a 157 (secuencia invertida)

Año 1849, folios 165 a 196 v, imágenes 118 a 150

Año 1850, folios 197 a 223 v, imágenes 80 a 111

Año 1851, hasta febrero; folios 224 a 227 v, imágenes 47 a 43 (secuencia invertida)

Libro 4º

Año 1851, desde marzo; folios 1 a 28, imágenes 47 a 77. 

Año 1852, folio 29 a 58 v, imágenes 9 a 41

Libro de Color 

Las imágenes están intercaladas entre las de los otros libros. Como este libro fue seriamente afectado, al no poder leer apellidos o nombres para correlacionarlos con los del índice es casi imposible determinar a qué folio pertenecen muchas de las imágenes.

Año 1838, folios 186 a 205 v (claramente con faltantes), imágenes 464 a 454 (secuencia invertida)

Año 1840, folios 213 a 218 v, imágenes 420 a 414 (secuencia invertida)

Años 1841, 1842 y 1843, folios 219 v a 231(?), imágenes 381 a 368 (secuencia invertida)

Años 1844 y 1845, folios 232 a 239, imágenes 271 a 262 (secuencia invertida)

 

Un verano provechoso (IV)

Ratio:  / 4

por Mariano Vilella y Sánchez Viamonte
Agosto 2015

 

Durango

 

Muchísimas veces había pasado al lado de Durango, pero nunca había entrado a conocer la villa. Esta vez no me llevaba allí ningún antepasado sino que me esperaba en aquella localidad mi amiga y anfitriona Mª Jesús Bergareche, con la firme decisión de hacerme conocer, de una vez por todas, las bondades de su ciudad.
Quedé gratamente impresionado con la población, que además me reservaba una grata sorpresa: al dirigirme a visitar la iglesia de Sta. María de Uribarri encontré a su izquierda, sobre un vano que da acceso a una calle lateral, un busto de cuerpo entero de don Bruno Mauricio de Zavala, el fundador de Montevideo.
La iglesia de Sta. María es magnífica, de porte gótico. Después del violento incendio de 1554 fue restaurada en estilo renacentista, en una conjunción de estilos que la dota de singular belleza. Su pórtico de madera, impresionante, es el más grande existente en España.
Sin embargo no fue aquí donde fuera cristianado en 1682 el fundador de ciudades en el Río de la Plata, sino en la cercana iglesia de Sta. Ana, ubicada junto al río, al arco de Sta. Ana que era una de las puertas de la antigua muralla y la Pl. de Pinondo. Pero la iglesia actual no es la misma en la que fuera bautizado Zavala, en 1772. Ante la amenaza de ruina, la primitiva iglesia fue derribada y levantada nuevamente unos pocos metros más alejada del río, para salvaguardar así los cimientos del nuevo templo de la acción de las aguas que, tal vez, hayan influido en el derrumbe de la antigua iglesia.
En 1716 fue Zavala nombrado gobernador de Buenos Aires y partió a América, dejando en Durango la casa de su mayorazgo que ya no volvería a ver jamás.
En 1724 hizo testamento en Buenos Aires  ̶ temiendo quizás los riesgos de la guerra─ antes de pasar a Montevideo para expulsar de allí a los portugueses. En él declaró tener tres hijos naturales: Francisco Bruno, Luis Aurelio y José Ignacio, a quienes dejaba su mayorazgo durangués; y una hija, María Nicolasa de la Concepción, que en aquel año se hallaba en un convento de Durango. Tuvo, al parecer, otro hijo natural llamado Carlos de Durango, que pese a aparecer en el testamento de su supuesto padre no fue “reconocido como tal por haber sido su madre probablemente india.”
El destino quiso que nuestro personaje “habiendo ido a la pacificación del Paraguay... volviendo de aquella provincia, murió a 31 de enero de 1736 entre las ciudades de Corrientes y Santa Fe. Era de estado soltero.” Fue enterrado en la catedral de Buenos Aires.
El valiente durangués murió lejos de la casa blasonada de su mayorazgo. Tal vez en la hora de entregar su alma recordara la ermita de la Veracruz, donde fuera integrante en su juventud de la Cofradía penitencial de la Santa Veracruz; y le quizás viniera a la memoria la imagen de la cruz de Kurutzeaga.
Pero no pensábamos en todo ello mi amiga Mª Jesús y yo, ocupados en degustar un rico bacalao. Un pescado que los vascos saben trabajar con mucho acierto.

 

Fotos: Estatua que representa a Zavala sobre el arco de un pasaje de Durango, adosado a la iglesia parroquial.

Casa natal de Bruno Mauricio de Zavala.

 

Un verano provechoso (III)

Ratio:  / 6

por Mariano Vilella y Sánchez Viamonte
Agosto 2015

 

Segura

 

Segura, en Guipúzcoa, me dejó gratamente impresionado.
La población no es grande y curiosamente conserva las mismas proporciones que tuvo en el pasado, pareciera que el avance destructor del progreso no hubiera llegado hasta aquí, o al menos lo hubiera hecho en menor manera, de una forma más respetuosa, como rindiendo pleitesía a la antigua hidalguía de sus piedras.
La parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción es de estupenda fábrica, gótica del s. XIV, de tres naves. Sumamente agradable resulta ver, al lado del pórtico de la iglesia, el cuidado frontón en el que frecuentemente los pelotaris medirán sus habilidades.
Esta vez me llevaron hasta allí mis ancestros Picasarri, Arrúe y Alcíbar-Jáuregui, siendo yo chozno de Dª Josefa Ignacia de Arrúe y Picasarri, nacida en la villa de Segura el 19 de agosto de 1800 y que se estableciera en Buenos Aires con su tío el presbítero D. José Antonio Picasarri.
El abuelo materno de Dª Josefa, el segurarra D. Xavier Ventura de Picasarri había sido tesorero de su villa natal. Su abuelo paterno, D. Francisco Ignacio de Arrúe, señor del mayorazgo de Arrúe, había sido propietario del magnífico palacio que se encuentra en la parte más alta de la villa, en el sitio más destacado. La mujer de este último, Dª María Francisca de Alcíbar-Jáuregui, que era natural de Azcoitia y su padre era el señor de los mayorazgos de Alcíbar-Jáuregui, Salogüen, Amilibia y Basauri, y su madre lo era del de Acharán, también hundía sus raíces en la villa de Segura, ya que el mayorazgo de Alcíbar-Jáuregui había sido fundado sobre el palacio de Jáuregui y la obra pía instituida en la fundación del mayorazgo y establecida en la impactante Casa Ardixarra, ambas en Segura.
El palacio de Arrúe data de principios de s. XVI, con dos pisos realizados en ladrillo, de estilo mudéjar, en la reconstrucción que siguió al incendio de la villa en 1645 y que constituyen una de las pocas muestras de este estilo existentes en Guipúzcoa. El palacio de Jáuregui, edificado hacia 1615 es de estilo barroco, con su fachada labrada en piedra de sillería; y su lindante Casa Ardixarra, el edificio más antiguo de Guipúzcoa, representa para quien la contempla un momentáneo viaje a la época medieval.
Bajo el amparo de D. Pedro Ignacio Picasarri, deán de la catedral porteña, vivieron también en Buenos Aires sus sobrinos José Antonio y Josefa Teresa Picasarri, hijos de su hermano D. Xavier Ventura de Picasarri. Josefa Teresa se casó con José Joaquín Esnaola, natural de Albistur, y juntos engendraron a Juan Pedro Esnaola, quien el autor del arreglo musical del Himno Nacional Argentino, para que sonara como hoy se lo conoce. José Antonio no adhirió la Revolución de Mayo y no adoptó la ciudadanía de las Provincias Unidas, por lo que marchó a España y posteriormente a París para que su sobrino, Juan Pedro Esnaola, cursara allí estudios de conservatorio. Por entonces le confiaron a su sobrina Josefa Ignacia de Arrúe, que se encontraba huérfana desde los 16 años. Con la Ley de Olvido dictada en Buenos Aires, José Antonio Picasarri volvió a Buenos Aires con sus dos sobrinos.

 

Fotos: Portada de la iglesia parroquial de Segura.

           Casa Ardixarra y palacio de Jáuregui.